Síguenos en:

Si la madre es RH negativo y tiene un bebé positivo, debe vacunarse

Si la madre es RH negativo y tiene un bebé positivo, debe vacunarse

Al hacerlo evita problemas en un futuro embarazo.

Incompatibilidad sanguínea
Por: Karen Johana Sánchez
09 de Abril de 2013
Comparte este artículo

Todos los seres humanos tenemos un tipo de sangre conformado por un grupo (A, B, O) y un RH (+ o -). En ocasiones, estos no son semejantes entre madres e hijos y pueden ocasionar una incompatibilidad.

Cuando una mujer tiene RH negativo y su pareja positivo, el bebé puede nacer con cualquiera de los dos tipos. Si la mamá es negativo y el bebé nace con RH positivo, podría tener problemas para el siguiente embarazo, pues la sangre de la mamá “asumirá la del niño como extraña y su sistema de defensas comenzara a atacarla”, explica el ginecobstetra Pablo Victoria.

A este problema se le llama isoinmunización, y se da, generalmente, cuando la madre tiene un segundo bebé que también es RH positivo. Casi nunca ocurre con el primer bebé, pues apenas se están empezando a formar los anticuerpos responsables de atacar la sangre fetal.

La formación de anticuerpos “se da usualmente en el proceso del primer parto o cuando se pone en contacto la sangre del bebé con la de la mamá”, añade la genetista Heidi Matéus, profesora principal de la Universidad del Rosario y presidenta de la Asociación Colombiana de Genética Humana.

¿Cómo manejarlo?

Cuando la pareja tiene este tipo de diferencias con el RH, se debe hacer un seguimiento con una prueba de sangre que indica si el sistema de defensas del niño está siendo atacado.

Asimismo, “a las madres con RH negativo se les debe aplicar un medicamento preventivo llamado inmunoglobulina antiD, en la semana 28 de embarazo, en los 3 primeros días luego del parto (de un bebé RH +) o cuando haya sangrado durante el embarazo. El objetivo del medicamento es tratar de evitar que el sistema de defensas de la madre se active y ataque al feto”, añade el ginecobstetra.

Esta situación no representa ningún riesgo para la madre; sin embargo, si no se trata, o es severa, en el bebé sí tiene repercusiones.

El tratamiento consiste en diagnosticar la anemia del feto. Si se sospecha su presencia, se debe hacer una transfusión de sangre en el bebé, a través de una aguja que se introduce en el cordón umbilical. Si el feto tiene más de 34 semanas, usualmente se prefiere programar una cesárea y transfundirlo luego de nacido.

Aunque no suele ser tan importante en estos casos, otra de las consecuencias de la incompatibilidad sanguínea es la ictericia, cuando la hemoglobina se convierte en bilirrubina y se genera una apariencia amarillenta en la piel del bebé. En casos leves, se puede manejar con fototerapia en las clínicas y hospitales, y en severos pueden requerir transfusiones.

Mitos

Heidi Matéus, profesora principal de la Universidad del Rosario y presidenta de la Asociación Colombiana de Genética Humana, dice que el principal mito que gira alrededor de la incompatibilidad sanguínea entre las parejas es el miedo de que ambos tengan el mismo tipo de sangre. En este caso, dice ella, es mejor y no se genera ningún riesgo particular.

 

 

 

 

 

Comparte este artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
alborada12
Hace 3 años
Este es mi caso soy tipo RH negativo y mi nenita RH positivo,en la clinica el country donde me atendieron no me informaron si me colocaron la vacuna que mencionan?? donde puedo averiguar?? gracias..
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet