Síguenos en:

¿Cómo alimentarlo: a libre demanda o por horas?

¿Cómo alimentarlo: a libre demanda o por horas?

No dejes que pasen más de tres horas entre cada toma de leche materna.

¿Cómo alimentarlo: a libre demanda o por horas?
Por: Astrid López
29 de Agosto de 2016
Comparte este artículo

¿Cuándo alimentarlo?, ¿debo dejar que duerma?, ¿lo despierto cada cierto tiempo? Estas preguntas son usuales, sobre todo con el primer hijo. Sobre el tema, si bien los expertos tienen diversas posiciones, lo importante es que tú, como madre o padre, atiendas las indicaciones del pediatra y puedas organizar el horario de alimentación apropiado para tu bebé. Lo primero que debes saber es que lactar es la primera y más importante regla de alimentación para el recién nacido, pues la leche materna es considerada una ‘vacuna’ natural contra las enfermedades en los primeros meses de vida; además, transmite a tu niño múltiples defensas para su desarrollo futuro y la vida adulta. Precisamente, en días pasados, un estudio publicado en la revista médica y científica especializada ‘The Lancet’ reiteró que “una lactancia prolongada podría salvar la vida de más de 800.000 bebés cada año, o sea el equivalente al 13 por ciento del conjunto de muertes de menores de dos años, en todo el mundo”. El documento citado hace énfasis en que lactar cubre todas las necesidades alimentarias de tu bebé durante sus primeros meses.

Esta conclusión se ve fortalecida con la postura de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que nuevamente recomendó que los pequeños sean alimentados exclusivamente con leche materna hasta los seis meses y parcialmente hasta los dos años. (Te puede interesar: ¡Sí a la lactancia! Los niños amamantados se enferman menos) Los autores de la investigación publicada indicaron, además, que lactar podría prevenir el fallecimiento anual de 20.000 madres por cáncer de mama. Por todo ello, es crucial que amamantes a tu bebé cuanto más tiempo te sea posible.

¿Cuál debe ser el horario?

Como lo indica la doctora Dianna Ramírez Prada, nutricionista dietista del Hospital Infantil Los Ángeles (Pasto), aunque algunos pediatras recomiendan que la lactancia sea a libre demanda durante el primer mes de vida, es muy importante asegurar que el bebé reciba alimento cada 2 o 3 horas, durante veinte minutos aproximadamente cada vez. “Si el bebé pasa más tiempo sin ingerir alimento, puede presentar una descompensación metabólica peligrosa”. Por ello, la experta considera necesario que verifiques que tu pequeño sí esté tomando del pecho. De lo contrario, debes acudir con él al servicio médico para evitar, por ejemplo, una baja de azúcar (hipoglicemia) u otras complicaciones.

Cuando se trata de la lactancia del recién nacido, las madres suelen preguntarse si deben despertarlo para alimentarlo, dado que se sabe, por estudios, que en los primeros meses de vida el sueño sirve también para el desarrollo del pequeño. Al respecto, Héctor Mendoza, pediatra con énfasis en medicina biológica y homeopatía, dice que, “siempre y cuando se trate de un bebé sano, nacido a término y con el peso adecuado, no es necesario interrumpir su sueño para darle de mamar”. Claro está, explica Mendoza, “no habrá que despertar al bebé si la lactancia materna está bien instaurada, esto es, si ya está acostumbrado a despertarse solo periódicamente”. Ahora bien, para la doctora venezolana Ailim Carias, gastroenteróloga pediatra, si “el bebé después de tres horas no ha despertado, es pertinente verificar su estado y ofrecerle alimento, aunque esto depende de la edad. No es igual un recién nacido que un lactante de seis meses: a mayor edad, aumenta el tiempo de tolerancia entre comidas”.

¿Cómo hacerlo?

La doctora Ramírez Prada recomienda que en sus primeros días de vida mantengas siempre muy cerca de ti a tu hijo, para que se active la lactancia materna y lo motives a comer cada 2 o 3 horas; recuerda que esto último depende de su propio comportamiento. “Si notas que no come suficiente porque se duerme, debes despertarlo con cantos, cambiándole de posición y, en ocasiones, retirándole un poco de ropa, pues puede estar demasiado abrigado y por eso no se despierta”. Si a pesar de todo no es posible crear cierta frecuencia de alimentación, es decir, conseguir que el bebé despierte para ser alimentado, hay que consultar con el especialista y descartar cualquier anomalía.

Por otra parte, el doctor Mendoza asevera que no puedes confiarte de que si el bebé llora es porque tiene hambre, ya que el pequeño está enfrentado a nuevas sensaciones tras el nacimiento. “Un nuevo entorno fuera del útero y los cambios emocionales lo hacen susceptible, y su forma de manifestarlo es el llanto; por ello, el mismo no siempre debe interpretarse como hambre. Además, la sobrealimentación del recién nacido podría llevarlo a problemas digestivos como cólicos y reflujo”. (Puedes leer: Conozca cómo amamantar y cuáles son los beneficios de la lactancia materna exclusiva)

El experto añade que en el primer mes de vida se debería alimentar entre 8 y 12 veces por día, sin embargo, esto varía en función de las necesidades de cada bebé. Por esto es importante que aprendas a conocer a tu niño, identificando sus señales de hambre y saciedad, pues cada uno tiene un ritmo particular. Igualmente, resulta importante que mantengas una buena producción de leche en ambos pechos, para que no se congestionen y la lactancia se vuelva dolorosa. La clave está en que desde el principio, alternes la alimentación por periodos parecidos en cada mama.

Procura recordar con qué pecho empezaste a lactar en cada toma, para que tres horas después inicies con el contrario. Ten presente que algunos niños se satisfacen al mamar durante cinco minutos de cada pecho, mientras que otros necesitan de diez a quince minutos. Otros especialistas en lactancia recomiendan ofrecer leche de solo un pecho en cada toma e ir alternándolo en las siguientes comidas del día. El objetivo es -dicen- que el bebé se obligue a terminar toda la carga del pecho, pues esa última leche es la más rica en grasas. Es importante añadir que el ideal es lactar, pero que si existen circunstancias médicas que lo impidan, será el pediatra quien te indique la leche de fórmula adecuada y en casos especiales, bajo indicación médica, es posible incluir suplementos en la alimentación de tu pequeño. (Lee: Responda sus dudas sobre la lactancia materna y cómo amamantar sin traumatismos

¿Llora de hambre?

Los niños pequeños suelen manifestar sus necesidades a través del llanto, pero debes aprender a identificar la causa de ese llanto. En el caso del hambre, ellos suelen mover la cabeza de un lado a otro, como buscando el alimento. Abren la boca, sacan la lengua, se llevan el puño a la boca y fruncen los labios como si estuvieran succionando del pecho de mamá. Ahora bien, si ya está satisfecho, quitará la boca del pezón, empezará a succionar lentamente, con desgano, y terminará por apartarse del pecho o dormirse. Estas son señales de que no desea comer más.

Y al regresar al trabajo...

“En este momento (tres meses de nacido) ya existirá una rutina entre madre e hijo que se debe respetar. Es posible que el bebé no haga tantas tomas en la noche, lo que no será problemático siempre que continúe tomando la misma o una mayor cantidad de alimento y que lo haga en los horarios establecidos”, dice la nutricionista Dianna Ramírez. De igual manera, el doctor Héctor Mendoza indica que, de ser necesario, puedes hacer ajustes en los horarios sin que estos sean demasiado drásticos y siempre que mantengas la alimentación con leche materna hasta el sexto mes.

“Una forma efectiva de hacerlo es almacenar la leche e ir administrándola como lo vienes haciendo". Finalmente, la gastroenteróloga Ailim Carias reitera que quien pone los ritmos de alimentación es el bebé y que a partir de su propio ritmo hay que hacer ajustes, entre ellos -y solo de ser necesario- la transición a una leche de fórmula. Ten presente que lo indicado es lactar por lo menos los primeros seis meses y no olvides que “siempre es necesario el apoyo del núcleo familiar; el apego es lo que garantiza el éxito de la lactancia y disminuye el sentimiento de culpa asociado comúnmente al regreso al trabajo”, puntualiza la experta.

 

 

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad

Más sobre Lactancia

publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet