Síguenos en:

Reto # 2: Dar de comer al bebé, todo un desafío

Reto # 2: Dar de comer al bebé, todo un desafío

Practique los trucos que le enseñaron los médicos para alimentar a su bebé.

como enseñar el  bebé a comer
Por: Redacción ABC del bebé
29 de Agosto de 2016
Comparte este artículo

Según la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional en Colombia 2010 (ENSIN), el 96 por ciento de las mujeres empieza a amamantar a sus hijos recién nacidos y la duración total de la lactancia materna es de 14 meses. Las madres conocen bien la importancia de la leche materna para sus hijos. A su vez sugirieron que “más que darles información al respecto es necesario apoyarlas directamente para quitar barreras que impidan una lactancia exitosa”. 

Y la verdad es que sí, la mayoría de las madres expresan que una cosa es estar en las clínicas, recibir el acompañamiento de enfermeras, fonoaudiólogos, médicos que orientan este proceso, y otra es estar en la casa, sin red de apoyo (familiares), con el bebé en brazos y llorando porque tiene hambre. 

La mamá puede recibir a su hijo en el pecho dentro de la hora subsiguiente al parto, y así el bebé comenzará a succionar. Es un instinto natural de supervivencia. 

Lo primero que debe saber es que puede que al principio no le baje leche, la razón es que, inicialmente, saldrá una sustancia llamada calostro (una secreción concentrada de color amarillo que le proporciona al bebé el agua, las proteínas y los minerales que precisa los primeros días después del parto). 

A partir del tercer día, los senos comenzarán a producir leche blanca en cantidades cada vez mayores y podrá amamantar más veces. 

El bebé es un ser indefenso que se debe orientar a la hora de darle de comer. El primer paso es sostenerlo en brazos e intentar ponerlo al seno, así se estimula el pezón y se producen las hormonas oxitocina y prolactina, necesarias para dar de comer al neonato. 

Este, debido al reflejo de succión, tocará el seno y girará hacia él; de esta manera se producirá el estímulo. Es importante tener en cuenta que para una lactancia correcta el niño deberá tener todo el pezón y gran parte de la areola en su boca. 

Su cuerpo debe estar alineado con el de la madre, su cabeza tiene que estar de frente, barriga con barriga, y debe tener la boca bien abierta, así que puede aprovechar cuando está bostezando para que abarque el tejido mamario. 

Si es prematuro, dependiendo de su condición, será necesario darle un biberón con leche materna extraída o leche artificial durante las primeras 24 o 48 horas de vida, porque antes de la semana 35 de gestación es inusual que se desarrolle el reflejo de succión. 

Para saber si su hijo está lleno, por lo general el bebé se queda dormido o suelta el seno.

Evite que la leche se seque 

Las madres deben saber que la producción de la leche se basa en el estímulo hormonal de la madre, y el mejor de estos es la succión, aunque ello empieza desde antes, con el paso por el conducto vaginal al nacer. 

Todas esas hormonas que se activan en el parto harán que la madre continúe lactando siempre y cuando tenga suficiente leche. Solo un pequeño porcentaje de ellas presentan limitaciones en la producción. Además, es primordial destacar que nada beneficia más la vida que amamantar. 

¿Cuánto tiempo se debe hacer? 

Autoridades internacionales de salud sugieren que los bebés sean amamantados exclusivamente en los primeros 6 meses de su vida, sin ningún tipo de complemento. En adelante el bebé recibe la alimentación complementaria hasta los 12 meses. Según la Liga de la Leche, el destete lo deben decidir la mamá y el bebé, algunos, incluso, lo hacen a los 2 años. 

Si no soy buena lechera... 

La succión marca la pauta para que una mujer tenga una buena producción de leche. A mayor succión, hay más producción. Las madres deben permitir que el bebé esté en el pecho en el momento en que el niño lo pida, así obtendrá la suficiente leche para crecer. 

Cada niño se alimenta a su ritmo. Sin embargo, en promedio, un amamantado pide leche entre 8 y 12 veces en 24 horas. Según Valeria Calderón, vocera de la Liga de la Leche, la naturaleza marca la pauta y el niño succionará cada vez que lo necesite: “Él escogerá si su succión es para alimentarse o simplemente responde a la necesidad de succión; de esta manera asegura su supervivencia, así que el bebé muchas veces no succiona para alimentarse”, dice la experta. 

La recomendación de la Liga de la Leche es amamantar cada vez que el bebé quiera, durante el tiempo que lo pida, si lo hace con mucha frecuencia y durante largos periodos de tiempo, lo apropiado es consultar a un especialista. No olvide que son más efectivas las tomas cortas y frecuentes que las largas y esporádicas. 

El pezón duele 

Usualmente, durante los primeros 15 días, el pezón se abre, se hacen erosiones y pueden producirse masas que no dejan bajar la leche. 

Aunque para aliviar las grietas existen cremas que se usan bajo indicación médica y que se deben retirar justo en el momento en que el bebé va a entrar en contacto con el seno, como la lanolina ultrapurificada. Según Valeria Calderón, a la mayoría de las mamás les funciona simplemente tener una buena colocación del bebé en el momento de la toma de la leche y esto evita el uso de cremas. 

La Liga también recomienda que se dejen los senos al aire libre para que se sequen y no permanezcan húmedos.

Salvo que existan hongos, otro remedio que funciona es poner calostro alrededor de la grieta o un poco de leche materna, que ayuda a sanar. 

Cuando el seno se congestiona es ideal ponerle calor encima para reducir la inflamación, y frío para evitar el dolor. También es recomendable hacer masajes con la base de la mano alrededor de la glándula para estimular la producción de leche. 

Expertas de la Liga de la Leche dicen que el niño puede comer así se presente un sangrado, esto no le hace ningún daño. 

Beneficios de la leche materna 

El biólogo y Ph. D. Bernd Stahl, afirma que “La leche materna ha sido investigada desde hace más de 130 años, y es un estudio que aún no termina, obviamente, porque es un alimento tan complejo y estructurado que consta de un componente genético y otro que se deriva de la alimentación propia de cada madre, lo que hace que sea diferente de una mujer a otra, aunque persistan los componentes propios de esta”. 

Según el doctor Stahl, la alimentación de la madre puede aportar diferencias a la leche que va a dar a su bebé. “Por ejemplo, si una mamá come pescado, en su leche se van a encontrar ácidos grasos y omega 3; pero si se analiza la leche de otra, en cuya dieta estos alimentos no están, se establecerán grandes diferencias, pero eso no hace a una leche mejor que la otra”.

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad

Más sobre Lactancia

publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet