Síguenos en:

Higiene de pies a cabeza

Higiene de pies a cabeza

Lejos de ser una tarea angustiosa, debe ser un momento divertido y amoroso.

higiene del bebe
Por: Diana Bello*
29 de Agosto de 2016
Comparte este artículo

Inculcar en los niños buenos hábitos de higiene es uno de los grandes retos de ser padres. Esta tarea debe comenzar desde los primeros días de vida, cuando se instauran en casa las rutinas diarias que acompañarán al menor. Aunque para muchos parezca algo complicado de llevar a cabo, con un poco de paciencia, conocimiento y tranquilidad es posible incorporar exitosamente el aseo del bebé en la dinámica familiar. 

Lo primero que necesitan saber los padres es que la actitud que tengan al momento de realizar la limpieza será percibida por sus hijos. Por esta razón, se recomienda cambiar sentimientos de inseguridad y temor por confianza, lo cual se logra con la práctica y procurando ignorar las recomendaciones de terceros, excepto del médico tratante, que muchas veces ‘bombardean’ a los nuevos padres con información errónea, no confirmada o que funciona en algunos casos pero no siempre. 

“Los padres deben asumir los cuidados, el manejo y el acompañamiento de los niños en todo su proceso de crecimiento y desarrollo para poder afianzar el vínculo. Infortunadamente cuando mamá o papá se muestran inseguros, otras personas intervienen y los progenitores nunca aprenden”, afirma Carlos Enrique Cortázar, médico pediatra de la Universidad Javeriana y del Instituto Mexicano del Seguro Social. 

A continuación, todo lo que necesita saber sobre el aseo de los bebés de 0 a 4 meses. 

Limpieza del rostro y la cabeza 

Lo más importante antes de iniciar la rutina de aseo es que los padres, y cualquier adulto que vaya a tener contacto con el bebé, se laven muy bien las manos con agua y jabón o con alcohol glicerinado. “No hacerlo puede resultar en una infección respiratoria grave en el pequeño. También se recomienda limitar las visitas a los familiares más cercanos, por lo menos durante el primer mes de vida, y usar tapabocas si presentan cuadros gripales”, dice Sergio Iván Agudelo, neonatólogo de la Clínica de la Universidad de La Sabana. 

Una vez aclarado el punto anterior, se puede iniciar con la limpieza de la cabeza. En ocasiones, hacia los dos meses, aparece una descamación en el cuero cabelludo como primera manifestación de alergia. Esta descamación se va haciendo sólida y forma la costra láctea para la cual, a veces, el pediatra formula una crema y champú especiales. Según el doctor Agudelo, si no es el caso, se recomienda lavarla e hidratarla con los mismos productos que se usarían en el cuerpo. 

Los ojos también merecen un cuidado especial. Según Gonzalo Franco Ramírez, pediatra puericultor y profesor jefe de Pediatría de la Clínica Corpas, algunos niños pueden tener escasa secreción serosa en las mañanas, cuando está ocluido el canal lagrimal, lo cual se soluciona limpiando con un algodón y agua de té. El especialista recomienda consultar primero con el pediatra. 

En cuanto a la nariz, esta debe limpiarse con un copito cuando se observe fluido, o con un succionador en el transcurso de una gripe. Con respecto a los oídos, los especialistas coinciden en que bajo ninguna circunstancia se deben limpiar por dentro para evitar lesiones en el conducto auditivo sino únicamente limpiar la cera que sale de la oreja o pabellón con un copito o algodón húmedo, todos los días después del baño. 

Otra zona que debe atenderse es la boca, pues la higiene bucal comienza desde los primeros días de vida. La recomendación es limpiar suavemente con una gasa húmeda las encías de los bebés después de lactarlos, para evitar que se acumulen residuos y se genere mal olor. 

Aseo del cuerpo 

Contrario a lo que se pensaba anteriormente, los niños deben tomar un baño diario desde el segundo día de vida, pues además de ayudarlos a estar limpios es la oportunidad para estimularlos táctil, auditiva y visualmente. Por esta razón, los adultos deben procurar que ese momento sea placentero, tranquilo y divertido. De acuerdo con el doctor Franco, se debe hacer en una tina de plástico, situada en una habitación cerrada con una temperatura ambiente de entre 23 y 25 grados centígrados. 

Con respecto al mejor momento de llevar a cabo el baño, se sugiere a los padres hacerlo de noche para que el bebé tenga un sueño agradable evitando las corrientes de aire. Además, no prolongar el tiempo del baño a más de 5 minutos, aproximadamente, para evitar que la piel se deshidrate. 

La tina o bañera debe estar apoyada en una superficie firme y estable para evitar accidentes. Incluso, puede ubicarse en el piso de la ducha para mayor seguridad. Además, conviene antes de comenzar el baño tener a la mano todos los implementos de aseo, como toalla o limpiador. “Nunca se debe dejar solo al niño para alcanzar algún objeto aunque el nivel del agua sea muy bajo”, advierte el doctor Agudelo. 

En cuanto al tipo de productos a emplear, son ideales los limpiadores no abrasivos libres de jabón o químicos que pueden irritar la piel. Hay que tener cuidado con el aseo del ombligo, aun si el muñón umbilical no se ha caído, porque en esta área se pueden acumular bacterias y producirse infecciones. “Después del baño se puede aplicar una solución desinfectante, incluso en los días posteriores a la caída del muñón umbilical. Pasado un tiempo, se debe asear normalmente, como el ombligo de un adulto”, comenta el doctor Cortázar. 

Es importante vigilar que el bebé no presente signos de alarma que indicarían una infección en el ombligo, como, por ejemplo, que la piel alrededor esté roja, caliente o expulse una secreción de mal olor. Si esto sucede, hay que llevarlo al médico. 

Terminado el baño, es prudente secar muy bien el cuerpo, especialmente los pliegues, como debajo del cuello, porque estos tienden a estar más húmedos por la fricción y justo allí se generan irritaciones o infecciones por hongos. De modo que se debe levantar la cara del niño y secarla muy bien. “Si el cuello está al rojo vivo, puede tratarse de una candidiasis y hay que consultar”, añade el doctor Cortázar. 

Quienes deseen hidratar la piel del pequeño pueden hacerlo siempre y cuando recurran a cremas hidratantes y no a lociones. Ideal si se aprovecha ese momento para hacerle un masaje en las extremidades, muy útil para relajarlo y afianzar el vínculo afectivo. Al momento de vestirlo, hay que procurar hacerlo con ropa de algodón, porque algunos niños generan una reacción alérgica a ciertos materiales por el exceso de sudor.  

Otro dato 

El doctor Franco sugiere limpiar el mentón y usar babero especialmente después de los tres meses de vida, momento en que aumenta la saliva en volumen y los niños babosean por no alcanzar a deglutirla. “Si en la lengua y encías aparece alguna membrana blanca, hay que consultar al pediatra porque se puede tratar de un hongo”, advierte. 

Para finalizar 

Por último, hay que tener mucho cuidado con el área del pañal. La recomendación es emplear la menor cantidad posible de productos como aceites, talcos o cremas, salvo que sean formulados por un médico. Pese al ‘boom’ comercial de todo tipo de elementos para mantener limpia y sana esta zona, la realidad es que muchos causan irritación y la mejor manera de prevenir algún daño es limpiar oportunamente con cada cambio de pañal utilizando un pañito húmedo sin alcohol preferiblemente o una gasa humedecida. 

“El área de los genitales y la región glútea es más vulnerable para las infecciones de la piel y vías urinarias. Se debe cambiar el pañal más o menos ocho veces al día, y la limpieza debe hacerse de adelante hacia atrás”, explica el doctor Gonzalo Franco. Esta recomendación aplica especialmente para las niñas, quienes son susceptibles de adquirir infecciones o presentar flujo molesto.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
flou
Hace 1 año
Hola tengo una bebe de 2,meses y sufre mucho de colicos la emos llevado al pediatra nos dieron gotitas pero dejamos de darselas y vuelta de nuevo con los dolores,depende de las gotas es normal que dependa de las gotas??
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet