Síguenos en:

¿Tu bebé sufre de reflujo? Atiéndelo así

¿Tu bebé sufre de reflujo? Atiéndelo así

La regurgitación, como también se le conoce, no es un mal mayor y se puede prevenir

¿Tu bebé sufre de reflujo?  Atiéndelo así
Por: Astrid López
29 de Agosto de 2016
Comparte este artículo

Si eres madre o padre primerizo o si ya has tenido hijos, sabrás que es frecuente que los bebés, en especial durante los primeros meses de vida, expulsen algunas pequeñas bocanadas de leche poco tiempo después de comer o, incluso, mientras que lo hacen.

¿Por qué sucede?, ¿cómo solucionarlo? y ¿tiene algún tipo de consecuencias? Estas son algunas de las preguntas que seguramente muchos de ustedes se hacen sobre el tema y que ABC del Bebé les ayudará a resolver.

Para ello, es primordial aclarar la diferencia entre regurgitación y vómito, ya que reconocer uno y otro es clave para tratar la anomalía o encontrar sus causas y posibles consecuencias.

Así, la regurgitación es, la mayoría de las veces, escasa, tanto que permite al bebé seguir comiendo; asimismo, puede o no generarle molestia. Entre tanto, el vómito es la acción de devolver por la boca el alimento, de manera espasmódica, abundante y violenta. (Te puede interesar: Reflujo, una frecuente molestia del bebé en sus primeros meses)

¿Por qué se da?

En general, la aparición del reflujo es propia de los primeros seis meses de vida y se produce porque el aparato digestivo del pequeño aún es incipiente. “Esto es común por la inmadurez del sistema digestivo. Se considera normal hasta los 12 meses, tiempo en el que no requiere de tratamiento ni tampoco estudios”, dice Constanza Camargo Santacruz, pediatra del Hospital Infantil Los Ángeles, de Pasto.

Por su parte, el doctor Dario Botero Cadavid, pediatra y puericultor, explica que “los alimentos que consume el niño, una vez llegan al estómago, se mezclan en los procesos de la digestión con los ácidos gástricos y esa mixtura puede retornar desde el estómago hacia el esófago (el tubo muscular que comunica la boca-faringe con el estómago). Puede llegar a la boca en forma de vómito o retornar al estómago sin mayor esfuerzo, esto último considerado regurgitación y que no altera la calidad de vida del bebé”.

¿A qué niños afecta? De acuerdo con los expertos, no se puede determinar a qué niños afectará y a cuáles no, dado que esto depende de la presencia o no de síntomas y del desarrollo del mecanismo antirreflujo natural de cada niño. Tal desarrollo no tiene que ver con la edad ni con el sexo, solo se da con la madurez de dicho mecanismo en cada infante.

Es bueno que los padres conozcan a qué se denomina ‘mecanismo antirreflujo’, al que se refiere el doctor Botero. Según el especialista, este mecanismo “impide que el alimento en proceso de digestión en el interior del estómago se devuelva a la boca; se trata de un sistema natural con tres pilares que deben funcionar eficientemente para lograr su cometido.

“Esos tres componentes son: una barrera anatómica que tiene que ver con la naturalidad esofágica al ingresar al abdomen; los movimientos musculares del esófago y, por último, la competencia del esfínter esofágico inferior (una válvula natural que impide que se devuelva el contenido gástrico).

Así las cosas, el niño está en un proceso de adaptación, por lo que la eficacia de estas tres estructuras se adquiere con la edad, por ello el reflujo se presenta en niños pequeños. (Lee:Agrieras, reflujo y algo más... )

¿La leche de fórmula influye?

La doctora Camargo Santacruz sostiene que es posible que el reflujo se presente, en menor medida, en niños alimentados con leche materna, dado que su digestión es un poco más rápida. Sin embargo, es clara en decir que no se puede atribuir a las fórmulas infantiles la causa de esta anomalía.

A su vez, el especialista Dario Botero indica que algo que sí podría influir en la regurgitación es “la administración (de alimento) por encima de la capacidad gástrica de cada niño. Por ejemplo, si la capacidad gástrica del bebé es de 4 onzas y se le administran en cada toma (con el pecho o el biberón) 6 onzas, este exceso favorecerá que el reflujo se presente, es decir, que devuelva lo que le sobra. 

Papás, sigan estos consejos

1. AL MOMENTO de alimentar a su bebé, indica la pediatra Constanza Camargo, es muy importante que él esté en una posición inclinada de 30 grados, o semisentado.

2.COMO madre, ten durante la lactancia una adecuada dieta, en la que incluyas frutas, verduras y mucho líquido.

3.NI USTEDES NI EL NIÑOdeben exponerse al humo del cigarrillo y, obviamente, no debes fumar ni tomar bebidas alcohólicas en el periodo de lactancia.

4.TÚ COMO MADRE debes evitar el estrés y la tensión, en especial cuando alimentas a tu niño; estas situaciones se transmiten al pequeño, lo que conduce a que él no se alimente naturalmente.Así mismo, evita interrupciones, ruidos bruscos y distracciones cuando lo alimentas.

5.PROCUREN alimentar al bebé a sus horas, no esperes que tenga mucha hambre.

6.NO SACUDAN al bebé luego de que este coma; hazle un suave masaje en el cuerpo, en especial en la barriguita, para que asimile el alimento. No olviden sacarle los gases.

7. ELEVEN UN POCO la cabecera de la cuna, para evitar que su bebé regurgite al dormir.

Si utilizas biberón, procura que el chupo tenga un agujero adecuado, ni muy grande ni muy chico, para que la leche fluya fácilmente; para verificar si el agujero es el apropiado, coloca el biberón boca abajo: de él deben salir unas pocas gotas, una tras de otra; si sale un chorro continuo, el agujero es muy grande, no eel adecuado, pues puede tomar demasiada leche y saturarse. (Revisa:Evite que el reflujo en el bebé se convierta en una enfermedad que afecte su niñez)

Cuándo consultar

Por lo general, esta condición desaparece, a más tardar, al año de vida del bebé. Sin embargo, dice el doctor Botero Cadavid, hay que tener en cuenta dos grupos de niños con la condición: los que regurgitan con frecuencia pero que crecen bien, cuya calidad de vida es la adecuada y no presentan ningún problema. Con ellos, simplemente, el médico debe observar cómo crecen y cuál es su evolución madurativa, sin intervención alguna. Otros chicos son aquellos que, como dice Botero, “vomitan todo el tiempo, de forma constante y copiosa, que presentan un crecimiento alterado -visible por su peso y talla-, que no avanzan y, además, que casi no comen, se atragantan, tienen pausas prolongadas para respirar, o presentan enfermedades respiratorias recurrentes, otitis y disfonía, entre otras manifestaciones. En estos casos, sin lugar a dudas, hay que consultar.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
aconsejador2015
Hace 34 semanas
Si necesitas dinero pero no puedes trabajar tiempo completo entra gratis a esta página que permite buscar trabajo por horas o por días: www.trabajoxhoras.com
1
aconsejador2015
Hace 34 semanas
Si necesitas dinero pero no puedes trabajar tiempo completo entra gratis a esta página que permite buscar trabajo por horas o por días: www.trabajoxhoras.com
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet