Síguenos en:

¿Cómo crece tu bebé mes a mes?

¿Cómo crece tu bebé mes a mes?

En su primer año, tu bebé muestra grandes avances a medida que pasan los días.

¿Cómo crece tu bebé mes a mes?
Por: ABCdelbebe.com
02 de Mayo de 2017
Comparte este artículo

Primer mes: mi primer contacto con el mundo

Las primeras cuatro semanas constituyen la etapa en la que tu pequeño se adapta a su entorno de manera instintiva: sigue con la mirada objetos y personas que le llaman la atención, mueve los ojos en dirección a la luz, reacciona con pequeños movimientos de brazos y piernas al escuchar sonidos fuertes, y tiene bastante desarrollado el reflejo de la succión, que le sirve para buscar el alimento en el pecho de mamá.

El llanto es la forma en la que se comunica con el mundo exterior. Llora si tiene hambre, frío o calor. A su vez, suelen dormir mucho, de 16 a 20 horas diarias, aunque se despiertan continuamente para recibir alimento.

Segundo mes: empiezo a sonreírle a la vida

Uno de los avances que más destacan los expertos para el segundo mes es el inicio de la socialización. Notarás que tu hijo te mira directamente mientras come, te sonríe y responde a estímulos que tú le hagas como juegos y caricias.

Para este momento, tiene un poco más de fuerza en el cuello y logra sostener la cabeza erguida en un ángulo de 45 grados por breves instantes, mientras mueve por igual brazos y piernas tanto en el lado derecho como en el izquierdo.

Asimismo, comienza a descubrir sus manitas y sus movimientos. Lo verás llevándose los dedos a la boca para chuparlos y escucharás que emite leves sonidos guturales para llamar la atención. Sus patrones de sueño son similares a los del primer mes.

Tercer mes: mis primeros balbuceos

Para este momento ya es capaz de girarse sobre su propio cuerpo cuando está acostado e intenta apoyarse sobre sus codos. Sigue movimientos y sonidos pero esta vez, lo hace girando su cabeza y no solo sus ojos. Reconoce rostros y olores y lanza pequeños gritos y sonidos guturales a manera de balbuceo. También es más sensible a los sonidos.

De otro lado, manotea objetos aunque no los agarra y patalea con ambos pies. Los estímulos visuales son lo que atrapan su atención: se entretiene mirando objetos luminosos y en movimiento. A su vez, si le tocas la palma de su mano, lo normal será que la cierre.

Cuarto mes:me quiero comer el mundo

A partir de este segundo trimestre de vida tu bebé empezará a ejercer un mayor control sobre su cabeza, porque habrá ganado fuerza en su cuello. Es mucho más consciente de lo que escucha y ve a su alrededor.

Además, entre los cuatro y los seis meses, su visión se habrá desarrollado más y empezará a identificar colores. Así que esta es una etapa en la que reconoce objetos y los busca. Para ello, extiende sus manos con el objetivo de alcanzar lo que le llama la atención y de esta manera, su coordinación mano-vista-objeto aumenta.

No es raro entonces, que todo lo que tome en sus manos intente llevárselo a la boca, mientras trata de imitar sonidos del lenguaje como sílabas repetidas (baba, dada, etc.). Su afán de explorar el mundo empieza a despertarse.

De otro lado, en este mes ya estará durmiendo de 6 a 8 horas seguidas en la noche con 3 a 4 siestas durante el día, mientras que sus primeros dientes pueden empezar a aparecer.

Quinto mes: descubrí mis piecitos

En este punto, si lo pones boca abajo, él levanta la cabeza y el tronco sosteniéndose en los brazos y apoyándose en el abdomen, y es capaz de desplazarse por movimiento de reptación, es decir, se arrastra por superficies planas. También, ha desarrollado la habilidad de pasar un objeto de una mano a la otra, y puede sujetar el tetero por sí solo. Igualmente, es capaz de sentarse con ayuda de un cojín o un soporte o en el regazo del adulto.

En esta etapa, también empieza el juego con los pies. Trata de alcanzarlos y llevarlos a su boca con ambas manos y empieza a reconocer su propio reflejo delante de un espejo.

Su nivel de socialización se hace más selectivo: ahora, sonríe solo a rostros familiares y se muestra cauteloso frente a los desconocidos. Incluso, su percepción se agudiza, pues es capaz de diferenciar una voz amable de una que no lo es tanto y reacciona de igual manera.

Sexto mes: ¡hora de probar nuevos sabores!

Hasta esta edad la alimentación de tu pequeño debió haber sido lactancia exclusiva, así que será hora de iniciar la alimentación complementaria, con la introducción de algunos alimentos semisólidos como papillas y compotas a su dieta. De hecho, es más probable que inicie la aparición de sus primeros dientes, lo que facilitará este nuevo proceso.

De otro lado, si está boca abajo, es capaz de darse la vuelta solo, gira sobre el piso y extiende los brazos para que lo alcen, gira su cabeza libremente y la sostiene perfectamente recta. A su vez, es capaz de mantenerse sentado sin apoyo durante varios segundos.

En las noches, dependiendo de los buenos hábitos de sueño que hayas establecido, tu hijo podrá estar durmiendo de 10 a 11 horas seguidas.

Debes conocer: Después de los seis meses: ¿va a pasar toda la noche?

Séptimo mes: yo tiro, tú recoges

Gracias a un mayor desarrollo de su musculatura, tu bebé ya puede quedarse sentado sin apoyo durante un largo rato, y elevar su cuerpo sosteniéndose en manos y rodillas como puntos de apoyo. De igual forma, podrá empezar a dar muestras de que desea gatear.

Por otro lado, juega vigorosamente con  juguetes que emiten sonidos y los hace chocar entre sí, agarra o manipula una taza y una cuchara, pues ha afianzado la coordinación mano-ojo, lo que lo incita a arrojar objetos para que tú los recojas, algo que le divierte montones.

Entre tanto, combina sílabas como si fueran palabras y entiende cada vez más lo que le dices, incluso, puede responder al llamado por su nombre.

Octavo mes: a gatear se dijo

Se evidencia mayor libertad en su gateo y velocidad en sus movimientos, tanto que si encuentra un punto de apoyo, como un mueble, se sujeta de él para ponerse de pie. Esto se da porque a esta edad, tu bebé consigue más equilibrio y su postura es cada día más erguida.

Por otra parte, comienza a desarrollar la capacidad de agarrar cosas con el índice y el pulgar (movimiento de pinza). Grita para llamar la atención, empuja o rechaza aquello que no quiere, expresa emociones e identifica muchas de las reacciones de sus padres y su nivel de visión es casi que similar a la del adulto. Algunos dicen “papá” o “mamá” a ambos progenitores sin diferenciarlos, y pide cosas como agua, tete, etc.

Respecto a su alimentación, empieza a probar trocitos de carne, de verduras, frutas y de pan, así que tendrás que ofrecerle más variedad de comida a su bebé.

Te puede interesar: Caminar: todo un proceso

Noveno mes: sigo avanzando

En este momento, tu hijo tiene mucha más fuerza en el tronco, las piernas, los brazos y las manos, lo que le permite sentarse correctamente en una silla y ponerse en pie apoyándose en los muebles.

Por otro lado, manipula objetos, arma bloques y logra agarrar pequeños objetos con el dedo índice y el pulgar, porque su movimiento de pinza ya está mucho más desarrollado.

Juegos como hacer palmitas y de interacción a través de luces, sonidos y texturas  son sus preferidos, así como imitar los sonidos de sus padres, de los animales y chillidos, entre otros.

Décimo mes: cada vez soy más independiente

Al cumplir sus primeros 300 días de vida, verás lo independiente que se ha vuelto tu pequeño: abre cajones para explorar su contenido, introduce y saca objetos de un recipiente, escoge los juguetes que quiere, se quita las medias, y bebe y come solito con una cuchara. Cada vez tendrá más alimentos sólidos y enteros en su dieta.

Ahora es mucho más consciente de lo que se le dice. Obedece a palabras y órdenes simples, entiende el significado del “no” y dice “mamá” y “papá” al progenitor correcto.

Físicamente, también habrá alcanzado un mayor grado de autonomía, gracias a que tiene una postura mucho más equilibrada al estar de pie. Incluso, hay niños que a esta edad tratan de caminar, aunque sus pasos son irregulares e inseguros. Sin embargo, no lo obligues, ya que no es recomendable insistir si tu pequeño no lo desea.

Aprende más: ¿Cuándo los niños aprenden a ser independientes?

Undécimo mes: mis primeros pasos

Como ya logra estar de pie, tu bebé será capaz de agacharse e incorporarse a voluntad. Asimismo empezará a dar sus primeros pasos buscando un soporte, de modo que puedes tomarlo con tus manos y ayudarle a hacerlo. También podrá trepar escaleras, subir y bajarse de sillas y muebles, lanzar pelotas, señalar y jugar a poner objetos dentro de otros.

En esta etapa, dicen los expertos, se empieza a desarrollar su carácter: podrás ver si es impulsivo, observador, curioso, inquieto, reflexivo, etc. de modo que es bueno que lo reúnas con otros bebés para fortalecer su evolución social. Como aún no reconoce el significado de compartir, lo más seguro es que se muestre posesivo con sus juguetes.

¡Feliz cumpleaños!: Van 365 días y contando

Tras cumplir su primer año empezarás a notar que poco o nada queda de ese bebé que solías sostener en brazos. Ahora, tienes en casa a un explorador en potencia que no ha terminado de andar, cuando ya quiere correr, lo que te tendrá correteando tras de él todo el día. Por eso, es muy importante que incrementes la seguridad en tu hogar para evitar accidentes.

De otro lado, tu pequeño ya reconoce y señala animales, formas y objetos, tiene mayor destreza para hacer garabatos con crayolas o pintura y hace imitaciones por modelo: dice ‘adiós’, manda besos, da abrazos y repite ruidos y una que otra palabra.

A nivel de alimentación, prácticamente estará comiendo lo mismo que todos en la familia, y en términos de socialización, ya no querrá estar solo sino que buscará compañía para jugar. Es posible que surjan sus primeras rabietas, pues sentirá una autonomía tal, que chocará con los límites que le impongas.

En cuanto al sueño ya estará durmiendo 12 horas seguidas en las noches con un par de siestas diurnas. ¡La vida para él apenas comienza!

Después de su primer año: De un año a dos años

 

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet

  • Esquema de vacunación

    dummySlider

    ¿Quieres consultar qué vacunas necesita tu hijo? Con esta herramienta puedes saber cuáles son, cuándo se deben aplicar y contra qué enfermedades lo protegen.