Síguenos en:

En el primer año de vida, el ser humano razona más de lo que se creía

En el primer año de vida, el ser humano razona más de lo que se creía

Numerosos estudios recientes que los bebés son muy inteligentes.

bebé
Por: Daniel Galilea *
26 de Octubre de 2012
Comparte este artículo

Son tiernos y vulnerables, requieren la atención de los mayores para alimentarse y sobrevivir pero, a pesar de su frágil apariencia, los recién nacidos son mucho más fuertes y poseen más recursos de lo que se cree.
Los niños de 12 meses pueden pensar de manera más racional que los adultos, según ha sugerido Luca L. Bonatti, especialista en razonamiento y cognición infantil, y profesor de la Universidad Pompeu Fabra, UPF, de Barcelona (España).
Para llegar a esta conclusión, este investigador, del grupo del Cerebro y Conocimiento (CBC) de la UPF, ha desarrollado una técnica para medir el razonamiento a edades en las que aún no se tiene capacidad de hablar, en lo que supone un avance que contribuirá a estudiar cómo se construye la percepción del mundo en la primera infancia.
Los resultados de su investigación, publicados en la revista Science, demuestran que los recién nacidos tienen un razonamiento puro; es decir, que no está moldeado por experiencias previas y que tienen una gran capacidad de acertar en los tests que se les proponen.
“En cambio, como las personas adultas tenemos experiencia, actuamos como expertos y nos equivocamos”, explica Bonatti, cuyo método para medir el raciocinio de los bebés incluye mostrarles una serie de imágenes en la pantalla de un ordenador y valorar las respuestas y reacciones infantiles.
En su experimento con 60 niños de un año, en el que participaron expertos de EE.UU., Francia, Italia y Hungría, para realizar una pregunta compleja a bebés que aún no sabían
hablar y obtener respuestas, Bonatti y su equipo recurrieron a un video similar a la lotería “bonoloto”, en el cual se mostraban un bombo con cuatro piezas: tres del mismo color y forma, y la cuarta diferente.
La investigación del experto en neuropsicología rompe con la idea de que no puede haber razonamiento sin lenguaje, ya que, según explica, “existe una larga herencia filosófica de confundir racionalidad con verbalización, y hemos demostrado que no es lo mismo”.

Lectores precoces de labios
Asimismo, según investigadores de la Universidad del Atlántico de Florida (FAU, por sus siglas en inglés) en Estados Unidos, para aprender a hablar los bebés leen los labios de los adultos y, a partir del año de edad, se enfocan en los ojos del interlocutor para tener más pistas de lo que le está diciendo.
Para este estudio, cuyos resultados contradicen la creencia convencional de que los recién nacidos aprenden a hablar solamente escuchando a quienes les rodean, se mostraron a bebés de 4, 6, 8, 10 y 12 meses unos videos de mujeres que hablaban, y se registró cuánto tiempo pasaban estos observando los ojos y las bocas de ellas. “Descubrimos que los bebés cambian el enfoque de su atención a la boca de la persona que les habla cuando entran en la etapa del balbuceo, y siguen enfocándose en la boca durante varios meses, hasta que dominan las formas básicas del habla de su idioma natal”, ha explicado David Lewkowicz, profesor de Psicología de la FAU y experto reconocido en el mundo por sus trabajos sobre el desarrollo de la percepción infantil.
De acuerdo con Lewkowicz, “los bebés se vuelven lectores de labios cuando comienzan a hacer sus primeros sonidos. Cuando empiezan a desarrollar habilidades de lenguaje cambian su enfoque principal a los ojos de quien les habla, porque necesitan reunir pistas socialmente relevantes a medida que adquieren capacidades de comunicación complejas”.
Otra investigación de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, sostiene que los bebés son capaces de entender muchas palabras antes de poder decirlas.
Los expertos estadounidenses han comprobado que los niños de 6 a 9 meses aprenden el significado de los nombres de ciertos alimentos y partes del cuerpo al exponerse al lenguaje.
“La mayoría de psicólogos piensan que este tipo de comprensión de las palabras solo es posible cuando el niño casi tiene un año. Sorprende que se presente en los niños de una edad en la que no dicen nada, no señalan, no caminan”, ha comentado la coautora del estudio, Elika Bergelson, estudiante doctoral del departamento de Psicología de UoP. Según Bergelson “bajo la superficie, los bebés intentan emparejar las cosas del mundo con las palabras que las representan”.
Para llegar a estas conclusiones, los investigadores hicieron que 33 bebés miraran una pantalla con una imagen de un alimento, y otra de una parte del cuerpo mientras sus padres les decían frases asociadas a dichos elementos, como ‘manzana’ o ‘nariz’. Entre tanto, un aparato electrónico rastreaba los ojos de los bebés para observar sus respuestas a las frases de sus padres.
“Algunas investigaciones anteriores han demostrado que los bebés comprenden palabras como ‘mamá’ y ‘papá’, pero este estudio es distinto, porque observa palabras más genéricas que se refieren a categorías”, ha señalado el coautor del trabajo, Daniel Swingley, profesor asociado de Psicología de la UoP.
Especialistas de la Facultad de Psicología de la Universidad de Washington (EE.UU.), dirigidos por la profesora Jessica Sommerville, han comprobado que los bebés tienen sentido de la justicia y el altruismo, y que, con apenas 15 meses de edad, muestran algunos comportamientos cooperativos.
Para finalizar, un estudio del Instituto de Tecnología de Massachussetts (EE.UU.) que ha analizado la respuesta de bebés de 16 meses cuando su juguete no funcionaba, ha revelado que los niños tienen una alta capacidad para deducir qué causa la falla (ellos o el objeto que manipulan) y pedir ayuda o explorar otro juguete.

* EFE Reportajes

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
aficionadoalasnoticias
Hace 3 años
Interesantisímo :0
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet