Síguenos en:

La importancia de la estimulación auditiva en los bebés

La importancia de la estimulación auditiva en los bebés

Mucho se ha hablado de la importancia de la estimulación musical en el crecimiento y desarrollo de los niños. Ahora bien, la cultura de los padres incide en c

La importancia de la estimulación auditiva en los bebés
Por: Tatiana Quinchanegua
30 de Diciembre de 2013
Comparte este artículo

Mucho se ha hablado de la importancia de la estimulación musical en el crecimiento y desarrollo de los niños. Ahora bien, la cultura de los padres incide en contribuir positiva y acertadamente en ese proceso. Para algunos padres, el tipo de música que deberían escuchar sus hijos es clásica, para otros, vallenato, rock, pop o reguetón. Incluso, hay quienes consideran que lo mejor es permitirles a los niños escuchar las voces de padres o cuidadores, de los programas de televisión o conservar la melodía del silencio.

Según José Antonio Rivas, médico otorrinolaringólogo y otólogo de la Clínica Rivas, “los bebés escuchan desde que están en el vientre de su madre, reconocen los latidos del corazón y la corriente sanguínea que fluye por el cuerpo de su mamá”.

Sol María Cuesta, fonoaudióloga del Instituto de Ortopedia Infantil Roosevelt, afirma que el umbral de audición de un recién nacido es de unos 40 a 50 decibelios mayor que el de un adulto, es decir, los bebés no oyen los sonidos de baja intensidad que se producen a su alrededor. Pero sí los sonidos altos, y en respuesta a estos pueden sobresaltarse, parpadear, llorar, contener la respiración o incluso dejar de comer por un momento.

Para estimular el sentido de la audición del bebé es esencial que los padres les hablen todo el tiempo a sus hijos, variando la intensidad de la voz y que el infante vea el rostro de quien le habla. Por ejemplo, si el adulto está guardando cosas en su armario, realizar una descripción paso a paso de lo que está colocando. Según estudios, nada estimula más la inteligencia de un niño que escuchar a la madre hablar.

Tal y como lo explica la doctora Sol María Cuesta, “lo importante de exponer al bebé a la música y al ruido es desarrollar cada una de las etapas de la audición: detección del sonido, discriminación de los sonidos, dar un nombre a lo que escucha y comprender que en estos también interviene el lenguaje.

Una idea es escuchar una frecuencia radial o un CD en compañía de su hijo. A los niños les agrada la música, hábleles del sonido del piano, del estruendo de los platillos o de otro instrumento musical.

Ahora bien, diga sí a conservar un ambiente en silencio total para los bebés, ya que es conveniente y además necesario, ya que su oído requiere descanso.A medida que crecen, la exposición de los bebés a nuevos sonidos debe ser mayor. Para llevar al niño a un desarrollo del lenguaje hablado, es necesario enseñarle que existe una amplia gama de sonidos que debe empezar a distinguir. Es probable que en este momento no sea consciente de que todo el tiempo existen sonidos a su alrededor. Sin embargo, con el tiempo, este sentido seirá desarrollando.

Durante los primeros años de vida es determinante que los padres estimulen y guíen a sus hijos en la detección y ausencia de sonidos en el medio ambiente. Algunas estrategias son: emplear el teléfono, el timbre, un tambor, hablarle desde diferentes direcciones y con tono distinto. El secreto es no dejar de estimularlos para favorecer la adecuada adquisición del lenguaje.

Estimulación auditiva:    

1. Imitar los sonidos de los objetos que le muestra a su hijo.

2. Realizar los sonidos que produzcan los animales mostrándole el muñeco o animal que corresponda.

3. Cantar rondas infantiles de diferentes ritmos, estimulando el tarareo. Acompañar el canto con las palmas u otro instrumento musical.

4. Colocar las manos del niño sobre algo que vibre.

5. Hablarle sobre lo que él oye y comentarlo, puede ser el ruido de un motor de avión o el ronroneo de un gato. Esto le permitirá ayudarlo a comprender el medio que le rodea.

Cuando hay dificultad

No se puede decir que un niño es sordo con solo mirarlo. Los niños sordos hacen los mismos sonidos que los que pueden escuchar. Por eso, es indispensable realizar una prueba a los recién nacidos antes de salir del hospital. Sin embargo, estos son algunos consejos para tener en cuenta:

1. Cuando un bebé recién nacido no muestra sobresalto ni se despierta ante cualquier ruido fuerte del ambiente.

2. Cuando los bebés y niños hacen mucho ruido durante los juegos.

3. Cuando un bebé, de más de 3 meses, no voltea al llamarlo.

4. Cuando un niño, en su primer año de vida, no balbucea ni se vuelve o contesta ante los sonidos y las llamadas normales en un familiar.

5. Cuando un niño, de 2 años de edad, aún no dice “papá” ni “mamá”, ni atiende órdenes sencillas.

Consulte a un fonoaudiólogo

Una vez identifique alguno de los síntomas, es necesario dirigirse al especialista y realizar a su hijo valoraciones clínicas como las otoemisiones acústicas y potenciales evocados auditivos, que le indicarán el nivel de audición para  intervenir oportunamente.

 

 

 

 

 

                          

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

Artículos relacionados

Acabe con el dolor de oído

Acabe con el dolor de oído

imagen

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet