Síguenos en:

Más que una sonrisa

Más que una sonrisa

En los bebés, durante los primeros meses, es un reflejo.

Más que una sonrisa
Por: Tatiana Quinchanegua
23 de Septiembre de 2014
Comparte este artículo

La sonrisa de un niño puede desarmar a cualquier persona por las múltiples emociones que genera. Pero, ¿por qué sonríen los bebés? Este acto tiene una respuesta neurológica. Según la doctora Lisseth Cabarcas, neuropediatra del Instituto de Ortopedia Infantil Roosevelt, “la sonrisa forma parte de los procesos del neurodesarollo del infante, ya que su aparición y evolución habla de un adecuado proceso de sinaptogénesis (conexiones entre las células nerviosas), maduración y mielinizacion cerebral”.

Según afirma la doctora Mónica María Novoa, psicóloga experta en salud mental, pareja y familia de la Universidad Javeriana, “durante el primer mes, la sonrisa es un reflejo involuntario del recién nacido”. Generalmente se presenta durante la hora del sueño, al despertar, tras un masaje o una caricia.

Alrededor del primer mes, el bebé sonríe al escuchar la voz de su madre o de alguno de sus familiares más cercanos. También, por estímulos visuales como el movimiento de luces o de objetos.

Hacia los 3 meses, el bebé expresa lo que se conoce como una sonrisa social, que forma parte del desarrollo con su entorno, se da gracias a estímulos externos, como la interacción con padres y cuidadores”. En este momento es un acto producto de la imitación, al igual que cerrar los ojos y sacar la lengua.

Podría decirse que para esta etapa, la sonrisa cumple una función de ‘supervivencia’; es decir, los niños buscan alcanzar simpatía en su cuidador, inspiran ternura y estimulan las facciones de cuidado y protección por parte de los adultos.

Las primeras sonrisas sociales, tal vez, no las perciban los padres, ya que han visto las que se producen debido al reflejo. Sin embargo, cuando empiecen a entender y a comunicarse con sus hijos, sabrán que se genera como respuesta a ciertas interacciones entre padres e hijos.

Rafael Vásquez, psiquiatra de niños y adolescentes de la Universidad Nacional, afirma que así como el llanto y las miradas, la sonrisa es una forma de comunicación de los bebés para manifestar simpatía, bienestar, comodidad y/descanso.

La sonrisa social es determinante en la relación madre e hijo, ya que fortalece el vínculo afectivo. En la mujer, favorece la pronta recuperación durante el posparto, brinda bienestar y alegría. La sonrisa social es fácil reconocerla ya que se da para responder a los gestos de las personas que le rodean y le agradan. También, a sonidos y objetos que captan su atención. Hacia el décimo mes de vida, el niño puede reír a carcajadas, especialmente cuando le cantan canciones que le resultan atractivas.

Beneficios de la risoterapia

Una vez el bebé sonríe de manera espontánea, tiene múltiples beneficios para su salud como favorecer la producción de endorfinas, conocidas como las hormonas de la felicidad; le permite mayor ingreso de aire a los pulmones y, de esta manera, oxigenar la sangre; le permite estimular los músculos de la boca, esenciales para el desarrollo del lenguaje. Además, mejorar sus habilidades de socialización y fortalecer el sistema inmune.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
anita_reketona@hotmail.com
Hace 1 año
Me podría envía cosa para niña
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet