Síguenos en:

¿Qué tan bueno es arrullar a los bebés?

¿Qué tan bueno es arrullar a los bebés?

Es un hábito para brindarle seguridad al niño, pero algunos expertos indican que no se debe abusar.

¿Qué tan bueno es arrullar a los bebés?
Por: Karen Johana Sánchez
08 de Marzo de 2016
Comparte este artículo

Algunos padres alzan a los bebés cada vez que lloran, sienten que arrullarlos es la única manera de dormirlos o permiten que estos permanezcan cargados la mayoría del tiempo. Pero ¿es esto normal? ¿Los niños se acostumbran a los brazos? ¿Cuándo es bueno arrullarlos y cuándo no? Primero, hay que aclarar que el arrullo va más allá de cantarles suavemente a los niños para consentirlos y, muchas veces, dormirlos. Es una actividad que también permite acunar al pequeño para fortalecer el vínculo afectivo, tocarlo y entrar en contacto con él.

“Es recomendada desde todo punto de vista, si se tiene en cuenta que el contacto piel con piel entre la madre, el padre y su hijo se considera una práctica altamente beneficiosa desde el momento mismo del nacimiento. El cerebro y la piel tienen un origen común cuando se realiza el proceso embrionario, y por eso hay una gran afinidad entre las sensaciones de la piel y las emociones que tenemos, a nivel cerebral”, cuenta Juan Fernando Gómez, coordinador del grupo de crianza de la Universidad de Antioquia y miembro de la Sociedad Colombiana de Pediatría.

El contacto, entonces, es fundamental para el desarrollo de la seguridad, facilita la adaptación tranquila a la vida y brinda afecto. Según Valeria Calderón, educadora perinatal, prenatal y postnatal certificada, los bebés están diseñados para esperar la cercanía para crecer; esta les ayudará a estabilizar sus procesos fisiológicos y mantener fuertes sus defensas. (Te puede interesar: Tips para que su bebé aprenda a dormir solo)

Múltiples beneficios

Ahora bien, teniendo claros los beneficios del contacto físico (piel a piel) con este nuevo ser, cabe preguntarse qué aporta el arrullo y si podría llegar a ser perjudicial en exceso.

“En el camino que deben recorrer los niños para adquirir la autonomía del sueño –dice el doctor Gómez– es muy favorecedor el arrullo, sobre todo los primeros meses de vida, y para calmar el llanto que presentan antes de dormirse”.

Otro de los beneficios del arrullo es la estimulación multisensorial. Se activa el oído al cantarles; el tacto, al tener contacto. Si se mecen, hay un trabajo del sistema vestibular. Y al mirarlos a los ojos se trabaja el sistema visual. En este punto se debe tener en cuenta que el arrullo debe ser suave, no con mucha presión ni movimientos bruscos.

Ahora, el arrullo es un elemento que no solo sirve para el momento de dormir, sino cuando el niño necesita sentirse seguro; cuando está angustiado, tenso, ansioso. Cuando se presenta un episodio de llanto y se han descartado otras causas como hambre, calor, frío, cambio de pañal, etc. Esto, además, les permitirá ver que, al mundo al que llegaron, es favorable; tienen quien los cuide y los ame. (Lee: ¿Cómo hacer para que el bebé duerma toda la noche? )

Los límites

Algunos especialistas piensan que el niño no necesita ser arrullado ni cargado durante todo el día ni siempre que se vaya a dormir, mientras otros afirman que no se trata de ‘mal acostumbrar’, sino de una necesidad. Es decir, el tiempo de arrullo es un tema subjetivo y debatido.

Para el doctor Gómez, “a medida que van creciendo, es decir, al pasar los 5-6 meses de vida, el arrullo debe dejar de ser un elemento que se considere fundamental y necesario para que el bebé sea capaz de dormirse por sí solo (…). Si con el arrullo propendemos en los primeros meses que el niño duerma bien, favorecemos su desarrollo. Pero a medida que el niño vaya avanzando y adquiriendo cierta autonomía de su desarrollo, este debe disminuir”.

Ahora, ¿es cierto que se acostumbran a ‘los brazos’? Valeria Calderón opina que no es cierto que los bebés se acostumbren a estar cargados y que, por lo mismo, no desarrollen independencia: “Lo cierto es que necesitan la proximidad física, tanto como del sueño y del alimento, y muchas familias son felices criando a sus pequeños, a través de la atención, el contacto y la cercanía. Y muchos bebés también son felices recibiendo estos cuidados”.

El pediatra, por su parte, señala que el hecho de alzarlo, como único mecanismo para resolverle todos los problemas, no es deseable. “La crianza es ir caminando hacia la autonomía; hay momentos de dependencia donde acunar, arrullar y cargar es importante, pero que ese no sea el único mecanismo para manejar situaciones de estrés, angustia o ansiedad porque (los niños) deben aprender otras formas de manejar su frustración que les vayan enriqueciendo la capacidad de enfrentar de la mejor manera posible la vida, a medida que crezcan”, indica. 

En este sentido, los padres tampoco deben “utilizar el arrullo como suplente de una necesidad no resuelta; tampoco se debe corregir fuerte y después arrullar, ni acostumbrar al niño al arrullo y después regañarlo, cuando lo necesita”, agrega Claudia Jiménez Chacón, psicóloga de la Asociación Afecto.

Finalmente, es importante que este acercamiento sea tranquilo y no una reacción inmediata y de intranquilidad de los padres. A medida que el niño crece, el llanto va disminuyendo como medio de comunicación y van apareciendo otros mecanismos que pueden reemplazar lo relacionado con el arrullo y con calmar el llanto. (Puedes leer: Top 7 de lo que nunca debes hacer con los bebés)

Los beneficios del contacto piel a piel

La cercanía con el niño debe comenzar idealmente desde el nacimiento.

“Nuestro cuerpo está diseñado para cargar al bebé de manera natural y responder a su necesidad de contacto”, dice Valeria Calderón.

La experta explica que, con la proximidad y los brazos, el cerebro del bebé evoluciona con estructuras que lo van conduciendo a sensaciones de seguridad y confianza, que se mantendrán conforme crezca y perduren en la adultez. “La cercanía afecta positivamente el desarrollo emocional y social del ser humano y facilita vínculos afectivos e instintivos para el desarrollo emocional y social”.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
julduaabcmaryopm828720
Hace 28 semanas
Buen articulo
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet