Síguenos en:

'Regalos financieros', una buena opción para dar en Navidad

'Regalos financieros', una buena opción para dar en Navidad

A partir de 50.000 pesos se consiguen opciones de inversión.

'Regalos financieros', una buena opción para dar en Navidad
Por: Marcela Escobar Ramírez
16 de Diciembre de 2011
Comparte este artículo

No hay nada más maravilloso que ver la alegría de los niños cuando destapan sus regalos en Navidad. Por eso, pensar en regalarles dinero puede resultar aburrido y muy alejado del espíritu navideño. Sin embargo, si se piensa con cabeza fría, qué mejor regalo que ayudarles a formar un capital, para que tengan una base que les permita a futuro financiar proyectos que pueden ir desde su educación superior hasta su viaje de grado, un intercambio estudiantil, un emprendimiento o su primer apartamento.
Acciones, carteras colectivas, Certificados de Depósito a Término (CDT), seguros de ahorro y seguros educativos son algunas alternativas que pueden sembrar una semilla de capital para los niños.

Seguros para garantizar el ahorro
Las compañías de seguros ofrecen un producto que permite  hacer una planeación financiera de los proyectos de vida, a través de un ahorro a largo plazo.
En este caso, el regalo sería un compromiso de ahorrar mensualmente una suma determinada de dinero, en un plazo determinado por usted.
Los seguros de ahorro tienen rendimientos muy conservadores. Su valor agregado son las coberturas para el riesgo de incapacidad total y permanente del ahorrador, la cual se puede complementar con un seguro para muerte y para la ocurrencia de una enfermedad grave.
A la hora de tomar un seguro de estos es importante conocer cuáles son los costos de administración que cobra la aseguradora y cuáles los valores de rescate en caso de que usted decida retirar su dinero antes del tiempo pactado.

El conservador CDT
El Certificado de Depósito a Término es una de las alternativas más tradicionales de inversión. Este título, emitido por un banco, le da intereses al cliente sobre el dinero que ha depositado para adquirirlo. Se pueden adquirir CDT con plazos que inician en 30 días y se redimen en los plazos y términos pactados.
Los intereses se pagan al vencimiento del título valor junto con el capital, y si se quiere pueden ser renovados de forma automática.
La mayoría de entidades financieras ofrece productos con una inversión mínima de $1.000.000, pero algunas, como el Banco de Bogotá, tienen productos por debajo de esta suma. Su CDT se puede abrir a partir de $100.000.
El tomador del CDT puede elegir el plazo, la periodicidad del pago de intereses y la forma de pago de estos. Vale la pena analizar los productos de las distintas entidades, comparar las tasas de interés, definir si se quieren fijas o variables, preguntar la periodicidad de los intereses y analizar la solidez de la entidad que los emite. Internet es una buena manera de hacerlo, ya que los bancos tienen información completa de sus CDT en sus páginas.

Acciones, para los más arriesgados
Las noticias de los últimos meses sobre el mercado de valores, en las que predominan los titulares de caída en las bolsas, pueden resultar desalentadoras a la hora de pensar en comprar acciones. Pero este es un típico regalo de largo plazo, por lo que trasciende la coyuntura.
Las democratizaciones accionarias y la salida a bolsa de nuevas compañías se convierten en una buena oportunidad para convertir a los niños en accionistas de empresas sólidas.
La norma en la emisión de títulos que se dio en el 2011 muestra una tendencia a que la inversión mínima en una nueva acción sea de cinco millones de pesos.
El año que termina estuvo muy dinámico en nuevas emisiones, con los títulos de Ecopetrol, Grupo Éxito, Nutresa, Davivienda, AviancaTaca y Petrominerales, entre otros. Y se espera que en el nuevo año este dinamismo continúe.
Las acciones se pueden adquirir a través de las firmas comisionistas de bolsa, y en el caso de las democratizaciones accionarias, se pueden comprar en bancos y, en casos como Ecopetrol, a través de los fondos voluntarios de pensiones.

Para diversificar el riesgo  
Una manera de diversificar el riesgo y dejar en manos de expertos la administración de la inversión es optando por las carteras colectivas o fondos de inversión. Estos son vehículos de captación y administración de sumas de dinero, integrados con el aporte de un número de personas determinado, los cuales se gestionan de forma colectiva para obtener resultados colectivos.
Gracias a esto, con una inversión relativamente pequeña, una persona puede acceder a un portafolio de papeles diversificado que de otra manera le implicaría disponer de varios millones de pesos para poder invertir. Hay carteras especializadas en acciones, deuda pública, productos de inversión alternativos como factoring, o inmobiliarios, entre otros.
Cada fondo tiene un monto mínimo de inversión. El más bajo ($50.000) es el del Plan Semilla, de Fiduciaria Bancolombia. Pero en general, en la mayoría de firmas comisionistas de bolsa la inversión mínima es de un millón de pesos.
Las carteras colectivas se pueden adquirir a través de firmas comisionistas de bolsa, fiduciarias y fondos voluntarios de pensiones. Una misma entidad ofrece distintos fondos de inversión, cada uno de los cuales tiene una composición diferente. Por ejemplo, en octubre, Fiduexcedentes, de Bancolombia, tenía el 51,8% en CDT, el 43,48% a la vista y el 4,72% en TES, mientras que el Plan Semilla, de la misma entidad, estaba conformado en un  51,45% por CDT, solo tenía el 7,8% a la vista y el 8,35% en TES, y tenía inversiones en bonos, papeles comerciales, titularización y títulos participativos, entre otros. La rentabilidad de los fondos depende de la composición de su portafolio, que se puede mirar de varias formas: por clase de título, unidad de moneda, tasa de referencia y plazo al vencimiento. A la hora de elegir el fondo, es importante que pregunte qué perfil de riesgo tiene. Si usted es de los que prefiere no arriesgarse, opte por un portafolio conservador.
Las calificadoras de riesgo le ponen una nota a los fondos; pregunte cuál es, qué significa y cuál es la más alta que se concede para ese tipo de inversiones. Luego, compárela con la que tienen fondos de características similares.
Tenga en cuenta que la rentabilidad actual o pasada no es un predictor para saber cómo le irá al fondo en el futuro. En otras palabras, el criterio para elegir el fondo no puede ser cuál tiene actualmente la rentabilidad más alta.
Recuerde que la entidad gestora del fondo cobra una comisión por administrarlo. Pregunte a cuánto asciende. También debe preguntar cuánto le cobran si decide sacar el dinero antes de que se cumpla el plazo pactado de inversión.

* Especial para ABC

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

3 Comentarios

imagen

Comentarios (3)

3
danialkhatri
Hace 4 años
para que tengan una base que les permita a futuro financiar proyectos que pueden ir desde su educación superior hasta su viaje de grado, un intercambio estudiantil, un emprendimiento o su primer apartamento. portable dog fences
2
danialkhatri
Hace 4 años
Cambiar un pañal puede parecer una tarea tan sencilla que no necesita explicación; pero para algunos padres y madres primíparos puede ser una experiencia, aunque muy gratificante, torpe y estresante.water storage containers for sale
1
JambonPink
Hace 4 años
Los niños están siempre encantados de recibir regalos, y no es correcto si ellos ofrecen recompensas financieras como usted dice. Estoy seguro de que preferiría un coche de juguete que pagar cientos de miles de dólares. Scan.com - Buy Best AntiVirus Software Reviews 2012, Compare, Buy, Deals on Top Anti Virus Softwares.
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet