Síguenos en:

Top 7 de lo que nunca debes hacer con los bebés

Top 7 de lo que nunca debes hacer con los bebés

Expertos explican algunos movimientos riesgosos para el bebé

bebe-asustado
Por: Tatiana Quinchanegua
09 de Diciembre de 2014
Comparte este artículo

1.¿Por qué no se debe zarandear al bebé?

Durante los primeros meses de vida, los recién nacidos aún no tienen el control de los músculos del cuello, y ante el zarandeo su cabeza puede tener una amplia rotación que tiene como efecto que el cerebro se golpee desde el interior y se produzcan hematomas debajo de las meninges (membranas de tejido conectivo que cubren todo el sistema nervioso central) y produzca la ruptura de fibras nerviosas debido al movimiento de aceleración- desaceleración. El zarandeo produce lesiones en los vasos sanguíneos cerebrales que pueden causar graves secuelas neurológicas e, incluso, la muerte. También, puede traer consecuencias negativas para el sistema nervioso y/o un traumatismo craneoencefálico. Esto puede tener como consecuencia el origen de focos epilépticos o las lesiones cerebrales que ocasionarán problemas de aprendizaje. 

2.¿Por qué no se debe arrullar mucho al bebé?

Como reza el dicho popular “ni mucho que queme al santo, ni poco que no lo alumbre”. Los arrullos son fundamentales para el bebé. Está comprobado, por diferentes investigaciones, que los brazos, principalmente de la madre, tienen un efecto calmante cuando el recién nacido llora demasiado. Adicionalmente, estudios muestran que cuando la mujer alza en brazos a su bebé, se queda de pie o camina con él, la tasa cardiaca disminuye. Es importante que los padres tengan en cuenta que arrullar al bebé por mucho tiempo forma un hábito y gratificante. Si no lo arrullan, el bebé manifestará la inconformidad a través del llanto. Los excesos son malos, es mejor no ser desmedidos. Está también demostrado que el arrullo suave fortalece el vínculo entre padres e hijos.

3.¿Por qué se deben evitar las caídas en los bebés, cuáles son las consecuencias?

Los recién nacidos, por estar en plena etapa de desarrollo, tienen huesos más frágiles y sensibles a las lesiones. Al igual que con el zarandeo, las caídas pueden ocasionar lesiones neurológicas serias, o la muerte. Ahora bien, es bueno aclarar que las caídas son peligrosas a cualquier edad, incluso en los adultos. Desde el punto de vista neurológico existe una relación entre la gravedad de las caídas y la edad de los niños. Curiosamente, cuando los niños comienzan a caminar, las caídas son muy frecuentes y sus consecuencias no son tan graves; sin embargo, a medida que ellos crecen, las caídas son menos frecuentes, pero pueden ser más graves, y debido a la proporción cabeza/cuerpo se podría generar algún tipo de traumatismo craneoencefálico. Ante una caída, es importante analizar si el niño pierde el conocimiento o vomita, ya que son indicadores de una necesaria revisión médica profesional.

4.¿Cómo se debe y se puede  desatorar al bebé o niño?

Se debe poner al bebé boca abajo y apoyarlo sobre un brazo, dejando su pecho sobre la mano. Luego, inclinarlo y con la otra mano dar cinco golpes secos en la espalda. Si no se desatora, colocarlo boca arriba y dar cinco golpes secos en la región alta del abdomen. Se alternan las dos maniobras. Es importante pedir ayuda profesional a un servicio de ambulancias y no intentar hacer extracciones a ciegas para desatorarlo.  No se debe intentar nunca tratar de retirar el objeto si el niño se encuentra consciente. Pero sí es prudente hacerlo si este perdiera la conciencia y el objeto estuviera visible. Evite introducir la mano en la boca del bebé buscando desatorarlo. Muchas veces los padres terminan zarandeando al niño como respuesta a la angustia que produce ver a su hijo atorado, y esto puede terminar teniendo efectos adversos.

5.¿Consecuencias de dejarlos llorar todo el tiempo?

El vínculo entre madre e hijo se forja desde el vientre y se fortalece el nacer. Las madres que acuden siempre que sus hijos lloran, generalmente son sobreprotectoras y generan en sus hijos inseguridad al explorar su entorno cuando no se encuentran bajo la protección y el acompañamiento del adulto. En otro extremo están las madres y/o cuidadores que ante el llanto de los niños no responden, y los pequeños generan desapego. En este caso, la respuesta hacia el futuro puede ser que el niño desarrolle una personalidad fuerte, donde asuma que para desenvolverse en su entorno no requiere una red social de soporte, siendo vulnerable para padecer trastornos en su estado de ánimo.La perspectiva más saludable, según la psicología infantil, es que una madre debe dejar que su hijo explore el mundo. Pero debe estar atenta para consolarlo ante una situación que le produzca dolor o sufrimiento psicológico.

6.¿Se debe evitar el contacto con el recién nacido?

Los bebés deben relacionarse con otras personas desde pequeños, en lo que sí se debe ser cauto es en que las personas que los vayan a tocar se laven las manos con un jabón antibacterial y evitar el contacto con personas que tengan infecciones respiratorias (gripe). Se recomienda la vacuna contra la tosferina.

7.¿Por qué no se deben abrigar excesivamente?

Se debe tener en cuenta que los bebés sienten igual que nosotros, pero no pueden comunicarse fácilmente; abrigarlo excesivamente puede llevar a que se incomode por el calor.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
promeroCDLM
Hace 1 año
Los arrullos son fundamentales para el bebé. Está comprobado, por diferentes investigaciones, que los brazos, principalmente de la madre, tienen un efecto calmante cuando el recién nacido llora demasiado.
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet