Síguenos en:

Guía para almacenar y cuidar la leche materna

Guía para almacenar y cuidar la leche materna

Es posible extraerla y guardarla cuando la madre se separa de su hijo.

Guía para almacenar y cuidar la leche materna
Por: Andrea Forero Aguirre
03 de Mayo de 2013
Comparte este artículo

Si no puede estar con su hijo durante un tiempo largo, o llegó la hora de volver a trabajar y usted no sabe qué hacer con la leche materna, le contamos que es posible extraerla y almacenarla para continuar con la lactancia.  

El doctor Hernando Méndez Morales, director del Centro de Capacitación en Lactancia Materna y jefe del Departamento de Pediatría del Hospital Occidente de Kennedy, en Bogotá, cree que la mayor motivación que tiene una madre para hacer este esfuerzo es el hecho de que la leche materna es el mejor alimento para su bebé y ninguna leche artificial ni de animal la sustituye.

Asegura Méndez que las madres deben estar tranquilas de que la leche congelada puede ser utilizada hasta dos meses después de extraída, y para periodos cortos las reservas refrigeradas pueden servir hasta las 48 horas.

Con la leche congelada, la recomendación del pediatra, antes de dársela al bebé, es pasarla del congelador al refrigerador, de manera que esté líquida cuando se caliente al baño de María, sin dejarla hervir.

Es mejor, dice el experto, suministrar la leche al bebé con cuchara o en vaso, y no con chupo, principalmente porque el niño puede olvidar succionar, como lo hace con el seno, y dedicarse, como ocurre con el tetero, simplemente a morder o a presionar el chupo.

La succión es importante, así solo sea nocturna y en las mañanas, porque de ella depende la continuidad de la producción de la leche.

De la cantidad

El director de Pediatría del Hospital Occidente de Kennedy dice que la producción de leche varía de una madre a otra. Mientras unas producen en una sola extracción hasta uno o dos teteros de 8 onzas, otras se pueden sacar solo cuatro onzas, o menos.

 “Eso depende en buena parte de la técnica y de las características individuales de la madre. Para estimular la lactancia lo más importante es la succión del bebé, por lo que debe ponerlo siempre que estén juntos”, dice Méndez.

Dudas frecuentes

Los primeros minutos de la leche que se suministra al bebé, o se extrae, dice Méndez, es clara o de apariencia aguada, la razón es que esta contiene menos grasa y proteínas, porque su principal función es quitar la sed del niño o niña; por el mismo motivo, se les aconseja a las madres que no es necesario dar agua a los bebés antes de los seis meses.

La leche que sale un poco después es de apariencia más espesa y amarilla, con menos agua, porque está dotada de más grasas y proteínas.

Entonces, si el recipiente donde está contenida la leche se ve más concentrado en la parte inferior y claro en la superior, se puede revolver antes de proporcionarla al niño. Para mantener las reservas de leche en buenas condiciones en el lugar de trabajo hasta que la madre llega a su casa, el pediatra aconseja hacer uso de un termo manual, de una caja con hielo, o una con pilas que le permitan refrigerar mientras está fuera.

Las madres que usan copas contenedoras de leche en el brasier, deben saber que esta se puede suministrar a su hijo siempre y cuando se haga un permanente aseo de estos contenedores.

En lo posible, no dejarlas puestas demasiado tiempo y no mezclarlas con anteriores raciones.

Cómo calentar la leche

• Descongele y caliente la leche en agua tibia. Nunca deje que esta hierva.

• Agite antes de probar la temperatura.

• Nunca use el horno de microondas para calentar leche materna porque componentes valiosos de la leche humana se destruyen a más de 55 grados centígrados (130 F). Además, el horno de microondas puede generar puntos calientes en la leche que podrían causar quemaduras en el bebé.

• La leche que se ha descongelado (si ya se ha congelado y descongelado), se puede refrigerar hasta 24 horas para usarse después, pero lo que no se debe hacer es volver a congelarla.

• Si el bebé ya ha comenzado a tomar la leche y deja una parte en el biberón, ese “sobrante” se debe descartar y no guardar para un uso posterior.

¿Qué tipo de envase usar?

• De vidrio, o plástico duro, con tapa.

• Si desea usar bolsas, elija las más gruesas diseñadas especialmente para el almacenamiento de leche materna.

• No se recomiendan las bolsas desechables que se utilizan para algunos biberones.

• No utilizar recipientes esterilizados para urocultivo.

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet