Síguenos en:

“Huelo a vaca”

“Huelo a vaca”

?Desde que comencé a amamantar a mi bebé siento que huelo a vaca. Creo que este olor lo percibe también mi esposo y tengo miedo de que él me rechace por eso

“Huelo a vaca”
Por: Redacción ABC del bebé
14 de Diciembre de 2007
Comparte este artículo

“Desde que comencé a amamantar a mi bebé siento que huelo a vaca. Creo que este olor lo percibe también mi esposo y tengo miedo de que él me rechace por eso”, dice Daniela* mientras espera a que el pediatra de su hijo de dos meses los haga ingresar al consultorio para el chequeo de rutina.

Esta fue la tercera vez en dos meses que oímos cómo las madres se referían a una de las incomodidades que les ha producido la lactancia con las palabras: “huelo a vaca”. No sabemos si fue una coincidencia o si se trata de una de esas expresiones que por los avatares del lenguaje empieza a hacerse común. Aún así, no dejó de llamarnos la atención y quisimos consultar a algunos expertos en lactancia, pues también podría tratarse de una inquietud que comienza a resonar en la mente de las madres.

Ana María de la Torre, líder de la Liga de la leche explica: “No hay ningún motivo físico por el cual la leche de una madre tenga un olor más fuerte que el de otra. Si una madre se extrae leche y la huele puede confirmar que el olor es muy suave; es más, es más suave que la leche de fórmula.  El sabor de la leche sí puede cambiar para el bebé, con relación a lo que la madre coma, pero no de una forma tal que pueda afectar su olor”.

En ese sentido, el doctor Andres Velásquez, especializado en ginecología asegura que el “olor a vaca” no constituye una patología, “más bien puede ser considerada una sensación que presentan las madres, producto del aumento de la sensibilidad del olfato propia del embarazo”.

Actitud frente a la lactancia

De la Torre comenta que cuando las madres tienen sensaciones como “oler a vaca”, “amamantar como una vaca” o “gotear leche como una vaca”, esto puede deberse a la actitud que asumen frente a la lactancia. Es decir, por presiones externas, experiencias de amigas y críticas del medio en el que vive, la madre podría tener una idea modificada acerca de la lactancia y lo que esta representa e implica.

Por eso, la líder de la Liga de la leche agrega: “si siente que no es capaz de manejarlo sola, es fundamental que busque ayuda profesional y si se da cuenta de que su autoestima flaquea, puede recordar que ella es el ser más importante en la vida para su hijo y que el bienestar y tranquilidad que ella le brinda, nadie más se lo puede dar”.

Temor frente al rechazo

El doctor Velásquez dice que para evitar algún tipo de rechazo por parte del hombre, la mejor recomendación es comunicarse y hablar del tema: la mujer debe explicarle a qué se debe el olor y antes de estar con su pareja, asear los objetos que estuvieron durante todo el día en contacto con sus senos.

Igualmente, de la Torre sostiene que el apoyo del hombre hace una gran diferencia y ayuda a que la mamá pueda superar y afrontar estas sensaciones. Pero, si ella siente algún tipo de rechazo, es necesario que hable con su pareja y ambos traten de resolverlo.

“Aunque la decisión de amamantar comienza con la mujer, definitivamente es una decisión de pareja, pues un padre que esté convencido de que esto es lo mejor para su hijo y su mujer, sin duda apoyará amorosamente esa maravillosa aventura que es amamantar a un hijo y además empezará a “compartir” a su esposa.  Aún cuando el padre lo desee, y sepa que es lo mejor, hay ocasiones en que requiere de algún tiempo que él se acople y acostumbre a la nueva situación”, explica de la Torre.

Recomendaciones prácticas

El cuidado y la limpieza es uno de los factores que podría incidir en que las madres tengan la sensación de estar oliendo a vaca; sobre todo, en las primeras semanas, pues según comenta de la Torre, “cuando hay sobreproducción de leche, es común que las mujeres goteen y si la madre no cambia con frecuencia los protectores de lactancia que utiliza para evitar mojar la ropa, esa leche que queda ahí, con el paso del tiempo, adquiere un olor fuerte que puede ser un poco más perceptible. Si perciben algún olor que les incomoda, deben cambiar con frecuencia sus protectores de lactancia”. En estos casos, el doctor Velásquez afirma que nunca se recomienda disminuir la producción de leche, pues médicamente solo se recomienda en casos de infección o enfermedad de la madre.

Pero, en términos generales, las principales recomendaciones son:

  • Cambiar regularmente los protectores de lactancia.
  • Si usa recolectores de leche, es necesario limpiarlos y hervirlos a diario. 
  • Si ha notado que la ropa se humedece con la leche, debe cambiarla.

*Nombre cambiado

Esta es una nueva sección que decidimos abrir para recibir, tratar y estudiar sus inquietudes. Cuéntenos sus anécdotas, lo que le ha pasado, sus dudas, miedos y preguntas al melser@eltiempo.com.co.

Por Melissa Serrato Ramírez
Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet