Síguenos en:

Cada vez son mayores los beneficios probados de la leche materna

Cada vez son mayores los beneficios probados de la leche materna

Protección contra infecciones, óptimo desarrollo cerebral y neurológico, creación del lazo afectivo y prevención de las alergias son algunas de sus inimita

Cada vez son mayores los beneficios probados de la leche materna
Por:
30 de Marzo de 2010
Comparte este artículo

Protección contra infecciones, óptimo desarrollo cerebral y neurológico, creación del lazo afectivo y prevención de las alergias son algunas de sus inimitables propiedades.

 

Al menos 10 estudios recientes confirman que este alimento favorece el rendimiento escolar del niño, le ayuda a manejar el estrés, protege el corazón de las madres, reduce el riesgo de la mujer de padecer diabetes, no altera la salud del infante a largo plazo y previene el desarrollo de problemas mentales y de comportamiento en los pequeños.

 

Características nutricionalesLa leche materna contiene todos los nutrientes que el bebé necesita para su desarrollo. Calorías, proteínas, grasas, vitaminas y minerales, entre otros, enriquecen este alimento natural que, además, tiene la virtud de adecuarse a la edad y a los requerimientos del pequeño.

Aunque en ocasiones se le dice a la madre que su leche no sirve después de los seis meses, esto es falso; sigue siendo la mejor leche hasta que el niño la quiera tomar.

El hierro presente en la leche humana es de fácil absorción (el infante lo utiliza en un 90 por ciento); en cambio, el contenido en las preparaciones industriales solo se aprovecha en un 45 por ciento (los casos de anemia son más frecuentes en los que reciben biberón).

 

Protege contra infeccionesEs ampliamente conocido que la leche materna activa el sistema inmunológico del niño y estudios muestran que se debe, en parte, a una proteína llamada CD14 soluble, que ayuda a desarrollar células beta que, a su vez, favorecen la producción de anticuerpos.

El bebé se defiende mucho mejor de las infecciones virales, bacterianas, por hongos o parásitos cuando es amamantado. De allí que tenga menos riesgo de presentar enfermedades respiratorias y gastrointestinales. Incluso, una patología propia de los prematuros (enterocolitis necrotizante), es menos frecuente en quienes reciben leche materna.

De igual forma, en la leche materna están presentes organismos vivos y activos que jamás podrán ser duplicados en las fórmulas infantiles. En investigaciones recientes se ha encontrado que los intestinos de los bebés amamantados tienen bacterias distintas a los que reciben fórmula, y que parecen ser más sanas.

Otros hallazgos sugieren que la presencia de bacterias intestinales en los primeros meses de vida disminuirían la predisposición de una persona de sufrir alergias, tener un sistema inmunológico hiperactivo o aumentar de peso en el futuro.

Favorece el desarrollo cerebral y neurológicoLa leche materna contiene DHA, un ácido graso omega 3 indispensable para el desarrollo cerebral y del sistema nervioso. Este se ha relacionado, además, con el estado de ánimo, de manera que un infante que cuenta con la cantidad adecuada de DHA tiene menos riesgos de presentar trastornos del estado de ánimo.

La taurina, igualmente parte de la leche materna, es un aminoácido clave en el desarrollo neurológico, y que  los recién nacidos y los prematuros no pueden producir.

Lo anterior explicaría por qué el coeficiente intelectual es más alto en niños amamantados que en los alimentados con fórmulas infantiles.

 

Previene las alergiasLas proteínas de la leche materna son específicas para el niño, mientras que las de la leche de vaca, contenidas en las fórmulas, son extrañas y las absorbe el intestino del bebé (esto puede predisponerlo a desarrollar alergias en el futuro).

 

Crea lazo afectivoEstá demostrado que el vínculo afectivo entre mamá e hijo es mayor cuando este es amamantado. La madre tiene un vínculo físico real con su bebé cuando lo alimenta con leche materna. Ciertas hormonas (oxitocina y prolactina), que dan sensación de bienestar, se  liberan cuando una mujer amamanta. Al darle biberón, simplemente  sostiene a su pequeño. Los niños que reciben leche materna tienen menos riesgo de ser maltratados y abandonados.

 

Se conserva refrigeradaLa leche materna puede refrigerarse hasta por cuatro días sin perder su valor nutricional ni generar bacterias, afirma un estudio publicado en Journal of Pediatrics. Además, si se congela mantiene sus propiedades por 2 meses. Esta se debe calentar al baño María sin fuego.

 

¿Hay buenas o malas lecheras?Cuando la madre no tiene una buena inducción sobre cómo se produce la leche ni cuál es la técnica adecuada y ante cualquier problema el personal de salud le sugiera el uso de fórmulas infantiles, es más factible que abandone de forma temprana la lactancia exclusiva. Entre más succione el niño, más leche materna se produce. Así de simple. Todas las mujeres tienen la misma capacidad de producir leche mientras tengan una técnica adecuada y pongan a su bebé a succionar. No es cierto que existan buenas o malas lecheras.

 

Asesoría: Hernando Méndez Morales, jefe de pediatría del Hospital de Kennedy

Por Andrea Linares Gómez Redactora de ABC del bebé

Comparte este artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
kilogram
Hace 3 años
siguen aferrados a esperar el bebé. Muchos deben ser medicados y en casos extremos hospitalizados”, explica la especialista. canine fence wilton
1
kilogram
Hace 4 años
porque puede tener repercusiones a nivel de fertilidad y de peso corporal. Entre las causas más frecuentes de los desórdenes menstruales se destacan: portable dog fence
publicidad

Más sobre Lactancia

publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet