Síguenos en:

¿Cómo suministrar la leche materna?

¿Cómo suministrar la leche materna?

Existen numerosos manuales que explican cómo suministrar la leche materna; sin embargo, este proceso va más allá de las indicaciones puramente mecánicas y r

¿Cómo suministrar la leche materna?
Por:
18 de Octubre de 2006
Comparte este artículo

Existen numerosos manuales que explican cómo suministrar la leche materna; sin embargo, este proceso va más allá de las indicaciones puramente mecánicas y representa un momento de comunicación entre la madre y el bebé.

La madre debe tener una preparación no solo física sino sicológica antes del nacimiento del bebé. El pediatra José Jaime Anzola afirma que lo más importante para amamantar al bebé es que la madre esté tranquila y escoja siempre un lugar apacible y cómodo para hacerlo.

Estas son algunas de sus recomendaciones:

– La madre siempre debe amamantar al niño en una posición oblicua.

– El cuidado de los pezones es muy importante. Estos deben permanecer limpios. También se recomienda tomarlo entre los dedos y hacer pequeños estiramientos.

Se puede evitar la resequedad en los pezones con alguna crema hidratante.

La madre no debe fumar mientras esté amamantando al bebé. La nicotina puede llegar a provocar disminución en la producción de leche.

La madre debe lavarse muy bien las manos antes de amamantar a su hijo.

Los pezones también deben limpiarse con un poco de agua tibia, y no con jabones que pueden dejar residuos y resecar la delicada piel de la zona.

Para evitar dolores en la espalda, puede ayudar un cojín en el espaldar de la silla y para apoyar al bebé.

No obligue al bebé a tomar el pezón. Indúzcalo a hacerlo con su dedo, pero no trate de introducirlo a la fuerza en su boca.

Con sus dedos, presione el pecho hacia atrás, para que el niño no pegue su nariz contra el pecho, pueda respirar y, por lo tanto, succionar con tranquilidad.

Siempre se debe comenzar a amamantar por el último pecho que se ha utilizado. Es decir, si se termina con el seno izquierdo, la siguiente vez, ese debe ser el lado para comenzar. La posición debe ser cómoda, tranquila, relajada porque la producción de leche depende en gran parte del hipotálamo, que ordena a la glándula pituitaria producir hormonas. Para saber cuándo ha sido suficiente, dice el pediatra Anzola que “las succiones deben ser con ritmo y regularidad, cuando dejan de ser así, el bebé se encuentra satisfecho”.  Se debe disponer de un asiento cómodo para facilitar la lactancia. Puede ser muy práctico poner al recién nacido sobre una almohada colocada sobre las rodillas de la madre para evitar que ésta se tenga que inclinar. Se recomienda utilizar asientos bajos. Una alimentación sana, balanceada y equilibrada de la madre genera mayor producción de leche. 

Tenga en cuenta que los bebés tienen la nariz muy pequeña, y se les obstruye fácilmente, por eso hay que mantenerla limpia, para que pueda alimentarse con tranquilidad. Las madres deben saber que cualquier medicamento que consuman puede afectar el sabor y la composición de la leche, y por tanto al bebé. Según el doctor Anzola, lo más importante para que haya una correcta producción de leche es la adecuada alimentación de la madre, que debe incluir abundantes líquidos. Hay algunos problemas que pueden desmotivar a las madres a amamantar a sus hijos, como el dolor en los pezones. Este se puede deber a que se está poniendo al bebé una posición incorrecta, a una mala postura de la madre, o a falta de higiene y de cuidado con el pezón.

Catalina Jiménez CorreaPara ABC del bebé

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad

Más sobre Lactancia

publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet