Síguenos en:

Algunos expertos dan luces de cómo ser una mejor madre

Algunos expertos dan luces de cómo ser una mejor madre

Dar buen ejemplo, valorarse a sí misma, dedicarles tiempo a sus hijos y velar por una sana relación de pareja son aspectos claves en este importante rol. Ser

Algunos expertos dan luces de cómo ser una mejor madre
Por:
06 de Mayo de 2008
Comparte este artículo

Dar buen ejemplo, valorarse a sí misma, dedicarles tiempo a sus hijos y velar por una sana relación de pareja son aspectos claves en este importante rol.

Ser madre no es fácil y mucho menos en la actualidad, cuando las mujeres deben repartir su tiempo entre el trabajo, la crianza de los hijos y las riendas del hogar. Para tener éxito en los retos que les impone la sociedad, es clave que cuenten con el apoyo de su pareja.

Con ocasión del mes de las madres, nos hemos dado a la tarea de resumir, en 10 ‘mandamientos’, los aspectos que deben tener en cuenta las mujeres a la hora de cumplir esta difícil pero maravillosa labor: ser mamá.

1. Crear espacios para sí misma. Cuando las mujeres se convierten en madres, dan todo de sí para que sus hijos sean y tengan lo mejor; incluso, olvidándose de sí mismas. Por eso, la siquiatra Rocío Barrios recomienda planes como ir a cine, tomarse un café y darse pequeños gustos. “La mujer es la que da en la familia nutrición emocional, pero si está ‘mal alimentada’, es poco lo que puede ofrecer”, señala.

2. Velar por una buena relación de pareja. El amor, la comunicación, el buen manejo del dinero y de la sexualidad son aspectos claves para que un vínculo afectivo se mantenga en el tiempo, afirma la sicóloga y terapeuta de pareja Nelly Rojas. También, que hombre y mujer pasen tiempo juntos y salgan de la rutina de la convivencia.Además, los acuerdos relacionados con el cuidado y crianza de los hijos son indispensables. A ellos les afecta el manejo del conflicto entre sus padres. “La sensación de angustia de ver a uno de sus progenitores agrediendo o gritando al otro, supuestamente fuentes de afecto, les deja una sensación sicológica de inseguridad que les impide crecer sanamente”, explica la sicóloga infantil Paula Bernal.

3. Dedicarle tiempo a los hijos. Es importante hacerlo todos los días. Se recomienda tener al menos media hora de juego al día con los niños, no solo en casa, sino al aire libre, donde puedan socializar. De igual forma, la mujer debe tener un espacio exclusivo para disfrutar de la compañía de ellos. La presencia femenina aporta factores en la crianza de los niños como amor, ternura, dedicación, paciencia y responsabilidad, entre otros.

4. Permitirles a los hijos ser autónomos. La presencia de la madre no debe ser del 100 por ciento. Según la siquiatra Rocío Barrios, los infantes necesitan la constancia, pero no desde lo presencial exclusivamente, sino desde lo afectivo y eso se da en la medida en la que la persona está bien consigo misma. Una ‘buena madre’ cree que el hijo o la hija puede tomar decisiones o al menos las comparten, y estimula la autonomía en el pequeño.

5. Dar buen ejemplo. Una ‘buena madre’ cree en el respeto mutuo y lo estimula en la educación de sus hijos. Fija normas realistas, no teme ponerles límites ni negarles todo lo que piden, sabiendo que en algunos momentos van a sufrir; no les exige perfección; los felicita cuando hacen las cosas bien y los hace caer en cuenta de sus errores sin utilizar el castigo físico; admite los propios y los tiene en cuenta en decisiones familiares.

6. Amamantar. Ofrecerle al niño leche materna es una de las mejores contribuciones que puede hacer la mamá por su hijo, debido a que la lactancia restablece el vínculo afectivo, la relación íntima y el diálogo amoroso entre madre e hijo, que se rompió al cortar el cordón umbilical. Lo ideal es que la madre mantenga la lactancia materna, como mínimo los primeros seis meses de vida del menor, concentrada y sin afanes.

7. Generar ambientes seguros. Cuando el pequeño llegue a casa, los padres deben acondicionarla para la supervivencia del infante y no esperar a que él se adapte a esta. “Los accidentes de los niños menores de un año ocurren por la falta de previsión de los adultos acerca de los factores de riesgo en el hogar”, explica Olga Lucía Baquero, miembro de la Sociedad Colombiana de Pediatría, experta en seguridad infantil.

8. Auto cuidado. Una buena mamá también es aquella que cuida de sí misma. Desafortunadamente, existen mujeres con hijos que nunca se han hecho una citología o un autoexamen de seno. Es importante hacerlo a tiempo para prevenir en el futuro enfermedades graves.

9. Desear y planear la maternidad. Se debe hacer con amor, no por conveniencia o necesidad personal. Un hijo debe ser una decisión consciente, no para darle gusto a la pareja, afirma la terapeuta de pareja Nelly Rojas.

Además, es vital que la mujer se prepare física y sicológicamente para convertirse en madre. No basta con ser una persona madura y tener estabilidad económica. Según la siquiatra Juanita Atuesta, aquella que desee embarazarse debe estar dispuesta a realizar concesiones sin llegar a la frustración, ser tolerante, tranquila con lo que es y lo que tiene, con capacidad para socializar y, si puede, con una relación estable.

10. Valorarse y poner límites. Cuando la mujer se quiere a sí misma y aprecia su valor, tiene autoestima y buenos límites, es capaz de manifestar lo que le gusta y decir ‘no’ a aquello que considera va en contravía de su parecer o bienestar propio. Debe hacer respetar sus derechos, respetando los del otro. El verdadero amor es la capacidad de relacionarse adecuadamente sin perder la autonomía.

 

¡Entra a nuestras divertidas y prácticas tarjetas imprimibles para mamá!

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet