Síguenos en:

Amor, la mejor herramienta para estimular a los bebés

Amor, la mejor herramienta para estimular a los bebés

No hace falta tener el mejor juguete para favorecer el desarrollo del bebé. Responder a sus necesidades e interactuar con él en diferentes momentos de su vida

Amor, la mejor herramienta para estimular a los bebés
Por:
06 de Agosto de 2007
Comparte este artículo

No hace falta tener el mejor juguete para favorecer el desarrollo del bebé. Responder a sus necesidades e interactuar con él en diferentes momentos de su vida cotidiana es clave para el crecimiento sano del niño.

Estimular al bebé significa atender sus demandas y proporcionarle experiencias a través de actividades sencillas que favorezcan su aprendizaje, de acuerdo con la etapa de desarrollo en la que se encuentra.

“Es brindarle elementos básicos como la voz de sus padres y el contacto físico, los cuales le producen sensaciones que nutren su cerebro”, explica la terapeuta ocupacional Angélica Chavarro.

“En lo posible, debe existir un adulto significativo emocionalmente para el infante. Alguien que le hable, lo acaricie, le sonría y responda a sus necesidades. Un bebé atendido recibe estímulo táctil, auditivo, visual, vestibular y olfativo”, comenta, por su parte, la sicóloga Cecilia Zuleta, especialista en desarrollo y crianza.

Según la experta, una mamá que le habla dulcemente a su hijo logra que el infante se active motriz y táctilmente. Todo comienza con una comunicación afectuosa y permanente entre el bebé y sus padres, desde la gestación y a lo largo de su crecimiento. “Si el niño se siente amado aprende con rapidez las lecciones valiosas que lo van a llenar de confianza y de seguridad”, afirma la enfermera pediatra María Clara García, coordinadora académica de Gymboree.

Es clave aprovechar los momentos de la rutina diaria del pequeño. Un ambiente tranquilo, amoroso y rico en estímulos externos, acompañado de una buena alimentación, favorece las interconexiones neuronales del cerebro del bebé y, por ende, sus procesos de pensamiento, movimiento y desarrollo de los sentidos. Algo clave, destaca la sicóloga Cecilia Zuleta: en la medida en que los padres estén bien consigo mismos y tengan todo el ánimo y la disposición para atender a sus hijos, estos recibirán una estimulación adecuada y serán infantes felices y seguros de sí mismos.

Un sondeo realizado por ABC del Bebé en su página de internet acerca de las actividades que los padres realizan para estimular a su hijo, encontró lo siguiente: 57 por ciento juega con el niño; 25 por ciento le pone música, 14 por ciento le hace masajes, 3 por ciento acude a un centro de estimulación y sólo el 1 por ciento no estimula a sus hijos. En total, participaron 311 usuarios.

¿Qué es sobreestimular?

“Hacer actividades que se salen de lo natural y empujar al infante a aprender cosas que no corresponden a su etapa de desarrollo”, señala Cecilia Zuleta. La estimulación, agrega la enfermera María Clara García, NO es una serie de ejercicios exhaustivos realizados sin contar con la colaboración del niño; buscar siempre una respuesta positiva del infante frente a cualquier estímulo; una actividad obligada y rutinaria ni tampoco una forma de acelerar el aprendizaje.

La terapeuta Angélica Chavarro indica que aquellos niños que reciben mucha estimulación en su desarrollo pueden presentar déficit de atención más adelante y requerir apoyo.Llenar al bebé de varios estímulos simultáneamente, agrega la especialista, no le permite estar tranquilo, atender o disfrutar las actividades que le ofrecen los adultos. Puede expresar molestia con su cuerpo (se mueve mucho) y tornarse irritable.

Sin embargo, si al iniciar un estímulo el bebé se indispone, se le eriza la piel o se arquea hacia atrás, es posible que tenga inmadurez en la regulación sensorial y todo estímulo lo perciba como nocivo. En este caso, es importante consultar con el pediatra, puntualiza Chavarro.

Algunos beneficios

Se aprende a conocer los estados de ánimo del bebé y su receptividad frente a ciertas actividades. Se fortalece el vínculo afectivo padres-hijo. El pequeño mejora su capacidad de atención y análisis. Vive cada una de sus etapas de manera divertida y provechosa. Obtiene mayor información del mundo que lo rodea. Aprende a manejar las situaciones de la vida diaria. Un niño que juega y comparte momentos especiales con sus padres es un infante feliz que tendrá alta autoestima y podrá crear buenas relaciones con otros. Un pequeño no estimulado crece con dificultades y su desarrollo puede limitarse.

Centros de estimulacion infantil

Ofrecen programas acordes con cada momento del desarrollo del niño. Permiten la socialización de los pequeños con menores de su edad y, para los padres, el aprendizaje de ejercicios específicos que pueden replicar en casa.

De igual forma, brindan información acerca de la evolución del bebé en sus primeros años de vida con el fin de guiar a los adultos en la crianza del pequeño.

Estos centros son igualmente útiles cuando las madres desean socializar con otras mujeres o quieren aprender a jugar con sus hijos.

Por Andrea Linares G. Redactora ABC del bebé.

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet