Síguenos en:

Cómo cuidar y proteger a los niños del frío mañanero

Cómo cuidar y proteger a los niños del frío mañanero

Expertos le explican cómo cuidar y proteger a los niños.

niños con frio en la mañana
Por: Diana Bello*
05 de Diciembre de 2011
Comparte este artículo

No se preocupe más por los efectos del clima durante la temprana espera de la ruta escolar. Expertos le explican cómo cuidar y proteger a los niños.
¿Sabía usted que los niños menores de 6 años pueden llegar a tener entre 6 y 10 episodios de gripa al año? ¿O que al 10 por ciento de ellos se les complicará hasta llegar a bronquiolitis? Aunque este panorama no es muy alentador, le alegrará saber que, según Luis Jorge Hernández, médico epidemiólogo de la Secretaría de Salud, adoptar medidas preventivas como lavarse las manos en temporadas de lluvia y frío reduce casi en un 30 por ciento la posibilidad de que aparezca una enfermedad respiratoria aguda.
 “Lo que hace daño es cambiar de temperatura abruptamente, sin cuidarse; no el clima frío, como normalmente se piensa”, explica el infectólogo pediatra Carlos Torres. Según el especialista, la mortalidad  infantil por infecciones respiratorias alrededor del mundo no se concentra en países fríos. Al contrario, es precisamente en los más cálidos donde mueren más niños por esta causa. De lo anterior concluye: “Un menor puede nacer y crecer perfectamente bien tanto en Alaska como en el Sahara si sigue algunas recomendaciones fundamentales”, enfatiza.
La principal, de acuerdo con varios expertos, es protegerse nariz y boca al pasar de un ambiente cálido como la casa a uno frío, especialmente entre las cinco y siete de la mañana, momento en que muchos pequeños salen a esperar el transporte escolar enfrentándose al fenómeno de inversión térmica caracterizado por una reducción significativa de la temperatura. Esta realidad afecta particularmente a los niños menores de 7 años, debido a que suelen tener una respiración más bucal que nasal, lo cual los hace más vulnerables a los cambios de clima.
Durante las temporadas de lluvia, lo que más influye en el deterioro de su salud es el aumento en la circulación de virus respiratorios y contaminantes finos en el aire. De igual forma, dado que las personas tienden a aglomerarse con mayor frecuencia para resguardarse del agua, se incrementa la posibilidad de transmisión de persona a persona.    
 
Madrugadas seguras
Para muchos padres, salir temprano en la mañana a esperar el bus con sus hijos suele ser un dolor de cabeza, porque no encuentran la forma de evitar que estornuden, tosan o presenten congestión nasal. Ante esta preocupación, algunos de ellos optan por cubrirlos exageradamente con varias prendas de vestir. “La idea no es que parezcan esquimales, sino que su nariz y boca estén protegidas con un pañuelo o bufanda al salir a la intemperie”, comenta el doctor Hernández.
Abrigarlos demasiado puede ser contraproducente, en la medida en que el exceso de tela les impide regular su temperatura corporal con la del ambiente y tener los mecanismos de transpiración adecuados. También es necesario cerciorarse del tipo de textil que utilizan, pues algunos como la lana pueden llegar a irritar las vías respiratorias o producir alergia.
En este orden de ideas, Mauricio Salazar, neumólogo pediatra de la Clínica Infantil Colsubsidio, opina que el material más apropiado para los niños es el algodón. “En otros como la lana se puede acumular polvo, lo cual podría tener un efecto adverso en el sistema  respiratorio”, añade.
Para prevenir enfermedades, también es importante que todos los espacios a los que ingresan los infantes, además del bus, estén ventilados. Por eso, se recomienda abrir las ventanas de las habitaciones en la mañana y permitir que entre el sol, pues este tiene una acción desinfectante y de limpieza.
Cuando hay niños en casa con predisposición a las alergias, hay que evitar los pelos de los animales, el humo del tabaco, los tapetes y los peluches de felpa en las habitaciones, ya que estos transportan ácaros, y limpiar muy bien todos los espacios del hogar.
En el colegio, es conveniente que los menores con síntomas respiratorios no compartan los mismos escenarios con aquellos que se encuentren en óptimas condiciones de salud. “No se trata de que estén confinados, pero sí de que consuman alimentos diferentes y no usen los mismos juguetes”, sugiere el doctor Hernández. Indispensable, entonces, inculcarles el lavado de manos al salir de casa, al llegar a ella y durante la jornada escolar.
Al respecto, hay que insistir en que el ejemplo empieza en casa, pues algunos estudios, según el doctor Carlos Torres, han demostrado que muchos padres no se lavan las manos antes de tocar a sus hijos. A esto se le suma la imprudencia de algunos al enviar a los pequeños enfermos al colegio. “Es responsabilidad social no hacerlo cuando no estén bien”.
Los padres también deben vigilar el bienestar de los niños cuando viven en comunidad.

Contra las lluvias
Los alimentos clave para proteger la mucosa respiratoria son aquellos que contienen vitaminas A y C, como los jugos cítricos y las verduras.
“Hay que evitar los que tengan preservativos y conservantes, así como los embutidos, paquetes y suplementos vitamínicos,
a menos que sean recetados por un médico. De igual manera, recomiendo variarles la dieta para que no se cansen de probar siempre lo mismo”, dice el neumólogo pediatra Mauricio Salazar.
Para el infectólogo pediatra Carlos Torres, la importancia de una nutrición saludable radica en que el organismo necesita tener buenas reservas de proteínas para fabricar los anticuerpos encargados de atacar los virus que posiblemente ingresen a este.
“Si se pierde tiempo ingiriendo comida chatarra en lugar de proteínas, el cuerpo no podrá defenderse de la mejor manera”, explica el experto.
Otros aspectos fundamentales son: tener una buena hidratación, llevar a los menores a los controles pediátricos, asegurarse de que tengan todas sus vacunas completas y al día, incluyendo el neumococo y la influenza; utilizar tapabocas si se tiene gripa, para evitar contagiarlos; emplear suero nasal para despejar las vías nasales cuando haya congestión, limpiar juguetes y chapas, y estar atentos a señales de alarma.
Ante la presencia de síntomas como dolor de cabeza, congestión nasal, tos o malestar general, es prudente no dejarlos avanzar con algunos cuidados. El doctor Hernández aconseja darles a chupar una colombina o dulce para tratar la tos seca, y aumentar la ingesta de líquidos. “Indispensable no dejar que la ropa se seque en el cuerpo”, dice.

Señales de alarma
Ante la presencia de alguno de estos síntomas, busque asesoría médica:
• Tos prolongada que impida un buen descanso en la noche o produzca vómito
• Fiebre mayor a 39 grados o una más leve pero que se prolongue por más de dos días.
• Signos de dificultad respiratoria: más de 30 respiraciones por minuto o respiración rápida
• Secreción nasal y dolor de garganta prolongados
• Vómito
• Decaimiento
Inapetencia

* Especial para 'ABC del Bebé'

Comparte este artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
adelfa89
Hace 4 años
Quiero decorar la habitacion con adornos navideños que me recomiendan?
1
adelfa89
Hace 5 años
Adoro vestis a mi bebe con motivos navideños, esta epoca es especial tan llena de magia. Saludos
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet