Síguenos en:

¿Cómo lidiar con la conjuntivitis en los bebés?

¿Cómo lidiar con la conjuntivitis en los bebés?

Foto: Thinkstock

¿Cómo lidiar con la conjuntivitis en los bebés?
Por: Karen Johana Sánchez
19 de Julio de 2013
Comparte este artículo

La conjuntivitis es una enfermedad común en los bebés. Se trata de la inflamación de la conjuntiva o tejido que cubre y protege la superficie del ojo y, generalmente, tiene una causa infecciosa (virus o bacterias).  “En los recién nacidos se puede producir por contaminación a través del canal del parto. En bebés más grandes, por las mismas virales infantiles o por episodios de infecciones respiratorias altas”, afirma Martha Catalina Ortiz Robledo, oftalmóloga pediatra y miembro de la Asociación Colombiana de Oftalmología Pediátrica y Estrabismo.

Aquellas producidas por una bacteria son más severas y extrañas, pues necesitan un agente contaminante que las transmita (una persona) o estar asociadas a otra infección o enfermedad (como la neumonía). Las más habituales son, entonces, las virales. También existe una conjuntivitis alérgica, que es más común en niños mayores de 2 años.

Cómo identificarla

Los principales signos de una conjuntivitis de tipo infeccioso son ojos llorosos y rojos. Secreciones blancas y mucosas que, en episodios complejos, pueden ser más amarillas, e incluso verdes. Lo ideal es prevenir la enfermedad, como lo recomienda la médica pediatra Clemencia Mayorga, miembro de la Sociedad Colombiana de Pediatría, manteniendo las manos limpias, ya que los niños tienden a llevárselas a los ojos cuando están sucias.

Si con estas medidas preventivas no se logra y de todas maneras se presenta el problema, el padre debe actuar de inmediato limpiando las secreciones con agua hervida (cuando esté fría) con una gasa estéril preferiblemente, pues los algodones pueden dejar residuos.

Este tratamiento funciona, sobre todo, para la conjuntivitis de tipo viral, pero como también puede ser bacteriana, de todas maneras “es necesario acudir al médico para ver si requiere formulación de un tratamiento de antibiótico tópico, que generalmente se trata de gotas oftálmicas”, añade la pediatra.

Estas no deben ser autoformuladas ni automedicadas por los padres; el médico es el único que puede diferenciar, con los signos externos, si las características de la enfermedad son de origen bacteriano. Incluso, se puede necesitar tomar un examen de laboratorio para determinar un diagnóstico más exacto.

Ahora, no se aconseja acudir a tratamientos caseros, como el uso de agua con infusiones de hierbas o cremas, porque estos métodos pueden agravar la infección o tener ingredientes que agudizan el problema. Incluso, pueden llegar a causar alergias.

Es importante actuar a tiempo. El tratamiento inoportuno o inadecuado, sobre todo para la conjuntivitis bacteriana, puede comprometer otras áreas como los párpados y producir una estrechez en los conductos lagrimales, afirma la pediatra. O causar graves daños en la retina o una inflamación de los tejidos blandos del ojo, un cuadro que requerirá hospitalización y tratamiento intravenoso.

Entonces, “cuando se ve que la secreción continúa, es cada vez más abundante, hay más alteraciones del borde del párpado, los ojos se están poniendo rojos o el párpado se cierra por la inflamación, se tiene que consultar urgentemente”, puntualiza la oftalmóloga.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet