Síguenos en:

¿Cómo se encuentran los sentidos del bebé en sus primeros días de vida?

¿Cómo se encuentran los sentidos del bebé en sus primeros días de vida?

Antes de nacer, el bebé viene desarrollando su sensibilidad, que irá progresando desde su nacimiento y en diferentes etapas del desarrollo, de acuerdo con la

¿Cómo se encuentran los sentidos del bebé en sus primeros días de vida?
Por: Karen Johana Sánchez
24 de Noviembre de 2009
Comparte este artículo

Antes de nacer, el bebé viene desarrollando su sensibilidad, que irá progresando desde su nacimiento y en diferentes etapas del desarrollo, de acuerdo con la estimulación externa que reciba.


 


El recién nacido es un ser muy pequeño. Sus manos y sus pies son diminutos y ni qué decir de su lengua, sus oídos o sus ojos. Y aunque pareciera que solo ‘adornan’ el rostro y el cuerpo del pequeño, su funcionalidad es más importante de lo que parece.
Incluso, desde el nacimiento, los sentidos ya tienen cierta sensibilidad para responder ante estímulos que activan la visión, el tacto y la audición. Por eso, desde el primer momento en el que tiene contacto con el medio ambiente, es susceptible de recibir estímulos de las cosas que lo rodean.



“Los bebés nacen con los sentidos completos para responder a estímulos; esta respuesta depende de la mielinización (proceso de maduración del sistema nervioso). Durante los primeros años de vida terminan este proceso, lo que hace que, a pesar de  ser capaz de recibir estímulos desde el útero, los que se realicen después del nacimiento también son importantes porque ayudan dentro del proceso del desarrollo del bebé”, dice la fisiatra Doris Valencia, profesora de la Universidad Nacional de Colombia en el área de habilitación infantil.


 


 ¿Cómo es su desarrollo?
El bebé adquiere ciertas habilidades, a medida que crece. Por ejemplo, solo hasta los tres meses podrá ver colores. Mientras tanto, solo visualizará el negro y el blanco.
“Es susceptible a estímulos auditivos de cualquier tipo, pero se considera que los cambios deben de ser notorios; es decir, deben pasar del sonido al silencio para que haya impacto. Además, oye los sonidos agudos mejor que los graves”, agrega la especialista.


Reflejos primitivos o primarios
Dependen de la maduración del sistema nervioso a nivel de médula espinal y tronco cerebral del bebé. La mayoría aparecen en su vida intrauterina, es decir, desde la semana 28 o 30 de gestación.
Estos se presentan por estímulos visuales, auditivos, de tacto o movimiento básicos, y lo que el niño hace es responder a ellos. La importancia de estos reflejos primitivos radica en conocerlos con detalle para determinar que el niño está bien. Su persistencia es un signo de alarma.


Reflejo de moro. Heredado de los primates. Le indica al niño una actitud de defensa cuando se presenta un sonido o movimiento fuerte. Al producirse este estímulo externo de manera súbita, el infante, rápidamente, hace apertura de manos y miembros inferiores y comienza a llorar. Desaparece alrededor del tercer mes de vida.


 Aprehensión palmar. Cuando se estimula la palma de la mano por el lado del dedo meñique, el bebé la cierra. A los tres meses comienza a desaparecer.


 Aprehensión plantar. También viene de los primates. Al estimular la planta del pie del infante, éste flexiona los dedos. El reflejo desaparece hacia los 3 meses de edad.


Reflejos tónicos de la nuca. Indican maduración del tono muscular, su capacidad de contracción. Son de dos tipos:
a) Tónico asimétrico o espadachín. Consiste en que la extremidad superior e inferior del lado hacia el cual el niño voltea a mirar se extienden, mientras que el miembro inferior del lado al cual no está fijando su atención se flexiona (así funcionan los esgrimas). Desaparece entre los tres y los seis meses.
b) Tónico simétrico. Va a dominar toda la actividad motriz simétrica del niño, como la posición cuadrúpeda de inicio: flexión de extremidades superiores cuando el infante flexiona el cuello y extensión de extremidades superiores cuando el cuello se extiende, al contrario de los miembros inferiores.
 Reflejo de retirada. Un reflejo motor dado específicamente por el estímulo en la planta de pie, al cual el niño responde retirando la extremidad.


 


 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet