Síguenos en:

Desde los primeros meses de vida, se les debe cuidar la dentadura a los niños

Desde los primeros meses de vida, se les debe cuidar la dentadura a los niños

Los adultos son los encargados de estableceer rutinas de salud oral en sus hijos, desde muy temprana edad, para evitar daños posteriores en los dientes de los

Desde los primeros meses de vida, se les debe cuidar la dentadura a los niños
Por:
24 de Marzo de 2009
Comparte este artículo

Los adultos son los encargados de estableceer rutinas de salud oral en sus hijos, desde muy temprana edad, para evitar daños posteriores en los dientes de los pequeños.

Desde los primeros días de vida, los padres deben cuidar los dientes de sus hijos y establecer desde temprana edad rutinas adecuadas de higiene oral, como buen cepillado, alimentación sana y visitas al odontólogo. Así se evitarán dolores previos como caries, tratamientos de conductos o, incluso, pérdidas de algunos dientes.

En las manos de los padres está que los pequeños vean a los odontólogos con tranquilidad y no con terror, pues antes de llegar al consultorio muchos empiezan a hacer pataletas y a llorar.

Hortensia García, odontóloga de Integral, Odontología Avanzada, y Ángela Dávila, odontopediatra de S.O.S Kids, aconsejan a los padres cómo cuidar los dientes de sus hijos en cada etapa de crecimiento. • Los bebés. A pesar de que en los primeros meses de vida aún no han aparecido los dientes, es importante que los padres tengan ciertos cuidados, porque aparece una de las enfermedades más comunes y a la vez complicadas en la infancia: la caries del lactante.Ocurre cuando los bebés se duermen con el tetero en la boca o no se les limpian las encías o la lengua, porque de acuerdo con la especialista Hortensia García, “los lácteos se pegan en la lengua y se pueden producir hongos”. Si no se le da tratamiento, genera problemas funcionales, estéticos, esqueléticos e incluso en el habla. La recomendación es pasar un algodón húmedo o bañado con bicarbonato de sodio por las encías y la lengua; el bebé tendrá el reflejo de succión; además, desde los primeros meses se le acostumbra a que le puedan introducir los dedos a la boca y no se asuste. Así, las visitas posteriores al odontólogo serán más llevaderas. Es importante hacerlo cada dos o tres días.• Los primeros dientes. En algunos bebés aparecen a los cuatro meses, en otros, a los seis. La táctica del algodón aún funciona o también venden cepillos especiales para bebés.Cuando se presenta el dolor por la erupción de las primeras piezas dentales se pueden poner analgésicos tópicos, es decir, ungüentos que aliviarán el dolor en la zona en la que se cree que está la molestia; también pueden darse tomados de la manera como lo recomiende el médico. Se pueden hacer masajes en los pómulos con las yemas de los dedos ejerciendo una presión relativamente fuerte (sin hacer daño, por supuesto) para que le alivie el dolor. Asimismo, se recomienda comprar juguetes especiales, que los niños muerden y alivian en el momento en que los dientes erupcionan.• Dientes de leche. Algunos papás creen que no es indispensable cuidarla, porque terminará cayéndose. Sin embargo, esta dentadura temporal es la que abre paso y guarda el espacio para la definitiva, así que si el cuidado no es el adecuado, los dientes pueden salir apiñados. Además, a los 6 años sale una muela definitiva, que de no cuidarse se pierde para siempre.

Los papás pueden enseñar rutinas divertidas como crear canciones o juegos entorno al cepillado. Que los pequeños vean a los padres cuidarse la dentadura es esencial. La técnica es como siempre nos la han enseñado: los dientes de arriba se cepillan hacia abajo, los de abajo hacia arriba y las muelas en forma circular. Un cepillo divertido, con cerdas suaves y una crema con sabor agradable ayudará; procure que la crema dental no tenga flúor, especialmente si el niño es muy pequeño y aún no escupe solo, porque si se la pasa puede generar fluorosis, una enfermedad caracterizada por el exceso de esta sustancia que afecta el esmalte de los dientes y los hace más propensos a la caries. También es importante que una vez al año se les haga profilaxis a los niños, pues es una limpieza profunda en manos de un especialista.

 

El cepillado y una buena alimentación alejan a la cariesLa caries es la enfermedad más frecuente en la infancia. Si afecta una pieza dental hasta el punto de perderse, es porque el cuidado está lejos de ser medianamente bueno, debido a que ha pasado mucho tiempo desde la aparición de las las primeras lesiones como pérdida de brillo y manchas blancas, hasta el debilitamiento de los dientes. Hay que acudir inmediatamente, cuando aparecen las primeras señales, para evitar resultados catastróficos como la pérdida de las piezas.

El odontólogo determinará la frecuencia de las visitas, que serán cada seis meses o cada año dependiendo del estado de la dentadura del niño. Si está en buenas condiciones, la aplicación de flúor será una vez por año; es decir, niños que no presentaron ninguna caries en los últimos 12 meses, tienen buena salud oral y alimentación. Si han tenido una caries, están en un riesgo medio que obligaría a aplicar flúor dos veces por año. Pero si el niño ha presentado más de una caries, tiene inadecuada alimentación, sus muelas tienen varios zurcos y profundidades, es mejor hacerlo cuatro veces por año.

La odontopediatra Ángela Dávila recomienda poner sellantes cuando aparecen las primeras muelas, porque cubren los zurcos de los dientes y ayudan a que los azúcares no se peguen con facilidad para generar caries.

La alimentación también es importante. Aunque es difícil que un niño no coma dulces, se le deben cepillar después de su consumo; con dos veces que se haga mínimo en el día es suficiente. Pero lo más recomendable es que evite alimentos pegajosos que se adhieran fácilmente en la superficie de dientes y muelas. Se recomienda consumir alimentos como toda la variedad de frutas, verduras y especialmente los lácteos que dan más calcio y por lo tanto los fortalecen la estructura de los dientes.

Tenga cuidado para que los niños no se golpeen los dientes. Prevenga también hábitos como el morder esferos, porque podrían tener problemas con la formación de la dentadura definitiva.

La salud dental de los padres es muy importante para sus hijos, debido a que la caries se transmite al hablarles, darles besos o probar la comida con una cuchara y luego pasársela al niño; las bacterias de los adultos son mucho más agresivas para los pequeños.

 

¿Qué causa la caries?

Algunos alimentos varían el pH de la saliva, lo que hace los dientes más propensos a la caries. Algunas de esas comidas son las azucaradas como los dulces, las gaseosas e incluso las harinas, porque al metabolizarse se convierten en azúcar y se pegan en los dientes y las muelas.

 

Es necesario combinar y variar los alimentos para que no siempre sean los mismos. El calcio hace los dientes más fuertes, por eso se recomienda el consumo de lácteos y sus derivados.

La falta de un cepillado adecuado facilita la aparición de la enfermedad. El cepillo y la técnica son esenciales. Los bebés y niños deben tener sus propios cepillos, pues la caries puede transmitirse si se usa el de los papás. Las rutinas deben establecerse a temprana edad, para que cuando el niño tenga la suficiente motricidad fina lo haga por sí mismo.

 

Por Edna Juliana Rojas H.

Redacción ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet