Síguenos en:

Ejercicios prácticos que mejoran las habilidades del bebé

Ejercicios prácticos que mejoran las habilidades del bebé

La práctica diaria de actividades permitirá que mejoren su tonicidad muscular, afiancen la relación con sus padres y mejoren sus destrezas. Aprender a seguir

Ejercicios prácticos que mejoran las habilidades del bebé
Por: Redacción ABC del bebé
20 de Febrero de 2008
Comparte este artículo

La práctica diaria de actividades permitirá que mejoren su tonicidad muscular, afiancen la relación con sus padres y mejoren sus destrezas.

Aprender a seguir objetos con la mirada y la cabeza y tener fortaleza en los músculos del cuello son actividades que también se aprenden con ayuda de un adulto. Cuando un recién nacido llega a nuestros brazos, muchas veces nos limitamos a sa tisfacer sus necesidades básicas, pero no lo estimulamos adecuadamente para impulsar sus habilidades.

Para la especialista en desarrollo infantil Aura Sofía Rico, “los programas de estimulación buscan capacitar a los padres y a las personas que están a cargo del bebé sobre los métodos adecuados para permitirle al niño adquirir destrezas gracias a rutinas de actividades coordinadas que permitan un desarrollo adecuado”.

Para lograrlo no se necesita de largas jornadas. Lo primero es identificar las etapas de vigilia del menor y destinar al menos 30 minutos en la mañana y 30 en la tarde para realizar la actividad. Además, es indispensable que el niño tenga buen estado de ánimo. “Una condición es que el menor lo disfrute. Si está enfermito, tiene sueño o hambre, no es un buen momento”.

En los primeros meses de vida del infante es conveniente que la madre se comunique con él exagerando la entonación, en un diálogo lento y con pausas para que el niño tenga tiempo de adaptarse a su voz. Por ejemplo, mientras se realiza la actividad ella debe explicarle qué está haciendo: “vamos a masajearte todo tu cuerpo, empezando desde la cabeza”. Es indispensable que se busque el contacto visual. Estimulación in úteroLa comunidad médica aún sigue debatiendo sobre la efectividad de estimular al bebé con linternas    cuando el bebé se encuentra en el vientre materno.

Sin embargo,  se tiene registro de buenos resultados con la estimulación auditiva. “El oído ya oye perfectamente desde el  cuarto mes de gestación.  Está demostrado que a los bebés que se les pone la música de Mozart durante el embarazo son niños más tranquilos y con reflejos condicionados cuando escuchan dichas melodías”, afirma la doctora Rico.

El estudio lo hizo el otorrinola- ringólogo francés Alfred A. Tomatis  hace más de 40 años y comprobó que las composiciones de Mozart tienen propiedades que evocan a la libertad, a respirar y pensar con facilidad.   Tomatis experimentó con vacas  en un monasterio de Bretania.  Durante varios días estuvieron ex- puestas a las sinfonías de Mozart. El efecto fue sorprendente: aumentaron la producción de leche. En Canadá investigaron el efecto pero con vegetales y lograron mejoras en el crecimiento y en la tonicidad de las plantas. 

Lo cierto es que Tomatis también comprobó que el mejor estímulo para el cerebro del bebé, aun cuando está en el vientre, es la voz de la madre y del padre.

Ellos también participan

Es clave que las mujeres invitemos a nuestros esposos a participar y no entremos a descalificar su labor. Si uno todo el día los está corrigiendo ellos optan por no ayudar en nada. El trabajo de la mujer es aprender a aceptar los métodos de ellos para vestir, hacer el tetero, amar y jugar.

Piel con pielLos masajes le permiten al niño tener conciencia de su cuerpo, mejorar la tonicidad muscular y desarrollar tolerancia a las texturas y al contacto de otras personas. Además, aprenden a diferenciar el contacto sano de una persona que lo quiere de un contacto inadecuado que sería más adelante el de un posible abuso o un maltrato infantil.

La primera condición para hacer un masaje es no interrumpirlo una vez se empiece. Elija  un ambiente cálido y con música suave. Luego, haga el masaje de manera ordenada desde la cabeza hasta los pies. “No se trata de hacer un masaje superficial, sino practicarlo como lo describen las terapeutas: amasemos pan. Es decir, firme,  que el niño lo sienta y lo disfrute. Las manos de la persona que hace el masaje deben estar humectadas con aceite de almendras o de manzanilla” indica Rico.

Fortalezca su cuelloCasi todos los cuidadores  (mamá, papá, niñera, etc.) tratan de sostenerle siempre la cabeza al bebé porque les da miedo que su cabeza  se vaya para atrás. Al hacerlo, le estamos impidiendo al menor desarrollar la habilidad de sostener la cabeza solo.

Para ejercitar los músculos de su cuello, acomode al pequeño de medio lado. Sosténgalo del tronco con sus dos manos y muy lentamente levántelo. Así evitamos que la cabeza se desgonce para atrás y ayudamos a que el menor aprenda a sostener su cabeza erguida.

También es recomendable acostarlo boca abajo para que él haga el esfuerzo de levantar su cabeza.

"Por ejemplo, le giramos un poco la cadera para que el infante dé el bote. Con un ejercicio tan sencillo le estamos enseñando a rolar”, sugiere la experta Aura Sofía Rico.

Seguimiento visual y alcance de objetosEl recién nacido casi siempre va a tener la cabeza recostada hacia un lado (tónico cervical). “La mamá debe tratar de que el menor enderece la cabeza por sí mismo  hasta la línea media llamando su atención con la ayuda de algún juguete o sonajero; sin embargo, muchas comenten el error de voltearle la cabeza para que quede derecha y el menor no tiene que hacer ningún esfuerzo”, asegura la especialista Rico.

Los seguimientos visuales son la base para otras habilidades motrices finas, como ver un objeto y luego tratar de agarrarlo para conocer su textura (tacto) y forma. “Después del tercer mes de vida,  el bebé va a tratar de tocar la cara de la persona que le habla si ella se pone al alcance de sus manitas", asegura la experta.

Por Olga Morales

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet