Síguenos en:

El afecto es clave para favorecer el buen crecimiento del niño

El afecto es clave para favorecer el buen crecimiento del niño

Velar por el bienestar del bebé implica no solo darle alimento y abrigo. También incluye proteger su salud mental. Una primera forma es brindarle cariño y at

El afecto es clave para favorecer el buen crecimiento del niño
Por: Redacción ABC del bebé
26 de Marzo de 2009
Comparte este artículo

Velar por el bienestar del bebé implica no solo darle alimento y abrigo. También incluye proteger su salud mental. Una primera forma es brindarle cariño y atender sus necesidades emocionales.

El amor es, indiscutiblemente, el motor de un desarrollo sano. En este sentido, por ejemplo, el sicoanalista René Sptiz afirmaba que los niños con sus requerimientos físicos cubiertos (alimentación, higiene y cuidados) pero carentes de afecto mostraban un retraso motor evidente; eran más pasivos y su expresión se tornaba vacía.

“Cuando los niños son acogidos por hogares institucionales, a los pocos días manifiestan llanto y, luego, caen en un estado de apatía y depresión, muy similar a la depresión adulta”, decía Spitz. Incluso, llegó a describir casos de infantes que morían por falta de amor.

“Por su sola presencia, la madre actúa como estímulo para las respuestas del niño. El placer del bebé se acrecienta cuando ella participa de sus regocijos…”, afirmaba.

En 1992, un grupo de neurólogos estadounidenses descubrió que cuando los bebés tienen una figura de apego amorosa desde su nacimiento, sus conexiones neurológicas son significativamente mayores a las de un niño hospitalizado o institucionalizado.

Inglaterra, precisamente, es pionera en la creación de programas específicos en salud mental del bebé. Allí se dieron cuenta de que todo lo que suceda en los primeros años de vida afecta la vida adulta, pues “un adulto trastornado tuvo una infancia con algún tipo de privación sicológica”.

“El desarrollo de estrategias de intervención en los primeros años de vida nos abre caminos para tener una sociedad mejor… si se invierte en salud mental en primera infancia se invierte a futuro en la salud mental del adulto”, dice la sicóloga clínica María Carolina Sánchez Thorin.

Posteriormente, países como Noruega, Suecia y Escandinavia siguieron el ejemplo de los ingleses y desarrollaron políticas estatales enfocadas a beneficiar a las familias: una primera medida fue ampliar las licencias de maternidad y paternidad y poner en marcha programas de promoción y prevención que les enseñen a los padres cómo crear ambientes sanos para el crecimiento de sus hijos.Colombia aún está lejos de los avances en salud mental en primera infancia, específicamente en los primeros tres años de vida.

 

Figura amorosa“El bebé nace indefenso emocionalmente y es importante que tenga armonía afectiva con quien lo cuida. Debe haber una figura que responda a sus miedos, tensiones y ansiedades”, afirma la sicóloga María Carolina Sánchez. El desarrollo sensorial y perceptual del infante va de la mano con su parte sicológica, de manera que todos los estímulos que percibe deben tener un componente afectivo.

Según la especialista, un error frecuente en el proceso de la crianza es pensar que el bebé, por ser tan pequeño, no entiende ni percibe lo que pasa a su alrededor, cuando ocurre todo lo contrario: él no sólo capta todo lo que el ambiente le transmite, sino que expresa su angustia o inconformidad con llanto, movimientos corporales o síntomas que suelen reflejarse en su manera de dormir o alimentarse.

En los primeros años de vida, es frecuente que los bebés presenten síntomas como llanto continuo, inapetencia, trastornos del sueño e inactividad, que en realidad pueden ser manifestaciones de que algo les ocurre.

Cuando un bebé carece de afecto en estos primeros años de vida –dice la sicóloga Sánchez Thorin–, se convierte en un adulto al cual se le dificulta relacionarse con los demás, le cuesta adaptarse, se torna violento y, muchas veces, sin importar su edad, presenta conductas infantiles. “Hay adultos a los cuales siendo bebés nunca los abrazaron o les dijeron te amo y eso se refleja en sus actitudes y cuando se convierten en padres”, indica la especialista.

De hecho, muchas historias de adultos violentos o maltratadores tienen un común denominador: bebés maltratados o abandonados afectivamente.

Finalmente, “la intervención temprana al sufrimiento mental es lo que las vacunas son a las enfermedades infantiles”, dicen los expertos.

 

Sicoterapia en primera infanciaExisten factores de riesgo que llevan al abandono afectivo de los infantes: ambiente intrafamiliar violento, disfunción familiar, separaciones prolongadas, uno de los padres con problemas siquiátricos, violencia, desplazamiento, etc.

“La sicoterapia en primera infancia es una perspectiva nueva a través de la cual nos volcamos en el entendimiento del espacio madre y bebé y le permitimos al pequeño expresarse en un lenguaje maravilloso y complejo”, dice la sicóloga clínica María Carolina Sánchez Thorin.

Aquí, agrega, se apunta a indagar, en primera instancia, qué representa simbólicamente el bebé para mamá y papá. Uno de los objetivos de la sicoterapia  es promover un cambio para que la maternidad y la paternidad sean un proceso sabio y tranquilo.

Las intervenciones terapéuticas a edad temprana son cortas; en cambio, un adulto trastornado puede pasar años en tratamiento sicológico.

 

Por Andrea Linares G.

Redactora ABC del bebé

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet