Síguenos en:

El ‘humo de tercera mano’ es una amenaza latente para los niños

El ‘humo de tercera mano’ es una amenaza latente para los niños

Este se refiere a las toxinas de los cigarrillos que guardan algunos elementos del hogar como las alfombras, los cojines y hasta el piso, y que siguen presentes

El ‘humo de tercera mano’ es una amenaza latente para los niños
Por:
02 de Marzo de 2009
Comparte este artículo

Este se refiere a las toxinas de los cigarrillos que guardan algunos elementos del hogar como las alfombras, los cojines y hasta el piso, y que siguen presentes después de que un adulto haya fumado.

Respirar hoy en un espacio en el que se fumó ayer es todo un peligro. Sin embargo, son pocos los fumadores que conocen este riesgo, que debería ser tenido en cuenta especialmente por los padres de recién nacidos y niños cuando fuman en la puerta, las ventanas o los balcones de la casa, debido a que las partículas tóxicas son invisibles y están más allá del humo: se quedan en las sillas, las alfombras, el pelo, la ropa y las uñas. A esa exposición de partículas que permanece en los objetos, los médicos del Mass General Hospital for Children en Boston (E.U.)la llamaron ‘humo de tercera mano’.

El estudio, publicado en enero en la revista científica Pediatrics, determinó además que la mayoría de entrevistados dentro de la investigación sabe del peligro que representa el humo de segunda mano, pero desconoce esta riesgosa tercera ‘categoría’, en la que los pequeños están expuestos cuando tienen contacto con los objetos contaminados, porque, por ejemplo, cuando gatean, las partículas permanecen en el suelo o en las alfombras. El 65 por ciento de los no fumadores que fueron interrogados al respecto conocían estos riesgos, mientras solo un 43 por ciento de los fumadores tenían conciencia sobre el tema; este desconocimiento aumenta el riesgo de que los pequeños sean víctimas del humo de tercera mano, señalan los investigadores.

La neumóloga pediatra Danitza Madero asegura que el humo del cigarrillo es un gas que circula fácilmente por el ambiente y, por esa razón, a pesar de que se fume cerca de una ventana, el aire lo hace correr y los niños aspiran las peligrosas sustancias, que luego eliminan en menor concentración a través de la orina.

 

Tarea de papásLos padres son los encargados del bienestar de sus hijos, y dejar de fumar hace parte de esa labor. El neumólogo pediatra Óscar Barón explica que en consulta son muchos los adultos que desconocen los efectos que tiene cada cigarrillo en sus hijos. “Quienes tienen niños enfermos con problemas crónicos aceptan la situación de buena gana, aunque es más consciente la mamá, mientras los hombres rechazan la posibilidad de dejar el cigarrillo y niegan que haya problema con la exposición al humo”, dice Barón. Una de las dificultades radica en que son las madres las que acompañan a sus hijos al pediatra y se convierten en mensajeras de los médicos; los padres reciben la información como una presión infundada para dejar el cigarrillo, “entonces los médicos debemos pedirles que acudan a una cita o enviarles un comunicado”, agrega el especialista.

Por esa razón, los fumadores deben abstenerse de hacerlo en casa y al llegar tienen que cambiarse la ropa e incluso, bañarse, debido a que las partículas tóxicas permanecen en el pelo y las uñas. Pero, sin duda, lo mejor es dejar de fumar.

El neumólogo pediatra señala que para abandonar el hábito debe haber asesoría para formular medicamentos que deben ir de la mano con terapia que permita manejar las afecciones emocionales que conllevan una decisión como esta, por la dependencia física al tabaco.

 

Gestantes fumadorasNo cabe duda de que una mujer en gestación debe duplicar sus cuidados; continuar con el hábito del cigarrillo pone en graves problemas al pequeño en formación. Varios estudios científicos han determinado que un bebé de madre fumadora puede nacer antes de tiempo, con bajo peso (generalmente las dos condiciones van unidas), lo que puede generar en el pequeño  problemas de comportamiento y aprendizaje, enfermedades respiratorias frecuentes, retinopatía del prematuro que puede llevar incluso a la ceguera, hiperactividad o alteraciones en la motricidad fina o malformaciones.

El artículo ‘Cigarrillo y embarazo’, publicado por la médica Marjorie Greenfield en la página de Internet del Departamento de Servicios de Salud de Arizona (E.U.) asegura que las membranas de la placenta de mujeres fumadoras pueden romperse prematuramente, debido a que se afecta el fluido sanguíneo, los vasos se obstruyen y luce como una placenta vieja.  El bebé además deja de recibir oxígeno y nutrientes. Es posible incluso, que se presente muerte fetal o que el bebé sea más propenso a sufrir el Síndrome de Muerte Súbita.

Al final del embarazo el cerebro del bebé termina su desarrollo y la nicotina puede ejercer efectos nefastos como pobre funcionamiento cerebral y problemas de aprendizaje.

 

En los niñosEl humo de segunda y de tercera mano es más perjudicial para los recién nacidos, debido a que sus defensas y en general todos sus sistemas están madurando. Los efectos en los niños más grandes también son funestos. La neumóloga pediatra Danitza Madero asegura que las vías respiratorias quedan lesionadas y son más propensas a sufrir enfermedades respiratorias como las causadas por el Virus Sincitial Respiratorio (VSR), que cobra la vida del 1 al 2 por ciento de quienes la padecen y la cifra aumenta si son pequeños en grupos de riesgo (prematuros, con problemas cardiacos o lesiones respiratorias previas).

Después de sufrir problemas respiratorios los niños pueden   permanecer incluso tres años con cuadros sibilantes, es decir, un silbido en el pecho al respirar; tienen, además, mayores episodios de alergias y asma. “En el hogar de los fumadores, quienes viven con él pueden desarrollar cáncer así no hayan probado nunca un cigarrillo”, dice la experta. El neumólogo pediatra Óscar Barón agrega que se presentan con más frecuencia otitis, rinosinusitis y sinusitis. El pediatra Philip Landrigan señaló en una entrevista para el periódico estadounidense The New York Times que el ‘humo de tercera mano’ es un nuevo término que tiene implicaciones en los fumadores y especialmente si son padres: “Cerrar la puerta de la cocina para fumar no protege a los niños de los efectos del humo. Existen carcinógenos que aumentan el riesgo de cáncer para todos, sin importar la edad”.

 

Lo que no se veCon cada cigarrillo que fume, tenga presente el tipo de sustancias que aspiran usted y su familia. Dentro de un cigarrillo existen más de cuatro mil sustancias perjudiciales: ◗ Hidrógeno de cianuro, usado en armas químicas.◗ Butano, usado para producir el fluido eléctrico.◗ Tolueno, empleado para la fabricación de pinturas.◗ Arsénico.◗ Monóxido de carbono.◗ Polonio, el más alto carcinogénico radiactivo que fue usado para asesinar al espía ruso Alexander V. Litvinenko en el 2006.

 

Decir adiósEl Departamento para la Investigación del Control del Tabaco, del Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos, creó la página smokefree.gov (libre de humo) como una guía para ayudar a quienes buscan dejar el hábito. Algunos de sus consejos son:*Decida dejar el cigarrillo definitivamente. Está bien tener sentimientos encontrados, pero no permita que estos lo detengan en su propósito..*Busque razones por las cuales es importante para usted abandonarlo: sus hijos, sus problemas de salud..*Haga una lista de las razones por las que quiere dejar de fumar y póngala en un lugar en el que la pueda ver, como donde guarda los cigarrillos. Cuando busque uno, hallará la lista y le recordará las razones por las que quiere dejarlo. La Clínica para el Abandono del Tabaco, de la Fundación Neumológica, ayuda a quienes desean dejar el cigarrillo. Tel: 7428900  en Bogotá o www.neumologica.org.

 

Por Edna Juliana Rojas

Redactora de ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet