Síguenos en:

El valor del afecto en la crianza

El valor del afecto en la crianza

En su visita a Colombia, el 'padre' de la pediatría mundial, T. Berry Brazelton, dijo que una manera de prevenir el maltrato infantil es conocer los

El valor del afecto en la crianza
Por:
13 de Febrero de 2007
Comparte este artículo

En su visita a Colombia, el 'padre' de la pediatría mundial, T. Berry Brazelton, dijo que una manera de prevenir el maltrato infantil es conocer los momentos clave del desarrollo del bebé y fortalecer el vínculo afectivo con él desde sus primeras horas de vida.

Sus gestos son los de un bebé de tres meses pero él tiene 88 años. Se trata del pediatra T. Berry Brazelton, el hombre que humanizó la medicina al reconocer que los recién nacidos son seres individuales y con carácter propio. “Desde que llegan al mundo expresan sus sentimientos gracias a la comunicación no verbal, de la cual no se hablaba hasta 1950. Estudiamos las muecas, las reacciones y los movimientos que adopta cada bebé para descifrar su carácter o sus sentimientos”, señala el experto.

Con una actitud casi infantil, pero arrolladora, Brazelton se ganó el reconocimiento de sus colegas del mundo entero al dedicar más de 40 años de investigación al efecto emocional, intelectual y social del vínculo afectivo entre padres e hijos.

El especialista llegó acompañado del médico psiquiatra Joshua D. Sparrow, coautor de varios títulos del pediatra y supervisor del pabellón de psiquiatría del Boston Children´s Hospital. La visita de ellos buscaba intercambiar conocimientos con los pediatras colombianos.

Experiencia acumulada

Uno de sus ‘primeros pasos’ fue involucrar activamente al hombre en el proceso del parto. “Si los padres son los primeros que le hablan al bebé y le demuestran su afecto, se crea un lazo indestructible que cambiaría el rumbo de la humanidad, porque en esos primeros seis u ocho minutos de vida del niño, éste identifica a sus progenitores y los cautiva, a la vez que ellos aprenden a entender su lenguaje gestual”.

Brazelton ha publicado más de 200 textos científicos y 40 libros sobre crianza y cuidado infantil, entre los que figuran Su hijo, Cómo entender a su hijo y Niños y madres. Fue creador de la ‘Escala para Evaluación del Comportamiento Neonatal’, herramienta que permite valorar las respuestas físicas y neurológicas del recién nacido.

Tiempo con los hijos

Aunque el especialista considera que los padres deberían estar dedicados exclusivamente al cuidado de sus pequeños, al menos durante el primer año de vida, es consciente de que es difícil. Recomienda que realicen dos actividades con los infantes a la semana y que compartan al menos dos comidas al día.

“Los padres deben dedicarles tiempo a sus hijos y el trabajo no es excusa. Su tarea es valorar la relación con los niños desde muy temprana edad para que puedan trasmitirles seguridad, autoestima y valores que les ayuden a enfrentar la adversidad sin prometer un mundo perfecto”, afirma el pediatra.

Sparrow agrega que “quererlos también significa disciplinarlos y no únicamente complacerlos en lo material buscando hacerlos felices la mayor parte del tiempo”.

Otro de los grandes aportes de Brazelton en sus investigaciones fue comprobar que el exceso de medicalización (anestesia en el caso del parto, por ejemplo) interrumpe el comportamiento del vínculo entre madre e hijo, un proceso fundamental en el desarrollo del infante. También, que en caso de hospitalización, la ausencia de los padres afecta el sistema inmunológico del menor, volviéndolo más vulnerable a las infecciones.Momentos clave

“El bebé es capaz de cautivar a los padres, incluso a los más estresados. Hay que valorarlo en cada una de sus etapas de desarrollo para que sea él mismo quien les ayude a sus padres a entender este proceso”, explica Brazelton.Es, en este punto, dónde gira actualmente su trabajo y que se constituye en la columna vertebral de su proyecto ‘Touchpoints’. En el ejercicio de la crianza, advierte, un fracaso para los padres en cosas como el control de esfínteres o la inapetencia de sus hijos, puede desencadenar violencia intrafamiliar. “Vemos que los periodos de regresión de los niños son de mayor vulnerabilidad para que haya maltrato infantil”, señala el especialista.Si se les explica a los padres, paso a paso, cómo crece y evoluciona su bebé, será más fácil para ellos su cuidado. Según Brazelton, hay seis momentos clave en el desarrollo de los niños. Primero, el embarazo: los hijos no siempre nacen perfectos y quienes tienen alguna discapacidad también sonríen y transmiten ternura.

Segundo, el nacimiento: el vínculo afectivo debe crearse con ambos padres desde el mismo en que la madre da a luz.

Tercero, el cólico: es un evento normal que ocurre al final del día y hay que prepararse para ello. Cuarto, a los dos meses: el bebé reconoce a sus progenitores y es capaz de responder a sus estímulos. Quinto, a los cuatro meses: no come ni duerme porque está concentrado en el mundo que lo rodea, así que los padres no deben perder el control y entender lo anterior como algo normal. Sexto, a los diez meses: se despierta con frecuencia porque quiere continuar los avances que ha hecho durante el día, como aprender a pararse.Tenga en cuenta

Joshua D. Sparrow, médico psiquiatra, quien también estuvo de visita en el país acompañando a Brazelton, afirma que para fortalecer la autoestima de los niños es indispensable felicitarlos después de cada logro, por pequeño que parezca.

Ademá, asegura, que cuando un menor se enferma, los padres no deben dejarle toda la responsabilidad al pediatra porque se ha comprobado científicamente que el sistema inmune de los pacientes responde mucho mejor cuando están rodeados de sus parientes, porque disminuye el estrés y mejora la síntesis de endorfinas y de serotonina, con las que el cuerpo se adapta mejor a las agresiones.

Por otra parte, explica que la falta de afecto hace más vulnerables a los niños porque los acerca a las drogas, al alcohol y los aleja de las buenas relaciones sociales.

Igualmente, considera peligroso exponer a los niños a la cultura comercial de los medios así como permitirles que permanezcan frente a la pantalla por horas prolongadas.Experiencias para aprender

La importancia de sembrar en los hijos esperanza en un futuro se proyecta en su adolescencia. Joshua D. Sparrow sugiere que es clave enseñarle a un hijo destrezas que le den la posibilidad de tener futuro, cuidándose a sí mismo.Según él, los programas más eficaces para educar en valores a un adolescente no son aquellos que confunden, regañan o sólo educan en sexualidad, sino que les permiten encontrar novedad y riesgo en cada cosa que hacen; decirles lo que sí pueden hacer y no lo que tienen prohibido hacer.En Estados Unidos, por ejemplo, crearon una guardería al frente de un colegio para que las jóvenes que habían abandonado las aulas para dedicarse a la maternidad volvieran a clases y dejaran allí a sus bebés. Los docentes de la institución incorporaron en el currículo el desarrollo de los bebés como una materia más; los jóvenes acudían a la guardería y aprendían todo acerca del comportamiento y del cuidado de los pequeños. En su práctica debían alimentarlos y cambiarles el pañal.“Esta identificación de los jóvenes con los bebés modificó el tema de la reincidencia de los embarazos y la tasa de segundas y terceras gestaciones descendió y tanto hombres como mujeres asumieron el rol del cuidado de los infantes”, señala Sparrow.Las secuelas del 11 de septiembre

A propósito de la violencia que genera malestar en los niños del mundo entero, los médicos estudiaron a los afectados por las imágenes de la caída de las Torres Gemelas en Nueva York. “El efecto en ellos con la violencia varía de acuerdo con su edad. Un pequeño entre los 3 y 7 años toma cada acción violenta como algo personal. Es decir, si se portó mal, cree que es su culpa que un avión se estrelle. Un menor entre 8 y 12 años se cuestiona el porqué de las cosas.

Después de los 14 años, los adolescentes prefieren no hablar sobre hechos tristes o que los afectan de alguna manera porque son pesimistas frente al futuro. Por eso, según Brazelton, es importante que los bebés desarrollen sentimientos de comunidad, de amor por la familia y de respeto por los padres.

“Cuando ocultamos la realidad a nuestros hijos ellos saben que algo está pasando sólo con mirarnos a los ojos; por eso, es mejor explicar la verdad de una forma sencilla y darles a los menores la esperanza de un mundo mejor, pero nunca decirles que nada les va a pasar a ellos o a los padres”, afirma Sparrow.

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet