Síguenos en:

Es indispensable que los neonatos tengan un diagnóstico auditivo temprano para evitar anomalías

Es indispensable que los neonatos tengan un diagnóstico auditivo temprano para evitar anomalías

Practicar exámenes que evalúen la capacidad auditiva del niño, durante sus primeros días de vida logra prevenir futuros daños que pueden llegar a ser irrev

Es indispensable que los neonatos tengan un diagnóstico auditivo temprano para evitar anomalías
Por:
18 de Enero de 2010
Comparte este artículo

Practicar exámenes que evalúen la capacidad auditiva del niño, durante sus primeros días de vida logra prevenir futuros daños que pueden llegar a ser irreversibles en los órganos del pequeño.

Aunque parezca un problema poco común, es habitual que los bebés nazcan con problemas de audición. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, en Latinoamérica nacen 33 bebés con sordera profunda, cada día. Es decir, uno de cada mil neonatos registra pérdida de audición y tres de cada mil bebés poseen una reducción parcial del sentido del oído.

Según el otorrinolaringólogo Gilberto Marrugo Pardo, jefe del servicio de otorrinolaringología de la Universidad Nacional y de la Fundación Hospital de la Misericordia y presidente de la Asociación Colombiana de Otorrinolaringología, en nuestro se puede registrar una cantidad de 20 mil niños sordos.

Si estos no son corregidos a tiempo, el bebé tendrá dificultades irreversibles en el futuro. De ahí la importancia de un diagnóstico temprano. “Al realizar de forma oportuna las pruebas requeridas, se puede llegar a la detección  temprana de las pérdidas de audición en niños menores de un año, de tal manera que se garantice una adecuada adquisición y desarrollo del lenguaje. Así mismo, se previenen problemas de aprendizaje y se evitarán dificultades a nivel social, cognitivo y emocional del niño”, dice Adriana Quiroga Vargas, audióloga de la Clínica José A. Rivas.

 

Incluso, el mejor momento para identificar la pérdida auditiva de un recién nacido es después de su nacimiento, justo antes de que el bebé sea dado de alta de la clínica.

 

Problemas comunesLos bebés pueden sufrir de varias anomalías auditivas. El más delicado es la falta de audición, llamada también sordera o hipoacusia. Las causas que la generan son múltiples; la principal es la herencia. “Son hipoacusias que se adquieren por factores que están en los cromosomas y son más frecuentes en hijos de personas consanguíneas”, señala el doctor Marrugo.

“Existe riesgo, si dentro de la familia del niño hay alguna persona que haya tenido pérdida auditiva antes de los 50 años”, añade Diana Orjuela, fonoaudióloga de Play Growing, centro de desarrollo infantil.

Por otra parte, hay un gran porcentaje de este tipo de enfermedad que se genera por molestias prevenibles. Dentro de ellos se encuentran las enfermedades virales que haya presentado la gestante.

“El oído se desarrolla aproximadamente desde el tercer mes de embarazo. Si la madre sufrió de alguna enfermedad eruptiva, esta puede influenciar en el desarrollo del niño. La pérdida auditiva depende del sufrimiento fetal que el bebé haya tenido”, señala la doctora Orjuela. Otras causas pueden estar presentes en las complicaciones de la atención perinatal. Es decir, cundo hay falta de oxígeno del bebé en el momento del nacimiento.

Después del parto, los hijos de padres con incopatibilidad sanguínea también pueden sufrir problemas de audición, debido a que son propensos a padecer una enfermedad (llamada kernicterus o ictericia nuclear) que hace que el nivel de la bilirrubina aumente, con el riesgo de que esta cruce la barrera del cerebro y ocasiones daños en el niño. “Los niños que son afectados por infecciones maternas, hipoxia perinatal, kernicterus y enfermedades relacionadas representan alrededor del 20 por ciento de niños con hipoacusia”, dice Marrugo.

La otitis (inflamación del oído medio) es otra molestia que, con menos frecuencia, puede aparecer en los bebés. Se da aproximadamente después del  tercer mes de edad y es común durante la escolaridad.

“De acuerdo con el grado de severidad y de tiempo en que se tenga la otitis, se presenta el problema de audición. En el caso de las infecciones en el oído medio, son ocasionadas generalmente por procesos gripales a repetición, por presencia de algunas bacterias que se adquieren con el agua o por malas posturas durante el proceso de alimentación del bebé”, explica la especialista Adriana Quiroga.

 

¿Cómo detectarlos?Todos los recién nacidos deben ser valorados por el especialista, a través de un tamizaje auditivo universal,  como lo establece la ley. Existen dos métodos para hacerlo, según la explicación de la doctora Andrea Quiroga:- Potenciales evocados automatizados: por medio de electrodos se miden las ondas en diferentes partes de la vía auditiva en respuesta al sonido. Este examen se puede realizar en personas de todas las edades y, para la evaluación en los niños, se requiere que estén dormidos, siendo aconsejable hacerlo a partir del tercer día de vida. - Emisiones otoacústicas: evalúan la funcionalidad de las células del oído interno y los tipos de frecuencias; en este, no se necesita la colaboración del paciente. El examen debe ir de la mano y antecedido de la evaluación del estado y la funcionalidad de las estructuras del oído medio; a través de esta prueba, se determina la presencia de infecciones, masas y fijaciones.

“Se pueden hacer a partir de las 48 horas de vida”, agrega Orjuela.Lo ideal es que todos los pequeños sean examinados antes del primer mes de edad y tengan un chequeo cada tres meses, hasta alcanzar el primer semestre de vida.

 

¿Cómo detectarlos?Cuando los adultos reconocen alguna falla en el bebé, deben acudir inmediatamente al médico. Cuando hay pérdida auditiva, se deben hacer exámenes más precisos para detectar qué parte del oído se encuentra afectada. De allí parte el procedimiento.

“El tratamiento depende del tipo de pérdida auditiva, si son hipoacusias (pérdidas de audición) causadas por una otitis (inflamación en el oído medio), el tratamiento lo realiza directamente el médico con el fin de erradicar la infección;  pero en el caso de otro tipo de pérdidas auditivas, aquellas que son causadas por anomalías en el oído interno o en el nervio, se requiere del uso de ayudas auditivas como los audífonos o el implante”, explica Quiroga.

 

Niños con riesgoLos problemas auditivos que ocasionan daño en el oído interno y en el nervio auditivo del niño pueden estar asociados a estos factores:• Parto pretérmino. En consecuencia, niños prematuros.• Bajo peso al nacer (menor de 1.500 gr)• Antecedentes de pérdida auditiva en la familia • Niños que tengan factores de alto riesgo como meningitis bacteriana, hipoxia (falta de oxígeno) neonatal, malformaciones craneofaciales y ventilación mecánica por más de cinco días.• Infecciones durante el embarazo como rubéola, toxoplasmosis, citomegalovirus y herpes.

 

¡No coma cuento!La fonoaudióloga Diana Orjuela señala dos mitos sobre los problemas de audición en los niños:• No es verdad que si el niño balbucea o emite sonidos, no tiene problemas en el oído, pues este es un comportamiento natural e instintivo de cualquier pequeño. • Es mentira que el uso de remedios caseros, como la aplicación de zumo de uchuva, desinfecte el oído. Al contrario, puede agravar la situación.

 

RecomendacionesLos adultos deben estar atentos a la respuesta que tienen los niños frente a los estímulos que los rodean:• Observe constantemente si el niño responde cuando es llamado por su nombre.• Si se manifiesta con parpadeos, sobresaltos, llanto y / o  sonrisa, ante cualquier sonido fuerte o del ambiente.• Si el bebé está succionando, y la mamá le habla, el niño debe dejar de hacerlo para ubicar la fuente del sonido.

 

Por Karen Johana Sánchez

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet