Síguenos en:

La natación trabaja la coordinación, el tono muscular y el equilibrio

La natación trabaja la coordinación, el tono muscular y el equilibrio

El bebé viene de un ambiente acuoso, en el interior de mamá. Por eso no le desagradará saltar a la tina ni, mucho menos, a la piscina. No obstante, los exper

La natación trabaja la coordinación, el tono muscular y el equilibrio
Por:
23 de Junio de 2008
Comparte este artículo

El bebé viene de un ambiente acuoso, en el interior de mamá. Por eso no le desagradará saltar a la tina ni, mucho menos, a la piscina. No obstante, los expertos recomiendan ‘sumergirlo’ en la disciplina de la natación a partir de los 3 meses.“A esta edad, el bebé cuenta con un cuadro de vacunas más avanzado que lo protege de posibles infecciones y virus que pueda adquirir en una piscina. Además, desde este mes aparecen y desaparecen ciertos reflejos que aprovechamos para algunos ejercicios y actividades en la piscina”, explica Álvaro Garavito, instructor certificado por la Asociación Americana de Natación y coordinador de La Foca Marina. A pesar de que un bebé a temprana edad pueda descender en una piscina, la sicóloga experta en educación de Kids Explorers, Juliana De Mier, sugiere la importancia de “diferenciar entre la habilidad de nadar y las habilidades de supervivencia en el agua (flotación, conservación de energía y comportamiento seguro en las piscinas). Aunque muchos niños pueden nadar precozmente, requieren largos períodos de instrucción sobre supervivencia acuática”.

De ahí que sea imprescindible la supervisión de un adulto, “sin importar el nivel aparente de confort y competencia que pueda presentar un niño cerca o dentro de la piscina; de este modo se previene cualquier tragedia”, agrega De Mier.

 

Beneficios de la nataciónNo solo genera disciplina en el menor que la practica. De acuerdo con los expertos, son numerosos los beneficios de la natación. “A nivel motor, trabaja la coordinación, fuerza, el tono muscular, el equilibrio y desarrolla habilidades como trepar o saltar. A nivel social, es un buen medio para que el niño se relacione y comparta con otros. Incluso, mejora el apetito y el sueño del menor”, agrega Garavito.

Del mismo modo, los expertos recomiendan practicar esta disciplina deportiva y recreativa en casos de hipotonía infantil (disminución del tono muscular), problemas de cadera, lesiones musculares o del sistema nervioso central, entre otras dolencias.

La natación es un deporte de grandes beneficios, no solo a nivel físico, sino también a nivel sicológico, pues “el agua es un medio favorable y tranquilizante para el ser humano que nace sin temores. Por eso, un bebé, acostumbrado al vientre acuoso no sentirá impacto en el primer baño o al sumergirse en una piscina. Eventualmente, los padres comienzan a crear esos temores al creer en mitos como no aplicar agua en la fontanela o en la cara del bebé porque se puede ahogar”, anota Garavito.

 

Tenga en cuentaEscoja una academia seria, con programas bien definidos de acuerdo con las edades y habilidades de cada etapa de desarrollo del menor.Los instructores deben ser calificados y certificados; las instalaciones, adecuadas, y verifique que le hagan mantenimiento a la piscina.“Los padres que quieran inscribir a sus hijos en clases de natación deben tener en cuenta que los pequeños no presenten sinusitis, otitis o rinitis. Igualmente, ellos deben estar tranquilos y transmitir seguridad”, aconseja Álvaro Garavito, instructor certificado por la Asociación Americana de Natación y coordinador de La Foca Marina.

 

Por Pilar Bolívar Carreño

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet