Síguenos en:

Las masajes brindan beneficios físicos y emocionales a los bebés

Las masajes brindan beneficios físicos y emocionales a los bebés

Los masajes aumentan la autoconfianza de los niños y mejora el vínculo con sus padres. Algunos consejos para empezar esta saludable y amorosa rutina. Tener un

Las masajes brindan beneficios físicos y emocionales a los bebés
Por:
20 de Abril de 2009
Comparte este artículo

Los masajes aumentan la autoconfianza de los niños y mejora el vínculo con sus padres. Algunos consejos para empezar esta saludable y amorosa rutina.

Tener un hijo en el vientre inmediatamente genera un vínculo emocional. Sin embargo, algunas madres se sienten desconcertadas después del nacimiento y muchas no se adaptan con rapidez a su nuevo rol. De acuerdo con Paula Bernal, sicóloga infantil y especialista en masajes para bebés, tocarlo y establecer contacto piel a piel desde el primer día facilitará el proceso y fortalecerá aún más el vínculo entre madre, padre e hijo.

Los masajes a los bebés y niños se realizan desde épocas ancestrales. Pero en la década de los 70, Vimala Schneider, en un viaje a la India, aprendió en un orfanato en el que trabajó los buenos resultados del contacto físico entre los padres y los hijos; Vimala creó entonces la Asociación Internacional de Masaje Infantil y ha ido por el mundo enseñando sus beneficios, que hoy han adoptado escuelas norteamericanas y suecas, con rutinas cortas usadas en la actualidad.

 

Para los bebés prematurosLa primera aclaración de la especialista Paula Bernal es que los masajes son completamente diferentes para los prematuros y los niños nacidos a término. Si un chiquito nació antes de tiempo, averigüe cómo hacer este tipo de contacto, debido a que se ha establecido, a través de estudios científicos, que los masajes en los prematuros ayudan a:- Mejorar el desarrollo neurológico.- Hacer más rápida la ganancia de peso.- Estabilizar el sistema nervioso.- Mejorar la resistencia a las enfermedades.- Favorecer el desarrollo de los sistemas nervioso, respiratorio y gastrointestinal.- Disminuir el estrés de los primeros días en incubadora o conectado a aparatos.Por esa razón, técnicas como la empleada en el Programa Madre Canguro, en el que los padres cargan al bebé en el pecho las 24 horas del día, tiene tanto éxito para el estímulo de los prematuros y de bajo peso. (http://kangaroo.javeriana.edu.co/  fundacion.canguro@gmail.com)

 

Para comenzarEn el momento de iniciar la rutina, los padres deben tener en cuenta aspectos como:Cuándo: hacerlo si el pequeño se siente cómodo. Por ejemplo, 45 minutos después de alguna de las comidas, cuando no tiene hambre. No se debe hacer en un momento cercano a la hora de sueño, porque el masaje lo mantendrá alerta. Sin embargo, si se hace a una hora temprana, ayudará a dormir mejor.

Aceite: se usa para que  las manos pasen con suavidad sobre la piel. La doctora Bernal no recomienda los de origen mineral (puede verlo en la etiqueta), porque son tóxicos y peligrosos en los bebés ya que se meten las manos y los pies en la boca. Se puede usar aceite de oliva, que es natural, no tóxico y no genera alergias. También se recomienda de almendras, pero que especifique no ser mineral.

El masaje debe ser firme, no una especie de caricia que llegue a molestar, pero tampoco debe ser tan fuerte que lastime. Quién: debe ser una persona muy cercana como la mamá y el papá, porque los masajes estrechan los vínculos y el pequeño debe aprender que no todos pueden tocar su cuerpo.

 

Hora de masajesComience por los pies y las piernas la primera semana, a la siguiente incluya el pecho; más adelante, súmele los brazos, luego la espalda y termine añadiendo la cara para hacer el masaje en todo el cuerpo. Inicialmente  la mayoría llora, aunque luego se adaptan. Los movimientos se hacen siempre de arriba hacia abajo y de adentro hacia fuera. No deben tardar más de ocho minutos por día.

Brazos y piernas: se hace una presión con las dos manos, como desatornillando. Se hace lo mismo en las piernas.

Pecho: el masaje se llama libro abierto. Se hace con los pulgares firmes sobre el pecho (no solo con la punta) de adentro hacia afuera.

Abdomen: es ideal para tratar al bebé cuando llora por cólicos. No lo haga si sospecha que el dolor puede ser por otra causa. Con las yemas de los dedos se hace una presión firme en círculos en el sentido de las manecillas del reloj y se presiona más a las 12, 3, 6 y 9. Cuente despacio hasta cinco mientras hace el círculo. Inmediatamente después, flexione las piernas del bebé hasta el pecho; repita tres veces  escalonado con el recogimiento de las piernas. Cuando acabe, haga un movimiento similar al de un molino de agua con las dos manos. Sube una y baja otra tocando el abdomen. Estire las piernas entre cada ejercicio y repita tres veces para liberar los gases.

Cara: no use aceite. Se empieza desde la frente con el  movimiento de libro abierto, que también puede hacerse en la espalda, sin tocar la columna. Se comienza por el borde del cuero cabelludo y se va bajando por las cejas, los pómulos hasta el final de la cara. Cuando llegue a este punto, haga círculos con una presión firme, que ayudará cuando están saliendo los dientes. y molestan las encías.

 

Qué no hacer◗ Apretar muy duro.◗ Masajear las articulaciones.◗ Hacer el masaje muy cerca de las horas de sueño, porque deja el niño alerta y le dificulta conciliar el sueño.◗ No hacerlo rápido.◗ No debe hacerse cuando hay fiebre.

 

Beneficios◗ Mejor desarrollo motor◗ Mayor destreza física◗ Se estrecha el vínculo entre los padres◗ Calma molestias como cólicos◗ Son niños más seguros◗ Concilian mejor el sueño

 

Por Edna Juliana Rojas H.

Redactora ABC del bebé

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet