Síguenos en:

Las niñeras también necesitan capacitarse en el cuidado y la crianza de los niños

Las niñeras también necesitan capacitarse en el cuidado y la crianza de los niños

El amor por los niños es la mayor cualidad que debe tener alguien responsable de su cuidado, pero no la única. Ya hay en el país programas académicos espec

Las niñeras también necesitan capacitarse en el cuidado y la crianza de los niños
Por: Redacción ABC del bebé
27 de Julio de 2009
Comparte este artículo

El amor por los niños es la mayor cualidad que debe tener alguien responsable de su cuidado, pero no la única. Ya hay en el país programas académicos especiales para formar nanas.

 

Cada vez más, los padres necesitan dejar a sus hijos al cuidado de un familiar o una persona externa. Por eso, encontrar a alguien capacitado en la crianza de niños, con vocación, conocimientos avalados por un establecimiento educativo y habilidades personales confiables son los factores más importantes.

Existen personas con gran potencial para ser nanas, incluidos familiares que están dispuestos a quedarse a cargo con gran amor; sin embargo carecen de la formación en cuidados y desarrollo de los niños.

Está comprobado científicamente que los cuidados que se tengan con los niños en sus primeros cinco años de vida son definitivos para su desarrollo futuro. Desde esa premisa parte la necesidad de tener una persona preparada en aspectos como estimulación, atención de emergencias, alimentación y desarrollo infantil.

La sicóloga Ana Cristina Villegas y la administradora Luz Adriana Ceballos unieron su experiencia para crear  Hada Madrina Escuela de Nanas y capacitar a quienes quieren ser niñeras y a los familiares que permanecen a cargo de los niños.

 

¿Cómo se prepara una nana?Un programa de capacitación para niñeras dura 52 horas, las cuales se dividen en diferentes etapas del desarrollo personal de quien encuentra su vocación en este oficio y otras se dedican al conocimiento de todos los niveles del desarrollo infantil desde los 0 a los 6 años.

Ana Cristina y Luz Adriana cuentan que las primeras horas de preparación se dedican a explicarles a las estudiantes qué significa ser nana, sus deberes, derechos y obligaciones laborales y prácticas de seguridad en la ciudad. Luego se empieza a hablar de los cuidados generales de los niños que están entre los 0 y 12 meses y de uno a seis años.

Posteriormente, las nanas reciben instrucción sobre alimentación balanceada para los menores, la importancia de la nutrición en el desarrollo físico y emocional y capacitación sobre trastornos alimentarios.

Por otro lado, desarrollo del lenguaje, manejo del llanto, solución de conflictos, crecimiento emocional, primeros auxilios (afecciones físicas, quemaduras y fracturas, lectura de termómetro, masaje cardiaco, entre otros), pautas de estimulación, logros y signos de alarma, cambios físicos e intelectuales, proceso de lecto-escritura y manejo de artes plásticas son algunos de los temas que hacen parte del programa académico para formar una verdadera nana, capaz de cuidar un menor durante más 12 horas al día.

Los abuelos y mamás también pueden  realizar los cursos de capacitación para nanas, que se componen de siete módulos, divididos en: actividades básicas cotidianas, nutrición, lenguaje, sicología, primeros auxilios y estimulación.

Siempre es necesario que los padres les den la guía, tanto a las niñeras como a los familiares sobre las normas establecidas en casa (labores, tiempo para estudiar o divertirse y los diferentes hábitos), debido a que el niño no puede cambiar de reglas cada vez que el cuidador también se alterna, debido a que es en la infancia cuando se forman los patrones de conducta y los hábitos que marcarán su vida adulta. Los cuidadores deben entender estas reglas y respetarlas.

En ocasiones, las nanas pasan tanto tiempo con los niños que ellos terminan por confundir los roles o prefieren quedarse con ellas que con sus padres. Esto se puede evitar si se pasa tiempo de calidad con los hijos, desde las llamadas a lo largo del día, hasta media hora de juego con ellos después de llegar de la oficina.

Para un padre siempre va a ser difícil dejar a su hijo en casa con un extraño o con familiares que no poseen conocimientos modernos y acertados sobre el desarrollo infantil.

Es por eso que hoy día existen estos programas de capacitación, pues la crianza de un niño merece atención. Las niñeras deben prepararse para serlo, pues la prevención y la adecuada atención son esenciales en el momento de cuidar a un niño En sus manos está parte la seguridad de los pequeños y el adecuado desarrollo.

Guía para escoger niñera Las expertas de Hada Madrina Escuela de Nanas entregan los siguientes consejos a los padres, en busca de que elijan la mejor compañía para sus hijos: - Asegúrese de que sea una persona capacitada  en el cuidado de recién nacidos y niños. - Durante la entrevista  personal deben darse varias condiciones como: empatía  entre los padres y la nana,  la respuestas a sus preguntas deben basarse siempre en la importancia que tienen los niños en su vida, si el niño está presente observe la actitud de él hacia la niñera. (Se recomienda que el menor esté cerca en este proceso).- Fíjese muy bien en su presentación personal. - Preste especial atención en el lenguaje y expresión, este debe ser acorde con la situación.- La candidata a niñera debe acreditar buenas referencias;  Confirme sus antecedentes laborales y las recomendaciones personales. - Incluya dentro de la entrevista una suposición de situaciones extremas con el niño y pregúntele cómo reaccionaría para solucionarlas.

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet