Síguenos en:

Mitones, patines y fajas, ¿se usan aún?

Mitones, patines y fajas, ¿se usan aún?

Expertos aclaran si es bueno o malo vestir al bebé con este tipo de prendas

Mitones, patines y fajas, ¿se usan aún?
Por: Paola González Osorio *
29 de Agosto de 2016
Comparte este artículo

Aunque para muchas abuelas fajar al bebé, vestirlo con sacos de lana y usar mitones o patines es como una regla que se debe aplicar a todos estos, son los médicos quienes pueden asegurar si estas prácticas son buenas, inofensivas o si, por el contrario, pueden ser perjudiciales para el bienestar del recién nacido. 

Por ello, reunimos la visión de tres expertos, quienes valoraron estas costumbres. Ellos son Nicolás Ramos, pediatra neonatólogo y presidente de la Sociedad Colombiana de Pediatría; Álvaro Jácome, especialista en epidemiología, y Hernando Villamizar, pediatra neonatólogo. Estas son sus apreciaciones. 

Evite usar mitones 

“Usar mitones no es recomendado. Muchos padres sienten temor de que el bebé tenga frías las manos, lo cual pueden evitar solo con una buena cobija. Además, al tener mitones no se facilita que el bebé explore el mundo con sus manos y se le impide tener contacto directo con mamá y papá, lo cual es  muy importante para el reconocimiento de los dos”, afirma Villamizar. 

“No podría contestar en una forma tajante, sí o no. El uso de estos depende mucho de las costumbres regionales o personales, sin embargo tiene su utilidad cuando recién nacidos, porque disminuye el riesgo de que el bebé se rasguñe o que se les enfríen más las manos. 

No obstante, el riesgo de su uso está en que se pueden producir fuertes presiones, porque el mitón se puede fijar o enredar con un objeto fijo y entonces se compromete la circulación”, expone Jácome. 

“Médicamente no hay un estudio que justifique el uso de los mitones, y la única excusa válida sería que ayudan a proteger del frío. Sin embargo, se han presentado casos por lesiones en la muñeca, debido a la falta de circulación de la sangre, cuando el cordón de uno de los mitones queda muy apretado. Cubrir las manos con una cobija es suficiente, así como cortar las uñas del bebé mientras duerme”, dice Ramos. 

Nunca faje al bebé 

“Fajar no tiene sentido. La hernia umbilical, que es lo que se supone que se evita al fajar a los niños, es una hernia fisiológica. Es decir, es normal que el bebé tenga una hernia pequeña, porque el ombligo es producto de una cicatriz que se produce por el corte del cordón umbilical. Entonces, fajar al bebé no cumple ninguna función y sí puede contribuir a generar infecciones del muñón umbilical y a generar bacterias debido a que la zona permanece húmeda, oscura y calurosa. Entonces, fajar no hace nada más que favorecer infecciones, no evita la hernia y sí pone incómodo al niño”, explica Villamizar. 

“No se debe fajar al bebé. Ello fue una costumbre muy del área Andina, pero es un factor de riesgo importante para la displasia evolutiva de caderas, por ello la recomendación de su uso en este momento no se tiene en cuenta. Además, al fajarlo se limita la actividad espontánea del bebé. Por esas razones no se recomienda”, comenta Jácome. 

“Fajar era una conducta que se practicaba hace muchos años atrás, pero se ha descubierto que no ofrece ningún beneficio. Por el contrario, el fajero hace que el bebé puje mucho más, lo que puede llegar a empeorar la hernia fisiológica. Así que es una costumbre no recomendada”, dice Ramos. 

Cuidado con la lana 

“Aunque la lana se ha asociado a posibles alergias, es una interpretación no adecuada. Lo que pasa es que a esa edad la piel del niño responde en forma de ronchas o brote al estímulo físico, y ello se conoce con el nombre de eritema tóxico del recién nacido. Esto se presenta durante las primeras semanas y luego desaparece, lo importante es entender que es una respuesta mecánica de la piel y no representa riesgo alguno. Una circunstancia que incrementa mucho la aparición de estas lesiones es el uso de jabones comerciales, por eso se aconsejan  jabones especiales conocidos como syndet, y cremas humectantes. De todas maneras, es necesario consultar con el médico pediatra”, explica Jácome. 

“Aunque es usual el uso de prendas de lana en tierra fría, esta suele ser incómoda para el bebé. Por tanto, es mejor usar prendas de algodón que estén en contacto directo con la piel y encima de estas, si es posible vestir con saco de lana si se quiere. Las prendas de algodón abrigan muy bien y permiten que la piel transpire, por lo que son más recomendadas”, comenta Villamizar. 

“Si el bebé presenta algún tipo de alergia, que se incrementa con el uso de los tejidos de lana, es necesario iniciar con una buena historia clínica familiar, pues existe más probabilidad de bebés con alergias, cuando la madre o hermanos del niño las han tenido. Además, por tranquilidad, es mejor que el bebé vista con prendas que no suelten ningún tipo de mota o hebras para prevenir molestias, bien sea en la piel o en las vías respiratorias”, dice Ramos.

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
jassonalgo
Hace 1 año
interesante articulo
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet