Síguenos en:

Papás, atención a los problemas de audición de sus hijos

Papás, atención a los problemas de audición de sus hijos

La audición es un factor determinante en el desarrollo de los niños y una pérdida leve o profunda de este sentido produce retraso en el crecimiento, que afec

Papás, atención a los problemas de audición de sus hijos
Por:
25 de Septiembre de 2007
Comparte este artículo

La audición es un factor determinante en el desarrollo de los niños y una pérdida leve o profunda de este sentido produce retraso en el crecimiento, que afecta el lenguaje, el aprendizaje y la motricidad. Los exámenes después del nacimiento son fundamentales para detectar este defecto.

La pérdida de la audición es una de las deficiencias más comunes al nacer y se estima que afecta a tres de cada mil bebés. Así mismo, estudios efectuados en Estados Unidos dicen que diariamente 33 recién nacidos llegan al mundo con sordera profunda.

 

Por esa razón, todos los bebés deben ser examinados en este aspecto antes de cumplir el primer mes de vida y tener dos chequeos antes de cumplir el primer año de edad, como mínimo.

 

La pérdida de audición puede tener varios orígenes. Alrededor del 50 por ciento de los casos tiene causas genéticas y hereditarias, como anormalidades cromosómicas. Igualmente, puede ser ocasionada por infecciones durante el embarazo como rubéola, citomegalovirus o toxoplasmosis. Los bebés nacidos antes de término tienen un riesgo mayor de sufrirla.

 

Durante el parto, problemas como hipoxia cerebral (falta de oxígeno en el cerebro) también la pueden ocasionar.

 

Los problemas de audición pueden ser leves o profundos. “Usualmente las pérdidas de moderadas a profundas son las que más fácilmente se observan y las que los padres más pueden sospechar”, afirma la médica audióloga Adriana Rivas.

 

Los daños pueden estar en el oído externo, medio o interno o en el nervio auditivo.

 

El examen es fundamental

La pérdida de audición en la infancia es difícil de reconocer. Por eso, es esencial hacer un examen que ayude a detectar posibles anomalías y defectos. Entre más pequeño se le practique un análisis, mucho mejor. Es recomendable hacerle la prueba al recién nacido antes de salir del hospital y ser dado de alta.

 

Hay dos exámenes para medir la respuesta al sonido. Ambas duran entre cinco y 10 minutos y pueden realizarse mientras el bebé está durmiendo.

 

Una prueba es la de emisiones otoacústicas, en la cual se pasa un estímulo auditivo y se obtiene una respuesta de las células ciliadas que indican si hay una respuesta del bebé o no. Se hace introduciendo un pequeño micrófono en el cana auditivo del menor, para medir los leves sonidos que emite el oído interno cuando recibe las ondas sonoras.

 

El otro procedimiento que se hace se denomina respuesta auditiva del tallo cerebral. Consiste en poner unos censores en la cabeza y con unos audífonos se envían sonidos para analizar la actividad de las ondas cerebrales en respuesta al sonido.

 

Si al recién nacido no se le practican ninguna de estas dos pruebas, es aconsejable pedirle al pediatra ordene una revisión auditiva.

 

Detección temprana

Si después de las pruebas se registra una pérdida de audición, se debe iniciar un tratamiento. “Lo primero que se hace es una adaptación de audífonos y se comienza terapia para mejorar la audición. Por lo general, a los seis meses se empiezan a ver avances. Cuando no hay mejoría, se evalúa si el niño puede necesitar un implante coclear”, explica Rivas.

La detección es primordial para disminuir las consecuencias y potenciar la eficacia del tratamiento. Pero, si no se descubre a tiempo, se puede producir un retraso en la adquisición del lenguaje, que a su vez conlleva a un retardo en el desarrollo cognitivo. Además, el nivel de pérdida de audición puede ir empeorando y pasar de leve a profunda.

Así mismo, si no se contrarresta la pérdida de audición, se generan problemas de aprendizaje que afectan en rendimiento escolar.

Por ello, la detección, diagnóstico y tratamiento tempranos son muy importantes para ayudar a los niños con este defecto a mejorar su capacidad auditiva y desarrollar habilidades de lenguaje.

En los casos en que existe una sordera profunda se debe hacer un implante coclear. Este procedimiento quirúrgico radica en colocar un electrodo en el oído interno, para que se estimule el nervio auditivo y pueda recibir los sonidos desde un aparato externo.

 

Señales de alerta

Para detectar la pérdida de audición, es recomendable estar atento a ciertos signos que pueden indicar que existe este daño. Si el niño presenta estas señales, es adecuado consultar con el médico.

No se sobresalta ante sonidos fuertes.

No mira cuando le hablan.

No busca de dónde provienen los sonidos.

No reconoce la voz de su madre.

No dice monosílabos o palabras sencillas al año de edad.

No sigue instrucciones habladas.

 

Juan David Cárdenas P.

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet