Síguenos en:

Sus primeras 24 horas de vida

Sus primeras 24 horas de vida

Tras la larga espera, llega por fin el primer día del bebé y las horas después del parto. Cuando el bebé nace, el obstetra pone dos pinzas para ligar el cor

Sus primeras 24 horas de vida
Por:
09 de Octubre de 2007
Comparte este artículo

Tras la larga espera, llega por fin el primer día del bebé y las horas después del parto.

Cuando el bebé nace, el obstetra pone dos pinzas para ligar el cordón umbilical y corta entre ellas. Luego, se le entrega el bebé al pediatra, quien se encarga de mostrarlo a la madre y limpiarle el líquido amniótico que hay en la nariz y la boca.

Juan Gabriel Piñeros, pediatra neonatólogo, jefe de la Unidad de recién nacidos del Hospital Universitario Fundación Santa Fe de Bogotá, asegura que el secado vigoroso de la espalda y de las plantas de los pies es un estímulo para que el bebé respire adecuadamente. Luego se lleva a una incubadora de calor radiante, que se calienta con anterioridad, y se pone en la piel del bebé un censor de temperatura para que alcance 37 grados centígrados.

Simultáneamente, la madre expulsa la placenta y el ginecoobstetra cierra la incisión de la cesárea o la episiotomía (el corte que se hace en la vagina para ampliar el espacio por el que sale el bebé, sin que se lesionen las estructuras vaginales ni el recto).

Otros procedimientos en la sala de parto

Cuando el pediatra pone al bebé en la incubadora, le practica el Test de Apgar (lea la descripción detallada en la página 24) y le hace un examen completo, que según el doctor Piñeros consiste, entre muchos otros aspectos, en “observar la actitud del recién nacido, que los movimientos sean simétricos y en los ojos no haya ninguna anormalidad. Además, se determina que no haya deformidades, se examinan las fosas nasales, la integridad del paladar y los labios. Posteriormente, se pasa una sonda hasta el estómago para asegurarse de que el esófago está permeable hasta el estómago. Se auscultan el corazón y los pulmones, se evalúan los genitales, se comprueba que en el abdomen no haya masas, que el ano sea permeable y no haya un clic en la cadera”. Se les aplica una única dosis de vitamina K, para evitar la enfermedad hemorrágica del recién nacido. “No está muy claro por qué sangran, pareciera un defecto de la naturaleza, pero ocurre, y para evitarlo se les aplica esta vitamina”, explica el neonatólogo. “Cuando nacen por parto natural, normalmente en la vagina hay bacterias que el bebé puede adquirir y le causan conjuntivitis”, asegura el doctor Piñeros; entonces, como medida de prevención, el pediatra les pone antiséptico o antibiótico en los ojos. Se limpia con antiséptico la punta y la base del cordón umbilical para evitar infecciones. El procedimiento se repite en el día, hasta que se caiga.

Primer amamantamiento

La pediatra neonatóloga de la Clínica del Country, Leonor Peñaranda, indica que la lactancia se debe iniciar en la primera media hora de vida, porque “durante estos minutos, los bebés tienen un periodo inicial de alerta temprana, lo cual significa que están más despiertos y succionan mejor”.

Después de esa primera hora, la mayoría de los bebés entran en una somnolencia que puede durar entre cuatro y seis horas. Peñaranda cuenta que de ahí en adelante, se despiertan, succionan y comen, aunque no es mucha la cantidad que reciben, esta les es suficiente mientras a la mamá le empieza a bajar leche. “La mejor guía para saber si el bebé recibió suficiente aporte de líquidos es vigilar si orina o no”, dice.

A propósito, Piñeros asegura que la madre no debe permitir que pasen más de cuatro horas sin que el bebé coma, “si está dormido, hay que despertarlo porque podría bajarse el azúcar”.

La temperatura

La doctora Peñaranda dice que los bebés no deben enfriarse. “Ellos vienen de un medio líquido, con la temperatura controlada, y cuando nacen en lugares fríos, como Bogotá, es recomendable que al recién nacido lo mantengan con un gorrito de algodón durante el primer mes de vida. La superficie más grande que tiene expuesta un bebé es la cabeza y con esa protección, él no gasta calorías en calentarla, sino en crecer”.

Vacunas

Antes de salir de la clínica, el médico le aplica al recién nacido la vacuna de la tuberculosis y la Hepatitis B. Los padres deben estar atentos a completar más adelante el esquema básico de vacunación.

La alimentación

“Todas las mujeres quedan con algún grado de anemia después de dar a luz”, dice Diego Cabrales de la Pava, ginecoobstetra de la Clínica Reina Sofía. Esto aumenta su debilidad; por eso, en el embarazo y el posparto deben tomar suplementos de hierro, calcio, proteínas y vitaminas y alimentarse bien para controlarla.

Deposición y aseo

Las primeras deposiciones después del parto son muy molestas; por eso, la madre debe consumir alimentos ricos en fibra y, en algunas ocasiones, el obstetra formula laxantes suaves, con el fin de evitar el estreñimiento. “Es muy importante limpiarse adecuadamente después de hacer del cuerpo, porque podría infectarse la herida. Para prevenir, deben hacerse baños dos veces al día con antisépticos diluidos en agua y después del baño, dejarse sin ropa interior y con las piernas abiertas por unos veinte minutos”, recomienda Cabrales.

Caminar

Las mujeres deben levantarse y caminar después del parto con las piernas levemente separadas. “A las 12 horas, o antes, ya se pueden levantar si el efecto de la anestesia ha pasado y tienen suficiente fuerza —dice el experto—. Entre más tiempo permanezcan acostadas, la posibilidad de infección es mayor, porque se acumulan coágulos y membranas. Pero si se levantan, el útero se limpia, deja de sangrar más rápido y los cólicos disminuyen”.

Las defensas

Es recomendable que la madre no salga mucho a la calle los primeros días, solo que a las citas médicas, ya que “durante el embarazo está baja de defensas y aun más después del parto, lo que significa que puede enfermarse fácilmente. Además, el organismo se está preparando para evitar una posible infección en el útero; entonces, si por ejemplo, le da una gripa, va a ser muy fuerte y de paso se la va a contagiar al bebé”, explica.

Vida sexual

Las parejas deben esperar a que se cierren completamente los puntos de la episiotomía y de la cesárea para retomar su vida sexual (entre 20 y 30 días). El deseo sexual femenino también disminuye por temor al dolor y a un nuevo embarazo.

Recomendaciones

Antes de que nazca el bebé los padres deben escoger al pediatra, ir a una cita con él y asegurarse de que esté presente en el parto. Acostar al bebé de espalda; es decir, boca arriba para disminuir el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante. Facilitar la salida de los gases del bebé, poniéndolo en posición vertical para darle pequeños golpes en la espalda. Si el recién nacido se pone amarillo significa que tiene ictericia, se debe consultar al pediatra. Independientemente de cuánto tiempo haya estado hospitalizada la madre, después de las 48 o máximo 72 horas después de haber salido de la clínica, debe hacerse la primera consulta con el pediatra. Se deben restringir las visitas, porque entre más gente vaya a ver al bebé existe mayor riesgo de que se contagie de algún virus. El sistema inmune del recién nacido no está totalmente desarrollado y es mejor evitar cualquier tipo de contagio.

Melissa Serrato RamírezRedactora ABC del Bebé

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet