Síguenos en:

Una madre puede aprender a reconocer el llanto de su bebé

Una madre puede aprender a reconocer el llanto de su bebé

Cuando es difícil calmarlo, después de haber probado todo, es mejor consultar al médico para descartar alguna enfermedad. Para el recién nacido, el llanto e

Una madre puede aprender a reconocer el llanto de su bebé
Por:
07 de Diciembre de 2009
Comparte este artículo

Cuando es difícil calmarlo, después de haber probado todo, es mejor consultar al médico para descartar alguna enfermedad.

Para el recién nacido, el llanto es la manera más efectiva de comunicar una necesidad. Es parte de su lenguaje. La mayoría de las veces lo hace por hambre; otras por sueño, cansancio, frío, mucho calor, mal genio, gases, deseos de que lo consientan o simplemente de que le cambien el pañal. La angustia de sus padres también lo puede intranquilizar.“Cada vez que el bebé llore, la madre debe pensar primero en que tiene hambre”, afirma el pediatra neonatólogo Gustavo Eduardo Cortés, de la Clínica de la Mujer.

“Es una evolución normal. Hay que enseñarle a la familia qué es normal y qué no, de manera que ese llanto no le genere angustia”, acota el profesional.

Alrededor de las dos semanas de vida –agrega–, el bebé llora cerca de dos horas diarias; al mes y medio o dos meses, tres horas al día y entre los tres y los cuatro, una hora diaria o menos. Normalmente, los bebés suelen llorar casi cinco o diez minutos antes de dormirse.

Solo cuando ese llanto no sea fácil de calmar, a pesar de haber intentado todo para satisfacer las demandas más frecuentes del recién nacido, incluso en medio de un ambiente tranquilo, hay que llevarlo al pediatra para descartar, por ejemplo, hernias, otitis o lesiones óseas. También si tiene fases de dolor y se pone tenso y rígido.

De igual forma, si llora durante más de 30 minutos, sin interrupciones y se pone morado, presenta dificultad respiratoria, se fatiga o tiene movimientos, como convulsiones,  hay que consultar por urgencias.

Una vez se verifique que ninguna de estas patologías está presente, hay que bajar la ansiedad de la madre para que sienta confianza en sí misma y cuide a su bebé sin estrés.

En ocasiones, en su desconocimiento de los motivos reales del llanto, las mamás suelen atribuirlo a gases, reflujo, intolerancia a la lactosa o diarrea y en su desespero le piden al pediatra que medique a su bebé o, por su cuenta, les dan medicamentos. “Muchas se tranquilizan cuando sienten que el pediatra les formula algo, que en ocasiones es placebo; al hacerlo, sus bebés de inmediato se calman”, indica el doctor Cortés.

Ese bebé que llora muy fuerte, refleja una expresión de dolor, aprieta los puños de las manos, flexiona sus piernas y luce tenso, muy seguramente tiene cólico y a pesar de este, que es menos frecuente en los pequeños amamantados, suele presentarse después de la segunda semana de vida.

Aunque esta condición no tiene una causa definida, entre las posibles razones figura un componente psicológico. “En todos estos años de experiencia he visto que los bebés que lo sufren suelen tener mamás ansiosas”, comenta el pediatra. “Es preferible enseñar que formular”, dice.

 

El llanto tiene idiomaUn estudio publicado en la edición digital de Current Biology afirma que los recién nacidos, desde sus primeros días de vida, lloran en francés, inglés o español, dado que este llanto ‘lleva la impronta del idioma de sus padres’.

La investigación afirma que los bebés captan elementos de lo que será su idioma materno en el vientre de su madre. Como lo cita el artículo, según una de las autoras del estudio, Kathleen Wermke, de la universidad alemana de Würzburg, “el hallazgo más espectacular de este estudio es que los neonatos no sólo son capaces de reproducir distintos tonos cuando lloran, sino que prefieren las pautas sonoras típicas del idioma que han oído durante su vida fetal, en el último trimestre de gestación”.

Los investigadores grabaron y analizaron el llanto de 60 recién nacidos sanos, entre 3 y 5 días después de haber nacido; 30 eran de familias francesas y los otros 30, de familias alemanas.

“En el experimento, los bebés franceses tendieron a llorar en un tono ascendente, mientras que los alemanes lo hicieron en un tono descendente, diferencias características entre los dos idiomas”, dice el artículo.

Con estos hallazgos se quiere recalcar la importancia del llanto para el desarrollo futuro del lenguaje.

 

Hay que alimentarlo con agrado Cuando una madre amamanta a su hijo, el contacto cercano los une afectivamente. "La piel es un órgano vivo que transmite una serie de sensaciones en las que el niño huele a su mamá, la siente, la saborea”, dice la pediatra bioenergética Clara Inés Sandoval. "Un biberón no tiene la potestad de hacer sentir lo que produce el seno", agrega.

Por eso, el momento de la lactancia debe ser único y especial, para garantizar el bienestar de madre e hijo.

Un primer paso para ambientar con agrado este espacio de contacto es que la madre deje los problemas fuera de la habitación, ponga música a su gusto, con volumen suave, en un ambiente tranquilo y se siente en una silla cómoda (por ejemplo, una mecedora que no lesione su espalda).

Si esta conexión es amorosa, la madre estará mucho más tranquila después de alimentar a su bebé y será menos probable que llore de forma incontrolable. El apoyo de su pareja es clave para que ella no sienta que tiene toda la carga.

 

TranquilidadUn niño manifiesta intranquilidad a través de llanto incontrolado y  alteraciones en el sueño.

Según la pediatra bioenergética Clara Sandoval, si después de haber descartado posibles causas orgánicas el bebé continúa intranquilo, hay que buscar en sus emociones.

Puede suceder, por ejemplo, que solo lloran con impaciencia en las noches o incluso en brazos de la mamá, pero se calman cuando los alza otra persona. “Es muy posible que la madre tenga sentimientos de angustia, que es necesario tratar con terapia”, dice la experta.

 

Por Andrea Linares G.Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet