Síguenos en:

Vacunas que no están dentro del PAI (Programa Ampliado de Inmunizaciones)

Vacunas que no están dentro del PAI (Programa Ampliado de Inmunizaciones)

Las inmunizaciones son herramientas clave en la prevención de enfermedades en niños menores de 5 años. Actualmente, 12 biológicos se encuentran en el esquem

Vacunas que no están dentro del PAI (Programa Ampliado de Inmunizaciones)
Por:
05 de Junio de 2007
Comparte este artículo

Las inmunizaciones son herramientas clave en la prevención de enfermedades en niños menores de 5 años. Actualmente, 12 biológicos se encuentran en el esquema básico de vacunación del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) del Ministerio de la Protección Social, que se aplican de manera gratuita.

Este año, el Gobierno incluyó dentro del PAI la vacuna contra la influenza estacional para niños entre 6 y 18 meses (dos dosis con un mes de intervalo). Esta vacuna cambia anualmente porque los gérmenes varían de manera continua. “La razón de incluirla se explica porque la infección respiratoria aguda es una de las principales causas de enfermedad y muerte en el país de niños menores de 5 años”, explica Martha Velandia, coordinadora del PAI.

De igual forma, se está estudiando la relación costo-beneficio de otras vacunas con el objetivo de definir su viabilidad de ser aplicadas masivamente como las de rotavirus, neumococo y hepatitis A, cuyo valor es elevado. Además, se evalúa el perfil epidemiológico y el grupo poblacional que se beneficiaría.

Hacia el control de las enfermedades

El esquema de vacunación para un niño menor de 5 años cubre: 1 vacuna contra la tuberculosis; 4 vacunas contra la polio; 3 vacunas contra la difteria, tos ferina y tétanos (DPT); 3 vacunas contra la Haemophilus Influenzae tipo B; 3 vacunas contra la hepatitis B; 1 vacuna contra sarampión, paperas y rubéola; 2 vacunas de refuerzo contra la polio y 2 de refuerzo contra la DPT.

Según el pediatra Gonzalo Franco, las vacunas han permitido erradicar enfermedades como la viruela y la polio y hay un camino abonado hacia el sarampión.

Pier Paolo Balladelli, representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Colombia, afirma que la rubéola está a punto de desaparecer.

“Ahora no existen brotes significativos de enfermedades para las cuales hay biológicos. Aunque la Hepatitis B, varicela, tétanos y meningitis no existen como epidemias, sí se presentan casos individuales”, puntualiza.

 

Menos efectos secundarios y mayor seguridad

Con el paso de los años, las vacunas se han ido modernizando y disminuyendo sus efectos colaterales, como la DPTa (Difteria, Tos ferina y tétanos acelular), en la cual cada pedacito del virus o de la bacteria se aísla y lo que se inyecta es una porción purificada, pero no la cubre el PAI.

Hoy, indica el representante Pier Paolo Balladelli, a través de ingeniería molecular y genética se está perfeccionando la efectividad y seguridad de las vacunas partiendo del estudio del ADN de los microorganismos. Las antiguas se construyen a partir de células, embriones y huevos.

Es mejor vacunar que lamentar

Fiebre, sarpullido, enrojecimiento, dolor en el sitio de aplicación, irritabilidad y llanto son algunos de los malestares más comunes que los niños presentan luego de ser vacunados.

“Estas molestias nunca serán mayores que las producidas por la enfermedad y se pueden minimizar al administrar acetaminofén antes de la vacunación y cada ocho horas según la persistencia de los síntomas. Es conveniente consultar con el médico la dosis adecuada de acetaminofén para cada bebé”, explica el pediatra neonatólogo Víctor García.

¿Por qué los síntomas? Hay una razón simple: las vacunas se administran por medio de una inyección o por vía oral (como la polio). La mayor parte de estas contienen el microorganismo causante de una enfermedad específica, muerto o debilitado. Al ingresar al organismo, este produce anticuerpos para luchar contra estos gérmenes y, en este proceso, se pueden presentan estas reacciones.

“Las vacunas modernas producen menos efectos secundarios que las antiguas. Estas no se preparan con el microorganismo completo sino que cada pedacito del virus o de la bacteria se aísla y lo que se inyecta es una porción purificada del germen”, afirma, por su parte, el infectólogo pediatra Carlos Torres. Este tipo de biológicos pueden producir fiebre apenas en el 5 por ciento de los casos; igualmente, dolor y enrojecimiento leves en el lugar donde se administró.

Como eventos raros posteriores a la vacunación figuran convulsiones, episodios de hipotonía, apnea y llanto persistente e incontrolable. Sin embargo, cabe aclarar, las vacunas son seguras.

Según Pier Paolo Balladelli, representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Colombia, hace un tiempo se utilizan nuevos métodos para fabricar las vacunas a través de ingeniería molecular y genética, a partir del estudio del ADN de los microorganismos. “En todas las vacunas que se construyen a partir de células, embriones y huevos hay contaminación con materiales que no son específicos de la vacuna misma y, de alguna manera, se introduce la posibilidad de que una persona pueda presentar reacción a algún elemento que no es típicamente la vacuna sino del terreno en el cual ha sido fabricada. Con la ingeniería molecular se evita esto porque se construye a partir de las bases del ADN de los gérmenes y no tiene ningún otro material adjunto”, señala Pier Paolo Balladelli.

Consejos para el ‘gran día’

Las vacunas se aplican de forma intramuscular durante el primer año de vida del bebé, preferiblemente en el muslo. Después del año, en el brazo.

No se recomienda la región glútea porque por esta zona pasan varios nervios hacia miembros inferiores que se podrían puncionar con la inyección y producir parálisis. El pediatra Gonzalo Franco señala, como primer paso, evitar que el niño vea la preparación de la inyección o que observe la jeringa. Para ello, la madre debe cargarlo y, de esta manera también, le ayuda a mitigar el dolor. “La razón es que el afecto produce endorfinas, sustancias que ayudan a contrarrestarlo”, afirma el pediatra.

Además del acetaminofén, posterior a la aplicación no es conveniente masajear el área donde se aplica la vacuna. Al hacerlo, explica Franco, esta se puede difundir a través del tejido y no absorber adecuadamente. Lo mejor es aplicar paños con agua fría, tres veces al día, en el sitio de administración.

La alimentación se mantiene igual. Es importante que el pequeño consuma bastante líquido.En el caso de que el bebé haya vomitado durante las primeras tres horas después de haber recibido la dosis de polio oral, es mejor repetirla porque la vacuna no se ha absorbido.

Mitos y verdades

Según el representante de la OPS en Colombia, Pier Paolo Balladelli, en algunos segmentos de la población la gente piensa que las vacunas, además de inseguras, son ineficaces o que el personal que las administra no es adiestrado. Esto no es cierto. Los riesgos de contraer una enfermedad grave por no administrar la vacuna son mucho mayores que el riesgo de que esta produzca una reacción seria. Ningún medicamento bloquea las vacunas. Sin embargo, hay que tener especial cuidado en el caso de los niños que están recibiendo tratamientos para el cáncer y para los pulmones. Los niños con sida necesitan una vacunación especial. “La gripe y la diarrea no son contraindicación para vacunar”, afirma Martha Velandia, coordinadora del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) del Ministerio de la Protección Social. La única sería la fiebre, pues muchas veces se está incubando una enfermedad diferente y se le podría atribuir a la vacuna. No tener carné de vacunación ni de afiliación al sistema de salud tampoco es impedimento para aplicarle al niño sus vacunas. Estar ‘quedado’ en el esquema no es excusa y no hay que empezar de nuevo el esquema si se olvidó aplicarla el día previsto. En el país, todos los días son de vacunación y los pequeños pueden ponerse al día. Estas no producen autismo. Si bien algunas producen malestar y fiebre, estas molestias nunca serán mayores que las producidas por la enfermedad. Los prematuros también pueden vacunarse, pues su organismo también está en capacidad de producir defensas. Sí se pueden aplicar varias vacunas al tiempo. Las vacunas son gratuitas. Mayor información en Bogotá: 3305000 ext 1572-1578

Por Andrea Linares G.Redactora ABC del bebé.

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet