Síguenos en:

Ventajas y desventajas de utilizar pañales de tela o de plástico

Ventajas y desventajas de utilizar pañales de tela o de plástico

Uno de los riesgos del inadecuado uso de estos elementos puede ser la dermatitis. Consejos para evitar complicaciones con la piel del pequeño. A pesar de que a

Ventajas y desventajas de utilizar pañales de tela o de plástico
Por:
13 de Noviembre de 2009
Comparte este artículo

Uno de los riesgos del inadecuado uso de estos elementos puede ser la dermatitis. Consejos para evitar complicaciones con la piel del pequeño.

A pesar de que a su alrededor todos les decían que era una locura, Óscar Quiroga y Mónica Niño decidieron usar pañales de tela cuando naciera su primera hija. Seguramente necesitarían invertir más tiempo para cambiarla, lavarlos y esperar a que se secaran, pero estaban convencidos y decididos.

A sus amigos y familiares, lo primero que se les venía a la memoria al decir ‘pañales de tela’ era un retazo blanco sellado por un gancho metálico y un plástico encima, para evitar que la orina o el popó rodaran por las piernas del bebé.

Hoy ese panorama es obsoleto. Se consiguen diseños y colores como se desee, además de productos cómodos y seguros.

“Sentimos que era más sano para la niña usar algodón sobre su piel y no otros materiales que no son orgánicos. Pensamos en las dificultades que podríamos tener, como  muchos más pañales disponibles y mayor tiempo”, dice Mónica, que recuerda la primera dificultad: obtener los pañales.

Los que se encuentran actualmente son más gruesos y se adaptan al cuerpo del bebé, pues tienen la forma de un pañal desechable. Myriam Naranjo, administradora de Kids and Less, una tienda con productos orgánicos y naturales para los niños, explica que ahora se fabrican con algodón orgánico natural y el impermeable no trae PVC. Tienen velcro arriba y botones en la parte de abajo para ajustar de acuerdo con el tamaño del niño.  Traen además un papel de arroz que se pone como base del pañal y es el que se cambia cuando el niño ha hecho popó y no se deshace con la orina; así se puede conservar el mismo pañal.

 

Antes de decidirseEl pediatra Gonzalo Franco explica que los pañales de tela pueden favorecer la aparición de dermatitis, pues se mezclan la orina y el popó. Además si se usa plástico encima, el calor local aumenta. Aunque sin duda, dice el experto, “la erupción de la piel genital puede ocurrir por igual con pañales de tela o desechables”. Para evitarlo, se recomienda cambiar los pañales apenas haya habido una evacuación, lavar la piel con agua tibia, usar jabón suave cuando hay materia fecal, para que se eliminen las bacterias. Después de usar el jabón  se debe lavar bien. “El vinagre no es eficaz para eliminar las bacterias”, dice el especialista.

Cuando el bebé sufre dermatitis no es recomendable que se usen pañales de tela, pues es mayor el riesgo que existe de sufrir complicaciones. Pero si se presenta por los componentes de los desechables, el pediatra recomendará el uso de los de tela.

Es posible que la comodidad en las noches sea mayor con los desechables.

 

Manos a la obraCuando los padres optan por los pañales de tela se recomienda que compren entre siete y 10, para no preocuparse por la falta de estos. Myriam Naranjo asegura que pueden secarse entre tres y seis horas.

Una de las mayores tareas que se asumen con esta decisión es el lavado. Mónica asegura que no se pueden mezclar con el resto de la ropa. Debe limpiarse muy bien la orina y el popó antes de meterlos a la lavadora. Se dejan en remojo y se lavan acumulados, más o menos día de por medio, que depende del número de pañales que se tenga. Se puede usar jabón suave, pero no con detergente, suavizante o cloro.

Al sentarse a hacer cuentas, cada pañal desechable en promedio puede costar 650 pesos y deben cambiarse por lo menos seis veces al día. Sume días, meses, años... Cada pañal de tela cuesta entre 48 y 52 mil pesos. Más inserciones adicionales y tela de arroz para que la tela no se manche. Lo que ha gastado en un año con pañales de tela, puede gastarlo en seis meses con los desechables.

Pero existe otra cifra mucho más escalofriante. Entre 300 y 500 años tardan los plásticos en descomponerse. Así que otro de los beneficios es el cuidado del medio ambiente.

 

¿Usar o no los de tela?Beneficios• No producen pañalitis, a menos que no se cambien con regularidad o la orina del bebé sea muy fuerte. • No hay que usar cremas antipañalitis. • Conservan el medio ambiente. • Económicos. • Son útiles incluso por dos generaciones más.Dificultades• Los padres deben disponer de tiempo.• No pueden usarse con facilidad en salidas como paseos. Aunque existen diseños para la piscina. • El cambio es más rápido.• Aunque los de tela soportan muy bien, pueden presentarse accidentes.

 

Al momento de cambiar el pañalEl pediatra Gonzalo Franco recomienda con cada cambio de pañal tener en cuenta los siguientes aspectos para evitar complicaciones en la piel del niño: a. Aseo en las niñas de adelante hacia atrás de los labios. Lavar primero la región anal y secarla muy bien. Trate de que las nalgas del bebé estén totalmente secas antes de colocar un pañal limpio.b. Aumente la exposición al aire. Deje una toalla o un paño debajo del pequeño. El pañal desechable debe estar flojo. El caucho que se usa con los de tela impide la aireación.c. El contacto con las heces causa la mayoría de las dermatitis. Revise cada hora.d. La mayoría de los bebés no requieren crema. Los talcos para proteger la piel son dañinos y pueden favorecer problemas respiratorios al aplicarlos.e. El pañal debe cambiarse cada 3 o 4 horas.

 

Por Juliana Rojas Hernández

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet