Síguenos en:

De cuatro meses a un año

De cuatro meses a un año

20 claves sobre su crecimiento y desarrollo en estos primeros meses.

De cuatro meses a un año
Por: Redacción ABC del bebé
24 de Agosto de 2015
Comparte este artículo

1. La alimentación durante los primeros 6 meses de vida debe ser exclusivamente leche materna. Este es el mejor alimento para el bebé, proporciona todos los nutrientes que el niño necesita y fortalece su sistema de defensas.

2. A partir de los 6 meses de edad hay que comenzar a introducir alimentos diferentes a la leche humana, iniciando con frutas dulces, en lo ideal preparadas en casa y sin azúcar; continuando con verduras, carne y pollo. Evite condimentos y sal en los alimentos. En algunos casos, cuando la madre debe regresar a trabajar pronto, se puede iniciar la nueva alimentación desde los 4 meses. Siempre debe tenerse en cuenta que el momento propicio es cuando el bebé sostenga la cabeza y se pueda sentar. El huevo, mariscos, cítricos, leche entera y frutos secos se deben introducir luego de los 12 meses, por su asociación con alergias, y hay que hacerlo en forma gradual. Las golosinas deben ser sanas, es decir frutas, lácteos, y evitar paquetes, jugos de cajita y comidas con preservantes.

3. El primer año de vida es el periodo de máximo desarrollo del cerebro del bebé. El pediatra debe realizar seguimiento mensual del niño para evaluar los logros, determinar el estado de salud, crecimiento, y verificar que el esquema de vacunación se encuentre al día. Para el final del primer año este debe estar completo.

4. A los 4 meses el bebé se sienta con apoyo, y para los 6 meses ha de hacerlo sin necesidad de este. De 4 a 6 meses agarra objetos, empieza a cambiarlos de mano, emite sonidos y mantiene la cabeza erguida al sentarse. En los 5 meses deben estimularse los sentidos del bebé y se puede hacer de diferentes maneras, con música, masajes, caricias, utilizar elementos de diversas texturas y hacer juegos de estimulación, ya que su movilidad en este momento ha aumentado más.

5. El bebé de 4 meses expresa su lenguaje con algunos sonidos, gritos y balbuceos; es aconsejable la repetición de los mismos expresando su significado. Hay mayor percepción de los objetos y de  su cuerpo, por tanto, se recomienda darle elementos de diferentes texturas y que sean  fáciles de manipular para ser explorados. Al séptimo mes, la comunicación con el bebé es primordial, ya que puede entender gestos y algunas palabras de negación, como un “no”.

6. A partir de los 6 a 9 meses, el desarrollo de la agudeza visual (percibir detalles) es semejante a la del adulto, lo que permite que el bebé pueda inspeccionar, explorar visualmente los objetos y dedicar más tiempo de atención focalizada (atención sostenida), si los considera interesantes.

7. De 6 a 9 meses intenta coger un objeto, lo lleva a la boca y gira. Se debe aprovechar este momento para que el niño empiece a tratar de llevar la cuchara a la boca, sin importar el reguero o que se ensucie. Es en esta etapa en donde se debe ser más cuidadoso, pues aumenta el riesgo de caídas desde la cama.

8. De 9 a 12 meses, se sienta solo, cambia objetos y juega a esconderse. Inicia el gateo, que finaliza hacia los 12 meses.  Imita gestos. Alrededor de los 11 meses se levanta con apoyo de las cosas, camina lateralmente; sentado, gira hacia atrás sin perder el equilibrio, diferencia formas, colores y dimensiones. Deben lanzarle una pelota para que la agarre y responda a la estimulación. Al año, puede combinar estar de pie y caminar. Sube y baja escaleras gateando. Puede halar, empujar y trepar obstáculos.

9. En cuanto a la motricidad fina, usa  juguetes para amasar, vaciar, cerrar, abrir, apretar, llenar. Es capaz de coger varias cosas al mismo tiempo. Hay que enseñarle a abrir y cerrar tapas. También manipula la cuchara con agarre cilíndrico.

10.Para la atención, se recomienda involucrar nuevos juegos frente al espejo, verbalizando tamaños. O arrugar un papel detrás de él, debe buscar una fuente sonora.

11.En las relaciones sociales, el interés del niño por las personas, así como su comunicación, que estaba limitada únicamente a lo afectivo durante el segundo y tercer mes de vida, ahora, entre el tercer y cuarto mes, comienza a ampliarse hacia los objetos. A los 11 meses le gusta que consientan sus comportamientos.

12.El niño de 11 meses cuenta en su repertorio lingüístico con más de cinco palabras. A esta edad, la estimulación y respuestas positivas a las acciones del bebé generarán en él un estado de seguridad en sí mismo. Hay que ayudarle a interactuar con otros bebés, pues le gusta relacionarse con ellos, observarlos y en algunos casos hasta imitarlos.

13.Al año, pueden disminuir las siestas; y hasta incluir una rutina en la noche antes de irse a dormir, como leerle un cuento, ponerle música, darle un baño calientito, y así él va asociando que  es la hora de irse a su cama a dormir.

14.Responda a la sonrisa del bebé con otra sonrisa, palabras y abrazos, esto aportará significativamente en el aprendizaje de las emociones positivas y empatía en los años posteriores. Se debe acudir a sus brazos, llanto o miedos con seguridad, esto fortalecerá el vínculo afectivo que establece con los padres o sus cuidadores.

15.Durante la mitad del primer año se harán más evidentes los miedos. Los niños aprenderán a enfrentar sus temores y algunos desaparecerán con el tiempo. Sin embargo, para este momento hay que permitirle relacionarse con el miedo de una manera segura, exponiéndolo a lugares y personas nuevas, siempre con la presencia de los padres o un adulto responsable.

16.Hable con el bebé, permitirle explorar con texturas y formas aporta a su desarrollo cognitivo y motor, el tiempo que pasa con sus cuidadores activará las áreas emocionales del cerebro y establecerá asociaciones positivas entre la actividad que realiza y la compañía de papá o mamá.

17.Es importante que los padres hagan sentir su presencia. El vínculo afectivo se fortalece cuando se atienden las necesidades. Aunque no se cuente con todo el tiempo para estar con el bebé, los padres deben tener responsabilidades asignadas y espacios exclusivos con él (vestirlo, bañarlo, llevarlo a dormir, consolarlo cuando está triste, ayudarle a entender que algo está mal o es riesgoso).

18.Háblele y cuéntele la historia de su llegada al hogar, y lo significativo que fue para la familia su nacimiento. Más allá de comprender el contenido de las palabras, la entonación, volumen, timbre y carga emocional de las palabras, estimulará positivamente las áreas del lenguaje y las emociones en el cerebro.   

19.Recuerde que el juego frecuente con el bebé no solo le ayuda al desarrollo de su musculatura sino a la estimulación mental y la coordinación.

20.Un niño requiere de tiempo y dedicación para su cuidado. Sin embargo, comparta en pareja, ya que esto proporciona a papá y mamá una sensación de equilibrio, y al bebé le permite obtener y beneficiarse de emociones positivas de ambos padres.

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet