Síguenos en:

Las proteínas, vitales para el crecimiento del bebé

Las proteínas, vitales para el crecimiento del bebé

Para entender la importancia de las proteínas en la formación del organismo de un bebé, imaginemos por un momento el proceso de construcción de una casa, e

Las proteínas, vitales para el crecimiento del bebé
Por: María Elena Vélez
08 de Julio de 2015
Comparte este artículo

Para entender la importancia de las proteínas en la formación del organismo de un bebé, imaginemos por un momento el proceso de construcción de una casa, en la que se requieren los ladrillos para garantizar una estructura fuerte que soporte todo lo que una construcción conlleva, como el techo, las puertas y ventanas, entre otros. Para el caso de la formación del cuerpo, los aminoácidos o compuestos químicos orgánicos, que se descomponen en el intestino, corresponden  a los ladrillos (o eslabones), a partir de los cuales, se construye la estructura del cuerpo humano

Y el cuerpo necesita 22 de estos eslabones. Trece de estos bloques pueden ser construidos por el propio organismo a partir de varios nutrientes, pero los otros nueve deben ser consumidos en la dieta y se conocen como aminoácidos esenciales.

Una vez el bebé consume alimentos que contengan proteínas, estos son fragmentados en sus aminoácidos en el estómago (proceso denominado digestión) pasan a ser absorbidos en el tubo digestivo.

Los aminoácidos cumplen una gran variedad de funciones en el crecimiento y desarrollo de la piel, los músculos, los huesos y en general en cada uno de los tejidos del organismo. Parte de estos aminoácidos se utilizan en la formación de hemoglobina, contenida en los glóbulos rojos que transporta oxigeno al los tejidos.

Según el doctor Gustavo Álvarez, médico familiar experto en el tema, “caminar requiere de unos músculos fuertes y bien desarrollados. Las células del cerebro necesitan proteínas para comunicarse entre sí, y lo hacen gracias a la síntesis de unas sustancias capaces de llevar mensajes de una parte a otra del cerebro denominados neurotransmisores, de esta manera también es posible aprender a hablar, leer y escribir”.

Agrega que de la misma forma el cerebro y el tejido que lo sostiene, necesita proteínas para construir estas estructuras, promover la formación de nuevas células cerebrales y, con ello, permitir una adecuada función cognitiva expresada en un pensamiento coherente y claro, una buena capacidad de concentración y una buena capacidad de aprendizaje.

Dado que la infancia es un periodo de la vida donde existe un rápido crecimiento y desarrollo, es importante asegurar que el niño reciba la cantidad adecuada de proteínas. 

¿Cuál es el mejor alimento para proveer de proteína a un bebé?

Los aminoácidos que utiliza el organismo son muchos, pero hay nueve de estos que necesariamente deben ser ingeridos, ya que el organismo no está en capacidad de sintetizarlos naturalmente. Por esta razón las fuentes principales de proteínas para el bebe durante el primer año de vida son la leche materna o las fórmulas infantiles, más conocidas como leche de tarro. El doctor Álvarez propone que al escoger alguna de estas últimas se debe estar seguro que contenga los nueve aminoácidos esenciales.

Por ello, cuando se comienza la alimentación complementaria, después de un periodo de lactancia, exclusiva, es indispensable consultar con el pediatra la forma de introducir tanto los alimentos que le aportarán las proteínas y otros nutrientes esenciales, como la leche de fórmula adecuada para el bebé.

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet