Síguenos en:

Cuándo debes darle café , té y huevo a tu bebé

Cuándo debes darle café , té y huevo a tu bebé

Algunos ingredientes llegan con la alimentación complementaria y tiene recomendaciones de consumo.

Cuándo debes darle café , té y huevo a tu bebé
Por: Astrid López
10 de Diciembre de 2015
Comparte este artículo

A casi ningún padre se le ocurriría ofrecerles a sus niños, antes de los seis meses, una taza de café o un té, menos huevo o fresas. Pero,¿Qué hay de cierto en que generan insomnio, hiperactividad y hasta alergias en los niños?

Los especialistas coinciden en que es relevante que los padres les enseñen buenos hábitos alimenticios a sus hijos desde que se inicia la alimentación complementaria, pues de ahí depende su buena o mala relación con la comida.

Para la nutricionista y dietista Consuelo Pardo Escallón, de la Universidad Javeriana, y docente de la Fundación LCI Bogotá, “los alimentos con alguna posibilidad de generar alergia deben restringirse de la alimentación del pequeño con la guía del pediatra, pues hay que esperar hasta que el sistema del niño esté más maduro y se defienda de manera correcta”.

Conoce algunos de esos alimentos y qué tanto hay de cierto o de mito en lo que abuelas y padres comentan a menudo: que son comidas exclusivas de los adultos, que son alimentos que solo deben darse a cierta edad o con mesura para controlar si el organismo del niño lo recibe o lo rechaza.

El misterio que rodea al huevo

Según la nutricionista y dietista estadounidense Nikki Putnam, maestra de la Universidad de Kentucky (EE. UU.), el huevo en la dieta de los niños se puede introducir entre los 12 y 24 meses de vida. Sin embargo, esto depende de cada niño, especialmente de si posee antecedentes alérgicos que requieran una evaluación pediátrica al respecto.

Es un alimento básico porque “contiene los nueve aminoácidos esenciales, además de complejo B y colina, (este último) un nutriente muy importante involucrado en funciones como la memoria y el control de los músculos”, explica la doctora Putman.

“En muy raros casos. Sin embargo, lo indicado es que hacia los 8 o 12 meses inicie su consumo, solo dando al bebé la yema del huevo bien cocida. Se debe estar atento a si presenta reacción alérgica; si no, puede dárselo completo”, dice la nutricionista. “En realidad, la parte del huevo que resulta alergénica es la clara, por eso se toma esta precaución”.

Hay que tener en cuenta que los niños, al año de nacidos, ya han recibido una serie de alimentos incluidos en su dieta desde los seis meses, y que, según los expertos, en cualquier momento de ese año pueden presentar cierta reacción alérgica. No obstante, esta puede ser originada por cualquiera de esos alimentos, no solo por el huevo, que justamente ingresa en su alimentación sobre los 12 meses.

“Es por esto que hay que hacer un seguimiento exhaustivo, para determinar cuál es el alimento que está generando la reacción. En tal caso, anota Putman, los especialistas realizan estudios muy específicos a los alimentos que consume el pequeño o a sus componentes. Por ejemplo, algunos cereales contienen gluten, que puede ser lo que está generando la alergia en el niño”, indica.

Además afirma que hay que desmentir este mito, pues son muchos los factores externos que pueden subir los triglicéridos, que son grasas saturadas de los alimentos. De hecho, los ácidos grasos del huevo son saludables, por lo que no es cierto que aumenten los niveles de colesterol en la sangre. En la yema de huevo hay una serie de nutrientes importantes como los ácidos grasos, esenciales para el correcto funcionamiento del organismo”, anota la experta estadounidense.

Y la iguana tomaba café... ¿y los niños?

“El café, como el té, no tiene efecto negativo si se da a niños entre los 2 y 3 años, mientras que sea solo por probar y, obviamente, no se les dé en exceso. Hoy se reconoce que en la nutrición no existen alimentos o bebidas buenas o malas: son los excesos los que producen efectos perjudiciales”, dice la nutricionista Consuelo Pardo Escallón.

Existe en los padres una duda acerca del consumo de café y la relación con el estado de ánimo de los niños. La cafeína contenida en una tasa promedio de café es una mínima cantidad y tiene un estímulo suave sobre el sistema nervioso central, que no dura más de 3 horas y que no se acumula. Así, ofrecerle un helado de café, un postre de café o simplemente algunos sorbos de una taza de café al niño no lo volverá ni irritable ni ansioso”, explica la docente Pardo Escallón. Algunos pediatras hablan de que no es tan malo dar café a los niños, ¿por qué?

Para la neuropediatra Olga Lucía Casasbuenas, el café se puede tomar solo a partir de la adolescencia. Sin embargo, explica: “en algunos casos, el café puede tener efectos tranquilizantes en ciertos niños”. Algunos estudios han demostrado que en niños con grados altos de hiperactividad, este actúa como sedante. En todo caso, lo mejor es consultar de manera particular con el pediatra si es conveniente dar café a sus niños y a qué edad.

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
juan498085
Hace 41 semanas
Que bueno, no o sabia.
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet