Síguenos en:

¿Cómo manejar esas enfermedades comunes en los bebés?

¿Cómo manejar esas enfermedades comunes en los bebés?

Expertos explican cómo cuidar a los niños frente a las molestias médicas.

manejando las enfermedades comunes
Por: Paola González Osorio *
12 de Junio de 2015
Comparte este artículo

Ante los primeros signos de alarma, por una posible enfermedad de su hijo, vigile los síntomas y consulte con el pediatra si el malestar y la salud del bebé empeoran o, incluso, si siente que debe ir al médico; la intuición de los padres es clave.  

Recuerde que la mejor forma de prevenir las enfermedades son las vacunas, la lactancia y una buena alimentación en los niños. Sin embargo, ellos nunca estarán exentos de contraer alguna complicación médica. Al respecto, tres pediatras dan algunas pautas de cuidado ante las enfermedades más comunes. Tenga en cuenta que son consejos generales, pero esto no remplaza la consulta con el pediatra. 

Cuando la gripe ataca 

“La gripe es una infección respiratoria aguda viral común, que se da por diversos tipos de virus que hay en el ambiente. Ocasiona un resfriado con abundante flujo nasal, estornudos, inapetencia, fiebre y, en ocasiones, tos”, explica Eduardo Estrada, médico pediatra de Profamilia. 

La gripe suele tardar entre 5 y 8 días, y según Estrada, cuando hay presencia de esta infección se debe tener presente la sigla ‘FALTAN’, como lo explica a continuación:

Fiebre: vigile la fiebre del menor, que se presenta con 38 grados o más. En ese caso, vista al niño con ropa ligera. Los pediatras recetan acetaminofén para controlar la temperatura, pero el adulto debe consultar la dosis y tiempo a suministrar el medicamento, si con ello la fiebre no disminuye, consulte. 

Alarma: atienda a los signos de alarma y acuda a urgencias en caso de que alguno se presente. Los signos son: vómito explosivo e incontrolable, convulsiones, respiración rápida y agitada, sonidos extraños al respirar, color morado en los labios y la piel o desmayos. 

Líquidos: el menor debe consumir muchos líquidos, como agua, jugos naturales, caldos o sopas para evitar la deshidratación. 

Tos: es un mecanismo de defensa que ayuda a eliminar el virus a través de la expulsión de las flemas, por lo que previene enfermedades en los bronquios. Así que no elimine la tos con medicamentos. 

Aseo: el aseo es primordial. Los baños deben ser cortos y con agua tibia. Sse recomienda el aseo nasal para retirar las mucosidades, y permitir una mejor respiración. El aseo nasal se realiza con pequeñas gotas de suero fisiológico o de agua en las fosas, con una jeringa sin aguja. 

Nutrición: aunque el apetito disminuye, hay que seguir alimentando como de costumbre al menor. Además de la alimentación complementaria, lo ideal es la leche materna, que ayuda a prevenir diversas enfermedades. 

Dolor de estómago y males digestivos 

Al iniciar la alimentación complementaria, muchos niños sufren de estreñimiento asociado con dolor de estómago, que se trata con una alimentación balanceada, masajes suaves y dando de beber bastante líquido.

En otros casos aparece la diarrea. “Las causas más frecuentes son las infecciones virales”, explica el pediatra Álvaro Jácome, y agrega que para prevenirla la lactancia es lo mejor, también la vacuna contra el rotavirus, y con una buena higiene de los alimentos y utensilios. 

“El aporte de líquidos en forma de solución rehidratante (suero), para prevenir o tratar la deshidratación, es básico. La alimentación del bebé no se debe suspender, a no ser que lo indique el médico. Por lo general, los episodios de diarrea se autolimitan, es decir, el niño se recupera por sí mismo, por lo que los antidiarreicos o antibióticos, en su mayoría, no son necesarios. 

Hoy hay otros productos que se emplean en el tratamiento de la diarrea, como son los probióticos, prebióticos y el zinc, pero ellos solo se deben suministrar de acuerdo con la indicación del médico”, asegura Jácome. 

En cuanto a la presencia de vómito, el experto explica que, a diferencia de la diarrea, este se asocia a un trastorno médico y puede tener origen gástrico, relacionarse con infecciones virales, o con una alergia a la proteína de la leche. Además,  recuerde que el vómito es un síntoma y no una enfermedad, por lo que siempre será bueno consultar. 

En la piel 

Las enfermedades exantemáticas, como el sarampión, la rubeola y la varicela, se presentan con erupciones en la piel, y las causan diferentes tipos de virus, por eso la vacunación es primordial. 

“Cuando el menor tenga fiebre, disminución del apetito y del ánimo, y si aparecen lesiones en la piel, consulte por urgencias. Luego, en casa, además del tratamiento médico hidrátelo y aliméntelo bien”, dice Mauricio Torres Pradilla, especialista en dermatología pediátrica de la Unidad Médica del Country. 

En esta etapa, los niños se ven muy afectados por las quemaduras que originan el mal uso del pañal. El experto explica que se trata de una dermatitis, que se cura con el cambio constante de pañal, limpieza con agua, uso de cremas protectoras y con tratamientos según el origen de la enfermedad.

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
test
Hace 1 año
-
1
Chantal Aguilar
Hace 1 año
Mi bebé tiene 7 meses y no quiere probar ni un solo bocado
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet