Síguenos en:

Enfermedades respiratorias

Enfermedades respiratorias

Estas enfermedades constituyen el mayor índice de mortalidad entre los niños menores de un año en el país; si no se atienden de manera oportuna y de forma

Enfermedades respiratorias
Por: María Elena Vélez
28 de Abril de 2016
Comparte este artículo

Es casi seguro que la inauguración de la vida preescolar de los pequeños, además de ser una experiencia nueva donde los padres, en muchos casos se separa por primera vez de su hijo, siempre viene acompañada de enfermedades respiratorias. También la época de lluvias trae consigo el  resfriado común, la influenza, la bronquitis y bronquiolitis, y el Crup (laringotraquitis), como las más comunes.

Estas enfermedades constituyen el mayor índice de mortalidad entre los niños menores de un año en el país; si no se atienden de manera oportuna y de forma adecuada.

Por lo anterior, es muy importante que los padres aprendan a reconocer las alarmas o síntomas de manera temprana y, sobre todo, a identificar los lugares favorecedores de contagio, como medidas preventivas.

Hay que tener en cuenta que la prevención comienza en el momento en que la madre opta por alimentar a su hijo con leche materna desde el nacimiento. La lactancia aporta las defensas que desarrollarán el sistema inmune del pequeño, ya que contiene las enzimas necesarias para protegerlo de los virus a los que los expone el intercambio necesario de la cotidianidad de los niños.

Así mismo, y bajo la premisa de fortalecer el sistema inmune, una  alimentación sana cuando los niños crecen es también un aspecto fundamental.

No obstante, es clave afirmar que la vacunación es uno de los factores preventivos más importantes y debe comenzar en el primer trimestre de vida. En Colombia, el esquema de inmunización incluye una serie de vacunas primordiales como la DPT, que protege contra tres gérmenes que producen infecciones respiratorias: la difteria, la tos ferina y el hemofilias influenza B. Esta vacuna debe aplicarse a los 2, 4 y 6 meses de nacidos.

La otra vacuna que se aplica y que previene contra virus en los niños es la de la influenza, que se aplica a los 6 y 7 meses y, posteriormente, a lo largo de la vida a algunos otros grupos poblacionales, como los adultos mayores.

Finalmente, la más recientemente vacuna incluida en el programa de inmunizaciones, que protege principalmente contra neumonías y otitis media es la del neumococo, que se aplica a los 2 y 4 meses con un refuerzo al año de edad. Recuerde que en el país todos los niños menores de un año tienen derecho a su esquema completo de vacunación.

Así mismo una adecuada higiene, acompañada del lavado de manos, es fundamental para evitar el contagio cuando el virus está presente en el mismo lugar en el que cohabitan los niños.

Plan de manejo

Es importante tener en cuenta la voz de los especialistas quienes  coinciden en afirmar que la neumonía es la afección más delicada, con graves consecuencias, en especial, cuando afectan a niños menores de un año.

En su inicio todas las enfermedades respiratorias comienzan como un simple resfriado, pero la duración y la intensidad determinan la diferencia. Los síntomas son: fiebre leve, tos seca; secreción nasal de color claro; malestar leve; coloración normal de los labios, y existe un leve decaimiento, que no debe durar más de 2 a 3 días.

Cuando la infección se torna más severa como la bronquiolitis, por ejemplo, presenta los mismos síntomas anteriores, pero más intensos y, además, al niño se le sienten ruidos en el pecho, como silbidos. En este momento se presentan signos de dificultad respiratoria y hasta 50 respiraciones por minuto, además de fiebre por más de 48 horas. La neumonía es una enfermedad grave y requiere atención inmediata por parte del médico.

De otra parte está la Bronquiolitis, consistente en una infección respiratoria aguda que afecta fundamentalmente a niños menores de 2 años. Durante los 6 primeros meses de vida, la enfermedad se torna más grave. Su máxima incidencia en temporada invernal. Con frecuencia aparecen brotes epidemiológicos y los síntomas son: tos, flujo nasal, silbidos en el pecho,  Signos de dificultad para respiración rápida y Fiebre. Es muy importante consultar al médico.

Con síntomas muy similares encontramos la bronquitis, que se presenta cuando se inflaman los bronquios. Durante los primeros años de vida, en la mayoría de los casos, es de causa infecciosa, fundamentalmente de tipo viral. Sin embargo, también puede originarse por una alergia, o aparecer como consecuencia de la inhalación de determinados productos químicos, de la contaminación atmosférica o del humo del tabaco. La bronquitis puede ser aguda o crónica.

La bronquitis presenta los siguientes síntomas: tos que puede traer consigo mucosidades espesas de color blanco, amarillo o verdoso, dolor de cabeza, escalofríos, fiebre, dificultad para respirar y sibilancias o ruido en el pecho. La s consecuencias de la bronquitis aguda es que se convierta en crónica y, al crecer, pueda generar una enfermedad muy delicada que se llama asma.

Las enfermedades anotadas requieren tratamiento médico. El riesgo de gravedad se da especialmente en los primeros seis meses de vida. Los padres deben aprender a identificar los síntomas y acudir al especialista cuando estos se presenten.

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet