Síguenos en:

¿Se puede evitar la muerte súbita?

¿Se puede evitar la muerte súbita?

Hasta ahora no hay una explicación, pero sí medidas de prevención, como acostar al niño boca arriba.

¿Se puede evitar la muerte súbita?
Por: Astrid López
11 de Noviembre de 2015
Comparte este artículo

Existe entre las madres, en especial las primerizas, un temor que las acompaña cuando nacen sus bebés y durante los primeros meses de vida. Se trata de la extraña enfermedad de muerte súbita, un padecimiento del que los médicos desconocen sus causas exactas, y el por qué lleva a un número considerable de niños a la muerte sin explicación.

Curiosamente, ataca más a bebés varones que niñas, desde recién nacidos hasta aproximadamente los cuatro meses, y el diagnóstico final de fallecimiento queda como causa desconocida, por lo que se atribuye a muerte súbita. Sobre este tema, ABC del Bebé consultó a María Luisa Latorre, doctora en Salud Pública de la Universidad Nacional de Colombia.

La experta ha integrado varios grupos de investigación buscando dar un panorama a la enfermedad y establecer estadísticas. Además, como miembro de la Sociedad Internacional para la Prevención de la Muerte Súbita Infantil, ha realizado investigaciones del tema, especialmente en Bogotá, donde la incidencia de la enfermedad es mayor que en el resto del país.

Ella, en el marco del 29º Congreso Colombiano de Pediatría despejó las principales dudas de la enfermedad y dio consejos prácticos para prevenirla.

¿En qué consiste la enfermedad?

Primero hay que decir que es un padecimiento con causas letales, que no tiene un tiempo en el que se desarrolla, sino que es un suceso que se presenta de un momento a otro y cobra la vida de los pequeños. Se da en niños menores de un año, y se trata de esa muerte súbita e inesperada que se da durante el sueño. Es un pequeño sano que lo acuestan a dormir, sea en el periodo de la noche o en las siestas del día y no despierta, muere.

Para determinar la causa del fallecimiento se realiza un estudio completo, una autopsia en la que se analiza la escena donde murió el bebé, su historia clínica y se determina que no se encontró ninguna causa para su deceso, entonces, el diagnóstico se da por descarte al no hallar ninguna causa conocida y se atribuye al síndrome infantil de muerte súbita.

¿Si no hay causas, cómo prevenirlo?

En ningún país del mundo se han podido determinar las causas, pero lo que sí se ha visto son asociaciones y factores de riesgo para que suceda, como que el niño esté acostado boca abajo o de medio lado, esto es un factor de riesgo altísimo. La posición al dormir de los pequeños es el más grande de todos. Los niños deben siempre estar acostados boca arriba, sin almohadas, exceso de cobijas o acolchados.

De alguna forma, los bebés se duermen muy profundo, y si además tienen cerca muchas cobijas, con el sobrecalentamiento y lo acuestan boca abajo o de medio lado, parece que olvidan respirar. Ellos no sufren, solo dejan de respirar y al día siguiente, cuando el niño no ha pedido tetero, no llora, los padres se dan cuenta, pero ya ha muerto.

¿Por qué se presenta más en Bogotá?

Influyen los factores de riesgo como la altura sobre el nivel del mar y el frío. Por ejemplo, en países que tienen estaciones, cuando llega el invierno se disparan lo casos de muerte súbita. Por ello pensamos que en Bogotá, con su clima frío frecuente, el cual hace que los padres y cuidadores abriguen más a los niños, se presenta una mayor incidencia del mal, superior frente a otras partes de Colombia.

¿Existen otros factores de riesgo?

Sí, otro factor gigantesco es el colecho, poner a dormir a los bebés en la misma cama con los papás. Sin excepción, el niño debe dormir en el mismo cuarto con sus padres, ojalá hasta el año de edad, pero no en la misma cama; desde que nace debe dormir en su propia cunita.

Hay un tema que es netamente cultural y es que muchas sociedades, desde que nacen los niños, los han acostados con los papás, como pasa en Nueva Zelanda, pero ellos, acuestan los pequeños en cunitas de mimbre o moisés, o una caja de cartón como hacen en Finlandia, y los dejan con los padres en su cama, pero separados de alguna manera, así puede funcionar. Hoy en día hay cunas con diseños que permiten que se unan a la cama de los papás como una extensión de esta y así duermen con ellos pero separados, eso es perfecto.

Las almohadas, los acolchados, los juguetes, los protectores de las barandas, los gorritos que acostumbran ponerles para dormir, aumentan el riesgo, pues, al parecer, se concentra el CO2, los niños empiezan a respirarlo y si la carita está tapada, se produce una intoxicación, que lo que hace es dar mucho sueño y cada vez se profundizan más; caen en coma y mueren. Estos son los factores de riesgo que se destacan en los estudios.

¿Qué estadísticas se conocen?

El país tiene muy buena información del tema. Mi última investigación se hizo sobre estadísticas vitales entre el 2005 y 2011, donde se encontraron 2.600 casos en Colombia, o sea 370 muertes anuales, es decir, un niño al día promedio. En Bogotá se dan unos 120 casos del total, casi muere un bebé cada tercer día. Claro está que hay que decir que nosotros no hacemos vigilancia epidemiológica, no buscamos los casos, por lo que es posible que exista un subregistro y los fallecimientos sean más.

¿Qué hacer?

Así como hay factores de riesgo existen factores protectores, y dentro de ellos se ha visto que la leche materna los protege mucho. Hay que decir que los bebés varones tienen más riesgo que las niñas, no se sabe por qué, pero es algo que se ha visto en todos los países. Además, que el peligro es más grande entre el segundo y cuarto mes de vida.

El resfriado común aumenta en algo el riesgo, pero son casos en los que al realizar la autopsia se encuentra que el malestar no justifica el deceso de ese bebé, pero obvio, se da una obstrucción de las vías respiratorias y esto tapa sus naricitas y puede complicar la situación.

¿Durante el embarazo se puede hacer algo?

Lo ideal es que la mujer no fume y si es fumadora, lo deje con un tiempo considerable antes de quedar embarazada. Mucho menos fumar en el embarazo ni después de él. Nadie en la casa donde esté el bebé debe fumar. Tampoco consumir licor antes, durante y después de nacer su hijo.

Siempre acostar a su niño boca arriba, tanto en la noche como durante las siestas, y si lo lleva a jardín infantil, recomendar que en todas las oportunidades duerma en la misma posición, pues aumenta mucho el riesgo si los cuidadores no tienen esta precaución.

Campaña mundial

Según la doctora Latorre, la Academia Americana de Pediatría inició en 1992 una campaña con mensajes que enseñaban a acostar a todos los niños boca arriba, y en 1994 Estados Unidos lanzó su campaña ‘Back to Sleep’ ‘Acuéstelo boca arriba’, y “desde ahí la disminución en muerte súbita fue impresionante, porque bajó hasta en un 80 por ciento. De 100 muertes se logró evitar la de 80 niños, y en muy poco tiempo, de 2 a 5 años. De tal forma, en EE. UU., Inglaterra, Australia, Nueva Zelanda, Canadá y algunos países europeos, todos ellos con campañas masivas, se ha logrado evitar entre el 50 y el 80 por ciento de estas muertes.

Nosotros llevamos muy poco llamando la atención sobre el tema, pero aun así, hemos enseñado en las universidades, logrando algunos índices importantes desde el 2011 hasta el 2013 de estadísticas vitales, llegando a bajar los registros”.

Para no olvidar...

- Acueste a su bebé siempre boca arriba, tanto de noche como en las siestas del día. -Dé leche materna, por lo menos los primeros seis meses de vida.

- El bebé debe dormir en el cuarto de los padres, pero no en la misma cama.

- A la hora de dormir, quite juguetes, almohadas, acolchados y cobijas.

- El colchón de la cuna debe ser duro y no muy blando.

- Procure que su niño utilice pijamas térmicas.

 

 

 

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet