Síguenos en:

Por qué llora el niño

Por qué llora el niño

Saber reconocer el llanto del niño es una de las tareas más difíciles de los padres primerizos.

Por qué llora el niño
Por: María Elena Vélez
01 de Octubre de 2015
Comparte este artículo

Desde sollozos hasta gemidos, el llanto del recién nacido es un tema que preocupa a los padres, quienes no pueden descifrar lo que su hijo quiere decir.

Lo primero que viene a la mente cuando el neonato llora es: tiene hambre, es hora de cambiar el pañal, tiene frío o quiere que lo alce y meza un rato.

No obstante, si luego de revisar estas necesidades básicas persiste el llanto, llega la preocupación: está enfermo.

Tranquilícese. Muchas veces es más exageración que lo que realmente sucede.

“El llanto es su herramienta de comunicación. Como no puede hablar, el bebé expresa sentimientos o necesidades por medio de lágrimas y gritos. Por más fuerte que sea, un gemido no siempre tiene que ver con enfermedad, ni siquiera con hambre, sueño o higiene, que es lo que se supone”, explica la neonatóloga Ángela Hoyos, jefe de pediatría de la Clínica del Country.

Es cierto, cada niño es totalmente diferente de otro; de ahí la enorme dificultad de asociar al hambre, sueño, tristeza o enfermedad que sienta el menor, con un timbre o intensidad estándar del llanto.

Sin embargo, ciertos comportamientos y reacciones pueden dar pistas sobre la causa del llanto en su hijo.

Es clave estar alerta a cambios de temperatura, intensidad de los gemidos y movimientos corporales.

Es de igual importancia controlar la duración de las rachas de llanto, la frecuencia y la hora del día en que se presentan. Será útil conocer estos detalles en caso de requerir asistencia pediátrica.

“Un llanto sonoro se relaciona con varios factores: el bebé siente escozor, dolor fuerte o hambre. Las madres logran distinguir los gemidos de sus hijos y asociarlos; es cuando despierta su sexto sentido”, explica Hoyos.

Según la neonatóloga, “la clave está en descartar lo más común: revisar el pañal, amamantarlo, dejarlo llorar en una posición cómoda para que finalmente se duerma”.

Evite alzar al menor siempre que llora. Como es natural, llegará un punto en el que usted pierda la paciencia. Su bebé podrá sentirlo, persistirá e intensificará sus alaridos.

Con esto, ingresará más aire al estómago generando molestias que complican la situación.

Pistas para saber por qué llora

¿Sollozos que muchas veces son insoportables hasta para la mamá? Puede ser por:

Cansancio excesivo: los niños, como los adultos, se cansan del intenso ruido y de las constantes actividades. Esta fatiga puede ser causada por una sobre estimulación. Como consecuencia, el pequeño no logra conciliar el sueño, llora constantemente y hasta podría vomitar. Por esto, los padres deben realizar una adecuada estimulación con sus hijos, es decir, de acuerdo con la edad de cada uno.

El niño está mojado:al pequeño le produce ardor la orina y las heces que permanecen por mucho tiempo en contacto con su piel. Se debe revisar que el pañal sea del tamaño adecuado y que la cinta adhesiva no esté apretada, porque le puede tallar o picar.

Cólico del lactante menor:no es una enfermedad. Es normal, porque su intestino está terminando de desarrollarse. Aparece cuando el niño tiene más de dos semanas de edad y dura hasta los dos o tres meses de vida. La madre lo puede identificar cuando su hijo recoge las piernas contra su abdomen, llora intensamente entre las cinco de la tarde y las diez de la noche, por más de dos horas, y ocurre todos los días de la semana. Lo que debe hacer la madre es brindarle más leche materna, a cambio de la de fórmula. Realizarle un suave masaje con aceite para niños en sentido de las manecillas del reloj.

Se siente solo:uno de los principales factores en el desarrollo de los niños es la estimulación materna, es decir, el afecto y el cariño de su madre. El que llora por este motivo es un niño que permanece solo en su cama, nadie juega con él, pasa varias horas encerrado en su cuarto y no tiene ninguna interacción. Si el bebé tiene más de cuatro meses, va a querer ver otros elementos móviles, de colores y nuevos para su vista.

Incomodidad por la ropa:el niño también llora porque la ropa le queda estrecha, le aprieta en sus codos, en sus rodillas o en sus tobillos. La madre debe revisar que las costuras y los cordones estén sueltos. Antes de vestirlo, debe revisar la temperatura de su hijo. Si está por debajo de 36,5 grados, debe abrigarlo. Y si está por encima de 37,5 grados, debe vestirlo con ropa fresca.

Está enfermo:el reflujo puede ser una causa de llanto. Es normal y se manifiesta de dos maneras: cuando sueltan ‘cuajaditas’, que es un líquido con leche entrecortada, que se ve en las comisuras de la boca. O cuando constantemente llora e impulsa su cuerpo y su cabeza hacia atrás. Este indicio, que se llama signo de sandifer, indica que ese niño está teniendo irritación en su esófago por el reflujo. Se debe acudir al médico, porque el menor puede empezar a tener otro tipo de complicaciones.

Tiene hambre:cuando la madre aprende a conocer el proceso de alimentación de su hijo, comprenderá que existen otros motivos por los que su pequeño llora. Y aunque el hambre sigue siendo común en ellos, la especialista recomienda a las madres aprender a conocer mejor el lenguaje del cuerpo de su bebé, tranquilizarse frente al llanto y buscar soluciones con cabeza fría, es decir, sin alterarse. Recuerde que su hijo percibe su angustia.

- Tenga en cuenta algunos signos asociados a las lágrimas:

- Si chupa sus labios o hace pucheros, tal vez sea hora de comer.

- Acerque un dedo mojado a la boca del bebé y si succiona, aliméntelo.

Quiere dormir: si llora antes de dormir, puede ser para conciliar el sueño. Déjelo llorar en la cuna; quedará profundo y tranquilo.

Está fatigado:llora y respira rápido y entrecortado; mézalo suavemente en sus brazos o cuna.

Calor:si hay sudor en el rostro, quite la cobija o algunas prendas; báñelo o cambie el pañal.

Frío:si al tacto los pies y la cabeza están fríos, envuélvalo completamente.

Busca a mamá:no es fácil dejar de escuchar y sentir el corazón y la respiración de mamá. Póngalo junto a su pecho.

Lágrimas por cólico o reflujo

Si su bebé comienza a llorar intempestivamente, con fuerza durante más de 20 minutos y usted ya ha revisado las necesidades básicas, puede tratarse de la dentición o, eventualmente, del ‘cólico del lactante menor’.

No es enfermedad; es parte del desarrollo del intestino del bebé. A pesar de las particularidades, hay comportamientos recurrentes; cuando el llanto es por cólico; el bebé llora a diario más de dos horas entre las cinco de la tarde y las diez de la noche, recoge las rodillas, aprieta los ojos y los puños y frunce el ceño.

Por su parte, si es por reflujo, habrá leche entrecortada en las comisuras de la boca y el bebé impulsará su cuerpo y cabeza hacia atrás (signo de Sandifer). Para cualquiera de los dos casos, no suministre medicación sin la autorización del pediatra.

No subestime las alarmas de su bebé

Evalúe la situación. Comience por satisfacer sus necesidades básicas y deje de pensar que siempre que llora es porque tiene hambre o está enfermo.

Acuda al chupo en casos de extrema necesidad. Puede generar hábito y deformar la boca del bebé.

Un llanto que expresa dolor comienza repentinamente, es fuerte y deja al bebé sin aliento. Sigue una pausa y reinicia. Para llamar la atención, el bebé llora fuerte y solloza.

Conocer a su hijo le hará comprender mejor sus actitudes y más cuando el pequeño no habla y solo se comunica con sus gestos y con el llanto.

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
sonia661157
Hace 51 semanas
Consejos para calmar el llanto del bebé!! http://www.planetamama.com.ar/video/%C2%BFqu%C3%A9-hacer-cuando-los-reci%C3%A9n-nacidos-lloran
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet