Síguenos en:

Apoyo familiar ayuda al niño a adaptarse al jardín o colegio

Apoyo familiar ayuda al niño a adaptarse al jardín o colegio

Conozca factores que influyen para los niños obtengan buenos resultados.

Apoyo familiar ayuda al niño a adaptarse al jardín o colegio
Por: Edna Juliana Rojas H.
17 de Enero de 2012
Comparte este artículo

Una investigación señala algunos de los factores que les permiten a los niños adaptarse a las aulas y obtener mejores resultados.
Toda la familia es protagonista de la llegada de uno de sus niños al jardín infantil o al colegio, y los buenos resultados de esta transición se fundamentan, incluso, desde antes de la concepción.
Así lo afirma Bernardo Aguilar, director en México de Cendi (Centros de Desarrollo Infantil del Frente Popular), quien participó en el 16 Congreso de Educación Inicial realizado en Bogotá.

Según este experto, la información de la pareja, la responsabilidad con la que asume la preparación para la nueva vida
y el autocuidado redundan en un desarrollo integral del bebé.
Una hipótesis similar plantea la educadora peruana Regina Moromizato, también expositora del congreso.

Como consultora de la Organización de Estados Americanos, lideró un estudio en una comunidad indígena de su país, tras la búsqueda de las razones del éxito en la vida académica de los niños. Los resultados demostraron que la formación de los padres, sus ideas compartidas sobre las metas de desarrollo que deben alcanzar los hijos, el ambiente y la mezcla cultural de la pareja son elementos fundamentales para que el niño se adapte con facilidad y logre mejores resultados en los procesos de aprendizaje.
“Tiene que ver incluso con la experiencia de los padres cuando fueron niños, que esta haya sido satisfactoria. Además, deben tener expectativas de progreso, infundir en sus hijos ideas sobre un proyecto de vida y valoración de la escuela”, señala Moromizato.
Otro aspecto influyente son los hermanos mayores, pues su presencia puede generar en los más pequeños deseo de autoexigirse, ya que los retan, los desafían, les ayudan en sus procesos de adaptación y, por supuesto, se convierten en referentes.
Otros elementos que, según la investigación, favorecen el éxito académico de los niños son:
• Compromiso de los padres para responder y acompañar las demandas de largo alcance de los hijos.
• Los padres deben preguntar y repreguntar a los niños sobre sus intereses, gustos y actividades para establecer vías de comunicación.
• Si hay manifestaciones concretas de afecto sumadas a las normas, se tienen niños con libertad y autonomía.
• Usar la palabra y el diálogo para corregir.
• Los niveles educativos de la madre influyen notablemente en los de su hijo, pues son quienes pasan más tiempo con ellos y apoyan las actividades académicas.

“Esto no quiere decir que las mujeres analfabetas no estén en la capacidad de ser buenas madres; se trata de su interés por acceder a la información sobre el desarrollo de sus hijos”, explica la experta peruana.
Los niños que cuentan con un ambiente familiar que reúne estas características no solo se adaptan mejor al jardín infantil o al colegio y obtienen buenas notas, sino que ven la influencia en el desarrollo de sus personalidades.

La investigación determinó que son pequeños tranquilos, evitan conflictos, tienen claridad en sus actuaciones, son responsables, autoexigentes, preguntan sin temor, se consideran buenos en algo y se sienten
amados en casa.

¿Qué pasa con los colegios?
Cuando los niños vienen de hogares amorosos, con padres interesados en su desarrollo, es ideal que encuentren en el jardín o en el colegio profesores que no los obliguen a asumir procesos para los que aún no están preparados. Se habla de “apropiación”, no solo de “transición”, explica Aguilar.  
Para esto es necesario que las instituciones educativas conozcan las dinámicas familiares, las costumbres de los niños y sus patrones de crianza, a través de la comunicación con los padres. “Los docentes deben respetar la individualidad”, dice.  
“Los maestros deben aplicar el sentido común –dice la educadora peruana–, permitirles ser alumnos libres, lo que se traduce en darles la capacidad de decidir”.
Maribel Cromarck, asesora de la Organización de Estados Americanos (OEA), pone como ejemplo la decisión de muchos centros educativos de no permitir el ingreso a los niños hasta que no cumplen una edad específica. Para la experta, hay que saber cuándo separar las reglas de la realidad, pues en muchos contextos se ve que los niños menores acompañan a sus hermanos y empieza a despertarse su curiosidad. Entonces, ¿sus padres deben limitarlo?, pregunta Cromarck.
las influencias
Según los expertos presentes en el 16 Congreso de Educación Inicial, son varios los elementos que se conjugan para que un niño tenga buenos resultados en su aprendizaje escolar:
• Características particulares de los niños
• Características de la familia
• Factores sociales y culturales
• Políticas públicas en educación
• Las instituciones
• Perfiles de los profesores
 

Comparte este artículo
Tags de artículo

4 Comentarios

imagen

Comentarios (4)

4
danialkhatri
Hace 3 años
Además, el aumento de temperaturas bajas genera proliferación de infecciones en la garganta, las adenoides, las amígdalas y el oído. Por eso, es importante cubrir la nariz del niño, hacer lavados nasales e hidratarlo. medical accessories for iphone
3
kilogram
Hace 3 años
obtienen buenas notas, sino que ven la influencia en el desarrollo de sus personalidades. portable dog fencing
2
kilogram
Hace 4 años
los buenos resultados de esta transición se fundamentan, incluso, desde antes de la concepción. electric fences portable
1
kilogram
Hace 4 años
adapte con facilidad y logre mejores resultados en los procesos de aprendizaje. saratoga farmstead
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet