Síguenos en:

El arte de criar hijos con amor, guías de crianza del Icbf (II)

El arte de criar hijos con amor, guías de crianza del Icbf (II)

Las guías de crianza recogidas por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, promueven el juego como una forma de enseñanza y esparcimiento para lo

El arte de criar hijos con amor, guías de crianza del Icbf (II)
Por:
28 de Septiembre de 2006
Comparte este artículo

Las guías de crianza recogidas por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, promueven el juego como una forma de enseñanza y esparcimiento para los niños, orientan a los padres sobre cómo ejercer la disciplina, los primeros pasos en la educación sexual, la seguridad de los pequeños en las actividades cotidianas y el manejo de los conflictos familiares para que los pequeños entiendan lo que pasa y no se sientan culpables.

1. La vida es un juego: los juegos tradicionales al aire libre, las rondas infantiles y con los juguetes que cada niño tenga en su casa, se convierten en el mejor aliado de los pequeños y los padres a la hora de buscar un sano esparcimiento y también sirven para educar.

El juego, hace parte de los derechos de los niños, permite que descubran su mundo, su cuerpo, aprendan a compartir y a respetar pequeñas y sencillas reglas en comunidad.

Jugar con otros niños es clave para los procesos de socialización y les ayuda a incrementar su vocabulario, vencer la timidez e incentivar su imaginación.

Mediante los juegos, los infantes también superan la pérdida de un ser querido, pues así logran exteriorizar lo que sienten.

Los juegos con los padres refuerzan los lazos afectivos, la confianza y mediante ellos se pueden establecer pautas de disciplina, como los horarios para jugar y estudiar y la cooperación en casa en actividades sencillas como recoger los juguetes.

Los juegos más recomendados son aquellos que implican movimiento y exploración del entorno por parte de los niños y aunque los juegos de video también estimulan la concentración de los pequeños, debe limitarse su tiempo para que haya actividad física durante los períodos de esparcimiento.

2. Disciplina con amor: establecer límites y explicarle a los niños cuáles son y por qué se determinan, son pautas clave de una disciplina con amor, de acuerdo con los parámetros de crianza del Icbf.

Se debe dialogar con los niños y tratar de definir normas sencillas para cumplir en casa, las cuales cambian según la edad.

En el proceso de disciplina, no sólo deben establecerse límites para las cosas que no resultan correctas por parte de los niños, sino resaltar su buen comportamiento y animarlo a seguir así.

No debe emplearse la fórmula del chantaje con frases como ‘si haces la tarea, sales a jugar’ o ‘si no la haces, le digo a tu papá’, pues no son una forma efectiva de disciplinar al niño y sí pueden hacer que el pequeño se aleje de esa figura de autoridad que trata de imponérsele o se vuelva rebelde. Es mejor dar pautas claras y con explicaciones que el niño pueda entender y lograr puntos de conciliación a medida que va creciendo.

La rigidez en las normas y los castigos severos, ya sean físicos o sicológicos (palabras degradantes), tampoco son aconsejables. Es mejor disciplinar con buen ejemplo, con diálogo constante y respetando la opinión del niño.

3. Educación de la sexualidad: este es uno de los temas fundamentales en la educación de los niños, pues brindándoles información correcta aprenderán a expresar su sexualidad de una manera sana.

Esta se entiende desde el mismo momento en que los niños empiezan a explorar su cuerpo y a conocer las diferencias que existen entre niños y niñas; implica también la forma de relacionarse con el sexo opuesto de manera natural y por ello la familia y la relación entre los padres y los adultos miembros de este círculo resulta fundamental.

Es importante entender que los niños son curiosos sobre su cuerpo y que al experimentar cambios van a preguntar, por lo cual es necesario estar preparados para responder a sus preguntas de manera clara y entender qué es exactamente lo que buscan saber y actuar con naturalidad.

Uno de los aspectos fundamentales es enseñar el valor del cuerpo y el respeto por sí mismo para que así entienda que hay límites, que debe respetar a los demás y que ese respeto debe darse hacia él por parte de su círculo de amigos, familiares y compañeros de estudio.

Los juegos sexuales también se presentan desde temprana edad y son simplemente un reflejo más de la exploración que el niño hace de su cuerpo, por lo cual deben tomarse naturalmente pero explicarle al niño que no es sano hacerlo todo el tiempo y tampoco en frente de otras personas.

4. La seguridad de niños y niñas: Por naturaleza, los pequeños son inquietos y en su afán de exploración no miden las consecuencias de sus acciones; por eso, el Icbf presenta dos reglas fundamentales a la hora de brindar seguridad a los niños: nunca dejarlos solos y jamás pensar que el niño no es capaz de hacer algo o llegar a algún lugar.

Es necesario también explicarle por qué no se le permite salir a la calle solo, subir a sitios altos, manipular objetos frágiles, con filo o muy pesados y cosas similares, para que el niño vaya generando un patrón de comportamiento y entienda que si hay restricciones es por su bien.

También se les deben dar instrucciones a los niños para que en sitios públicos no hablen con extraños, no reciban regalos o dulces de personas extrañas ni permitan que otros niños más grandes o adultos toquen su cuerpo, pues los riesgos de maltrato físico y sexual también hay que prevenirlos.

5. Manejo de crisis familiares: en todos los hogares se presentan, a veces relacionadas con la relación de pareja, los hijos, la muerte de un familiar o la falta de dinero.

En todos estos casos, es indispensable mantener la calma y hablar con el niño para que entienda que muchas de las situaciones que se presentan a su alrededor, aunque molestas y duras para la familia, no son necesariamente su culpa ni pretenden dañarlo emocional o físicamente.

Los padres deben dialogar con el niño, hacerle entender e incluso escuchar sus sugerencias, pues aunque su mundo es algo diferente, tienen algo que decir.

Si la crisis es producto de algunas acciones de los niños, es necesario mantener el diálogo y centrarlo en el problema actual, sin traer a la memoria hechos que ya se habían superado. Lo importante es buscar una solución y contar con los niños para la misma, cuando así se crea conveniente.

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet