Síguenos en:

Juegue con su bebé

Juegue con su bebé

A esta edad, el bebé aprende a usar sus manos, se sienta con apoyo y luego sin él, gatea, combina posiciones y aumenta su capacidad de atención e intención

Juegue con su bebé
Por:
16 de Noviembre de 2007
Comparte este artículo

A esta edad, el bebé aprende a usar sus manos, se sienta con apoyo y luego sin él, gatea, combina posiciones y aumenta su capacidad de atención e intención comunicativa, entre otras habilidades. Igualmente, disfruta los juegos corporales, las rimas y las canciones de cuna y le gustan las historias con sonidos de animales e imágenes.

¿Cómo entretener a un pequeño de esta edad?

Las posibilidades son muchas. Cada actividad que se realice con él enriquece su mundo sensorial, cognoscitivo y motor. El infante debe pasar de una actividad a otra en un periodo corto de tiempo, porque si usted le presenta el mismo estímulo repetidamente, muy posiblemente se cansará. Sáquele jugo al tiempo que comparta con su hijo ¡y disfrútelo!

La pediatra Aura Sofía Rico, especialista en desarrollo infantil, aconseja no limitar el movimiento de un infante de esta edad, evitar envolverlo mucho, no dejarlo llorar indefinidamente y sacarlo a pasear con frecuencia. La experta recomienda:

Para la motricidad fina: •Permítale manipular al pequeño objetos de varios colores y texturas que no le representen riesgo de atoramiento en caso de que se los lleve a la boca. Inicialmente, pásele pelotas livianas, juguetes de peluche o sonajeros compactos (aquellos que no tienen aros) que lo obliguen a utilizar ambas manos. •Ofrézcale un tercer objeto (tratará de soltar uno y el otro pasarlo de una mano a otra).•Alcáncele un banco que el niño pueda usar como mesita; póngaselo en las piernas y acérquele objetos para que él pueda colocarlos allí y juegue a su altura.•Llene recipientes o cajas de diferentes tamaños con pelotas de ping-pong o bloques para que los introduzca y saque a su antojo. Ofrézcaselos por ambos lados, izquierdo y derecho, de forma que le enseñe a usar los dos brazos.•Póngalo a jugar en el piso y evite cargarlo todo el tiempo. Siéntelo sobre una superficie acolchada.

Póngale objetos llamativos (ojala que produzcan música) a diferentes distancias, de manera que lo obligue a ir por ellos. Tratará de desplazarse. También puede acostarlo boca abajo.•Coloque debajo del abdomen del niño una almohada o un rollo, para que vaya arqueando un poco la espalda y asuma, gradualmente, la posición del gateo.•Sáquelo al aire libre y permítale ver otras personas y, en lo posible, que comparta con otros niños.

ENTRE LOS 6 Y LOS 9 MESES:Estas actividades, tomadas del libro ¡Vamos a jugar!, de Editorial Norma, también pueden desarrollarse en casa con el bebé:

• Con un títere se puede entretener al infante por un buen tiempo. Fabríquelo con un guante o una media, péguele unos botones como ojos, bien sujetos.Siente al bebé y acérquese con el títere escondido detrás de su espalda. Sáquelo y salude al pequeño con un tono de voz diferente. Escóndalo de nuevo y vuélvaselo a mostrar para que lo toque.Escenifique una historia corta. Un consejo: el títere no siempre debe aparecer del mismo modo y lugar, haga variaciones. Elabore diferentes títeres.• Túnel: coloque una caja en el suelo sin el fondo ni la tapa. Debe ser lo suficientemente grande para que el bebé pueda pasar a través de ésta.Siente al infante a un lado de la caja y ponga un objeto llamativo al otro lado e invítelo a que lo tome, atravesando la caja. No lo deje mucho tiempo en su interior y déle la mano, cuando sea necesario, para ayudarlo a pasar.Decore la caja creativamente.

ENTRE LOS 9 Y LOS 12 MESES:• El juego del trozo de tela. Siéntese con su bebé en el suelo. Entréguele un trozo de tela (él la examinará y agarrará) y usted tómela de la punta contraria y tire de ésta con suavidad. Hágale entender que se trata de un juego y simule que el niño tiene fuerza. Nunca la suelte bruscamente, pues el niño podría caerse y hacerse daño.• ¡A pescar! Siente al bebé en la tina, con el agua hasta su abdomen. Muéstrele pelotas de diferentes colores y, luego, déjelas caer dentro del agua. Ofrézcale un cubo de plástico y muéstrele cómo pescar con él. Coloque otro recipiente cerca de la tina para que el pequeño deje allí las pelotas que logró pescar.

CÓMO Y QUÉ LEERLE.Fundalectura, en su cartilla ‘Leamos con nuestros hijos’, brinda las siguientes recomendaciones:Para esta edad, son útiles los libros de cartón, plástico, tela; libros sin palabras, con relatos cortos, con textos rimados o con ilustraciones.

Cómo leerles:• Señale las partes de su rostro mientras le canta: “mi carita redondita tiene ojos y nariz…”• Nombre aquello que le señale: objetos, personas, lugares…• Abrácelo y háblele de lo que hacen juntos en la cotidianidad.• Ponga libros a su alcance y deje que los toque, mastique, observe y juegue con ellos.• Relátele y léale en voz alta cuentos breves, musicales y con repeticiones.• Léale libros que hablen sobre la familia, los animales y los juguetes. Repita expresivamente los sonidos que hacen los animales y los objetos.• Juegue con el bebé a descubrir objetos y personajes escondidos en los libros.• Señálele y háblele de los detalles de las ilustraciones.• Compare las ilustraciones con las situaciones que vive su hijo. ¡Mira, este perro se baña en una tina como tú!• Léale y respete su libertad de movimiento.• Deje que el bebé escoja lo que quiere leer. Léale cuando él se lo pida.

La fonoaudióloga María Paola González y la terapeuta ocupacional Liliana Saavedra ofrecen los siguientes consejos:•Entre los 6 y los 12 meses, el desarrollo cognoscitivo del bebé se centra en la manipulación oral de objetos, por lo cual es importante ofrecerle juguetes blandos, llamativos y con diferentes texturas.•Entre los 6 y los 9 meses: hay que favorecer su exploración, no brindarle siempre los objetos en sus manos sino colocárselos a diferentes distancias para que él se esfuerce en desplazarse. En esta etapa: déle juguetes con peso en la base, objetos de succión, teléfonos con sonido incorporado, muñecos con mensajes, juguetes para armar y desarmar, pelotas grandes (transparentes, de varios colores y texturas), juguetes de cuerda y que rueden, columpios y rampas. Resulta útil para el desarrollo del niño todo juego que implique movimiento.•Entre los 10 y los 12: el bebé es más independiente en sus desplazamientos. Ponga a su disposición cojines, balones, bloques grandes, rampas y rodaderos para que gatee, trepe, baje, ruede y se apoye para pararse.Al finalizar el décimo segundo mes, ofrézcale crayolas grandes y gruesas, cartulinas, pinturas, plastilina, greda e instrumentos musicales.

Andrea Linares G.

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet