Síguenos en:

Jugar es parte de la vida

Jugar es parte de la vida

Jugar es un vehículo de comunicación para conocer a su hijo. ?Es la manera para educarlo y para saber cuáles son sus sentimientos?, según la sicopedagoga Lu

Jugar es parte de la vida
Por:
27 de Julio de 2007
Comparte este artículo

Jugar es un vehículo de comunicación para conocer a su hijo. “Es la manera para educarlo y para saber cuáles son sus sentimientos”, según la sicopedagoga Luciana Bechi.

Aunque algunos padres creen que jugar con sus hijos es lo mismo que perder el tiempo, a través de las experiencias lúdicas se va formando la personalidad.

Está comprobado que el juego con la madre y con el padre es importante para el desarrollo del menor y no es suficiente participar ocasionalmente en esos momentos lúdicos; hay que conocer las habilidades que están despertando en su hijo cuando juegan con él.

Lo primero que hay que saber es que cada padre desarrolla rituales distintos. “Cuando se establecen juegos es importante la concepción interior y la creatividad del padre o de la madre”, de acuerdo con Nancy Bohórquez, sicóloga de la Asociación Afecto.

Es distinto el juego que puede tener el pequeño con la madre al que tiene con el padre, porque cada uno aporta habilidades motrices diferentes. Mientras que los juegos ‘bruscos’ y corporales del padre incentivan la motricidad gruesa, la suavidad de la mamá enfoca la motricidad fina de sus hijos.

Sin embargo, “hay factores culturales, sicológicos, sociales y biológicos que inciden en el tipo de juego de cada familia”, según el médico siquiatra Cristian Muñoz Farías. Esto significa que los gustos y las actitudes de los papás marcan la preferencia por uno u otro tipo de juego, ya sea de contacto o una actividad lúdica.

Conocer los papeles Las niñas por lo general tienen como guía a sus madres y algunas de las actividades que realizan para desarrollar su motricidad fina son jugar con muñecas, la pintura o el dibujo, mientras que la interacción con el papá es distinta. Para el médico siquiatra Muñoz Farías, “representa la contraparte porque involucra la motricidad gruesa. Con los juegos de su papá, el niño ejercita todo el cuerpo”.

Esto no quiere decir que está mal que la madre desarrolle juegos de manualidades, que cante o baile con su hijo, porque esta interacción también es importante. “La mamá mantiene un patrón, pero lo adapta según el género de su hijo”, define Muñoz. Igualmente, que las niñas salgan a jugar fútbol con los papás, no genera ningún tipo de desorientación sexual, que es lo que muchas veces les preocupa a las mamás. De hecho, “ayuda a identificar el papel que cada papá desempeña y a interiorizarlo”, afirma Nancy Bohórquez.

Según la edad Las fases de evolución del juego constituyen la parte más importante de la primera infancia. Las actividades lúdicas cambian de acuerdo con la edad y el sexo de los hijos. Por ejemplo, a los 2 años los hombres aunque tienen limitaciones en el desarrollo del lenguaje, desarrollan al máximo su motricidad gruesa.

En esta etapa los niños están explorando y buscando juegos de sonido, quieren probar y conocer formas, olores y texturas. “Esto implica mímica y desarrollar movimientos corporales”, asegura la sicóloga de la Asociación Afecto.

La interacción familiar en este ámbito de la vida está supeditada a la formación de los padres. “El modelo ideal de empatía depende de que los papás busquen actividades lúdicas que les gusten a sus hijos y no sus preferidas”, comenta el médico siquiatra.

Con el tiempo, la recreación evoluciona y lo que comienza como un juego simbólico, permite avanzar en el desarrollo cognitivo, afectivo y del lenguaje. Más grandes, comienza su formación escolar y afianzan su independencia.

Hombre y mujer El juego es fundamental para la creación del vínculo entre padres e hijos porque es la manera como se comunican los niños. Los hombres desarrollan juegos de fuerza con los menores. Las mujeres establecen un tipo de recreación con menos movilidad y desarrollan el pensamiento creativo. Hay madres que prefieren expresarse a través de la pintura para que sus hijos manifiesten su afectividad a través de la imaginación.

Actividades para estimular el desarrollo del bebéLos padres deben tener en cuenta dos aspectos fundamentales en el desarrollo de su bebé: uno, la actividad refleja y, dos, la concepción del cuerpo en el espacio.

“El contacto táctil, las caricias y el masaje son lo más importante a la hora de desarrollar destrezas en el pequeño. Tocar las partes del cuerpo, mencionar su nombre y aclarar su función son un estímulo extra”, asegura la terapeuta ocupacional Clara Luz Moya.

Hacer que se toque la cara, que se asome por la ventana, que tenga contacto con la ropa colgada en el patio y agarre cosas que son llamativas, incentiva la motricidad gruesa. Siempre y cuando se hagan bajo la supervisión de un adulto.

El gateo es parte de la motricidad gruesa, por eso hay que promoverlo a través de estímulos, como muñecos para que el niño los alcance. La estimulación refleja y motora excesiva no es recomendada por los especialistas, ya que sobreestimula al bebé, volviéndolo hiperactivo. Lo que puede ocasionar que no tolere estar sentado y este es un indicio de indisciplina.

El contacto físico forma niños más seguros y tranquilos para interrelacionarse. Lo que más funciona como incentivo es la música, la estimulación visual y la claridad en el lenguaje verbal.A través del juego puede enseñarle a doblar y estirar las piernas. Póngalos sobre pelotas y haga que flexionen su cuerpo para hacer rollos.

Los recién nacidos distinguen manchas, así que se recomienda que losobjetos que manipulen sean de color blanco y negro. Los estímulos no deben ser más pequeños que su mano para evitar que los introduzca a la boca. Además, la forma y las texturas deben ser variadas para que más adelante interactúe sin miedo con otras cosas y personas.

Cuando el bebé tenga un objeto en su mano, bríndele otro para que lo tome con la misma mano y, de esa forma, suelte el que ya tenía. Entre otros ejercicios, déle objetos de texturas, colores, sonidos o movimientos que llamen su atención. Esto ejercitará la función de causa efecto: si muevo el objeto, sonará.

Por Margarita Barrero

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet