Síguenos en:

La diversión infantil es garantía de un adecuado desarrollo físico y emocional

La diversión infantil es garantía de un adecuado desarrollo físico y emocional

Jugar es la manera en la que los niños se relacionan con el entorno: descubren, conocen y se apropian de todo lo que los rodea; crean vínculos afectivos, de

La diversión infantil es garantía de un adecuado desarrollo físico y emocional
Por:
08 de Abril de 2008
Comparte este artículo

Jugar es la manera en la que los niños se relacionan con el entorno: descubren, conocen y se apropian de todo lo que los rodea; crean vínculos afectivos, de solidaridad y expresan sus emociones.

Aunque la Convención sobre los Derechos de los Niños y en nuestro país el Código de la Infancia y la Adolescencia promueven la participación de los pequeños en la recreación, el arte y la cultura, es tarea de los adultos garantizarles los espacios y tiempos de diversión.

Por decreto, abril es el mes dedicado a los niños y este año el juego es la excusa para hacer visible a la infancia. (Ver recuadro ‘Actividades para celebrar’).

Claves para jugar Edad: ofrezca juegos de acuerdo con el desarrollo físico y emocional. Libertad controlada: el niño necesita aprender a distraerse solo, pero vigílelo y garantícele espacios seguros. Amigos: llévelo con otros menores para que comparta, aprenda a esperar turnos y sepa que no siempre se hace lo que él desea. Valore sus esfuerzos: los padres deben darle ánimo para que lo intente de nuevo cuando hay fracasos y, por supuesto, felicitarlo siempre que tenga un logro.

Lo que los niños quieren A ellos les gusta oír a sus padres cuando les dicen que los quieren. No dé nada por hecho. - Béselos y abrácelos, para demostrarles su cariño. - Aprenda a sonreír y a disfrutar junto a los pequeños. - Hágalos sentir importantes; dedíqueles tiempo. - No los grite o golpee creyendo que así entenderán. Los niños aprenden si se les enseña con amor. - La palmada no sirve para educar, explíqueles en qué deben cambiar. - Antes de corregirlos, escúchelos; tenga en cuenta la edad y lo que son capaces de hacer, de acuerdo con su desarrollo. - Fíjese en los procesos y no en los resultados. - Cree normas coherentes y haga acuerdos para que a los niños les sea más fácil cumplirlas. -Los adultos también son susceptibles de cometer equivocaciones con los niños. Cuando ocurra, discúlpese con ellos, así les enseñará a ellos mismos a reconocer sus errores. -Maneje la rabia sin hacerles daño. -Los problemas de adultos no pueden afectar a los pequeños.

Cómo divertirse La Corporación Día del Niño hace sugerencias de juegos ideales y sus beneficios: -Saltar la cuerda: mejora la comunicación entre los dos hemisferios cerebrales. -Golosa: ayuda a que los niños asimilen reglas. Hay dificultades y ventajas, premios y castigos. -Bailar: desarrolla el equilibrio, ritmo y estimula el esquema corporal. -Hacer figuras de barro y plastilina: mejora el desempeño en actividades manuales; son materiales sólidos susceptibles de originar formas. -Jugar con muñecos: para abrazar, para tocar, para sentir, serán objeto del amor y el buen trato. -Hacer música: tocar tambores u otros instrumentos que puedan golpear, tirar y descargar sin que se destruyan.

¿Con qué jugar? 0-6 meses: elija juguetes que les ayuden a descubrir nuevas texturas y colores. En esta etapa son capaces de agarrar objetos, por eso se recomiendan elementos que los bebés puedan agarrar, para mejorar su coordinación motriz. 7-12 meses: empiezan a explorar objetos y a reconocer voces. Es propicio ponerles música y darles a tocar texturas suaves que puedan manipular. Los teléfonos de juguete son ideales. 13-18 meses: ya están dando sus primeros pasos, empiezan a reconocer y a arrojar objetos. Son ideales los juguetes que usan luces y sonido, que son activados por acción del bebé. También puede ofrecerle crayolas, plumones y plastilina. 2-3 años: empiezan a correr y saltar. Además, sienten curiosidad por el rol de los adultos y comienzan a imitar lo que ven. Son aconsejables los instrumentos musicales, juegos que empiecen a enseñar números, colores o letras. 3-5 años: etapa del por qué. Tienen amigos y revelan sentimientos y necesidades. Muñecos interactivos, armables, juguetes de control remoto y los que estimulen la actividad física.

Actividades para celebrar La Consejería de Programas Especiales de la Presidencia y la Corporación Día del Niño realizarán encuentros de niñez en los 32 departamentos del país con los funcionarios públicos responsables de los programas de infancia. Cerca de 500 municipios han organizado estaciones de juego que ofrecerán espacios en almacenes de cadena, parques y centros comerciales para que las familias comprendan que deben propiciar momentos de lúdica, no solo este mes, ni en los lugares asignados en esta ocasión, sino todos los días en el hogar.

A través de esta actividad se pretende integrar a las familias, unir los lazos entre padres e hijos, incentivar la capacidad creativa, ejercer el derecho a la participación, explorar las habilidades de los adultos y los niños y simplemente divertirse e intercambiar experiencias.

Cuando los padres juegan con sus hijos les aportan valores de convivencia y les proporcionan ambientes armónicos, de tranquilidad y diversión.

Gracias al juego, los niños desarrollan la creatividad, les da herramientas indispensables para el proceso de socialización, les ayuda en el aprendizaje; además, fortalece la confianza en sí mismo y en sus capacidades.

Por eso, cada vez que los padres puedan, deben propiciar estas actividades.

Por Juliana Rojas H. Redactora ABC del Bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet