Síguenos en:

La limpieza excesiva no permite que el niño se desenvuelva con libertad

La limpieza excesiva no permite que el niño se desenvuelva con libertad

Es importante tener en cuenta el aseo a la hora del baño, con los juguetes, con el uso del chupo y cuando el bebé comienza a gatear. Desaparecer todos los gé

La limpieza excesiva no permite que el niño se desenvuelva con libertad
Por:
15 de Mayo de 2009
Comparte este artículo

Es importante tener en cuenta el aseo a la hora del baño, con los juguetes, con el uso del chupo y cuando el bebé comienza a gatear.

Desaparecer todos los gérmenes que puedan encontrarse alrededor de un niño puede pasar de ser una sana costumbre a convertirse en una obsesión enfermiza. Es cierto que los bebés y, más aún, los recién nacidos requieren unos hábitos de limpieza estrictos en busca de garantizar su buen estado de salud, pero todo tiene un límite y muchas veces los efectos de la exageración resultan contraproducentes.

En diversas ocasiones y, coloquialmente, las personas dicen que los niños necesitan ‘untarse un poco de mugre’ para adquirir defensas. La pediatra neonatóloga Yovanna Morales Sabogal ratifica esta afirmación al decir: “es casi imposible escaparse por completo de los gérmenes y exponerse a algunos de ellos hace que el sistema inmune que es el que nos defiende de las infecciones, se fortalezca”.

Al respecto se han realizado algunos estudios en los cuales se ha puesto en evidencia el hecho de que un pequeño criado en un ambiente excesivamente limpio tiene muchas más posibilidades de sufrir algún tipo de alergia, ya que su sistema inmunitario necesita unas mínimas dosis de microbios para estar activo y sano. Esto no significa vivir en la suciedad; más bien, es permitir a los hijos disfrutar del ambiente y a los padres tener más tiempo para entretenerse con ellos sin estar pensando en las posibles enfermedades que puedan adquirir.

La pediatra Claudia Granados hace claridad sobre el hecho de que muchos padres o cuidadores tengan una obsesión con la limpieza y afirma: “Esto no permite que el bebé desarrolle sus logros como debe ser. Muchas personas gastan la mayor parte del tiempo en mantener aseados los lugares y juguetes y no hay momentos para acariciar o jugar. Siempre hay temor”.

Asimismo, Claudia deja claro que es real el hecho de que el bebé necesita contacto con un ambiente normal para que desarrolle sus propias defensas: “No se trata de exponerlo a elementos contaminados en busca de  infecciones a temprana edad, pero el entorno no puede ser tan cerrado como mantenerlo en una burbuja de cristal”.

 

Así debe ser la limpieza

Sobre el bañoEl primer baño del bebé sólo se realiza 24 horas después del nacimiento y si se requiere antes, los expertos recomiendan hacerlo cuando la temperatura corporal este entre 36,5 y 37 grados centígrados. Ahí empieza la rutina de limpieza de un niño, la cual debe seguir, como dice la neonatóloga, “con baños cortos en los primeros días para evitar resfriados y con un cuidado especial por el cordón umbilical”. Esto significa que no es necesario tener mucho tiempo al pequeño en el agua para lograr una limpieza adecuada. El exceso puede hacer que la piel se reseque, lo cual  favorece irritaciones e infecciones.

Para el baño se deben usar jabón y champú sin perfume porque estos pueden producir alergias o irritación, y con ph neutro. Con respecto al cuidado corporal, Claudia Granados dice que la piel intacta de los bebés no necesita ninguna crema especial, pero aclara: “Cuando hay piel seca o al descamarse, que puede ocurrir en los primeros días, debe usarse vaselina o humectantes suaves sin olor o aceite de girasol en las zonas secas”.

Para retirar los restos de materia fecal se puede usar agua tibia y algodón o pañitos sin alcohol. Las cremas que tienen óxido de zinc sirven cuando existe alguna irritación o para una piel muy sensible.

Ya en los últimos meses del primer semestre, cuando el bebé logra llevarse objetos a la boca, lo cual, según Claudia Granados, debe permitirse, la labor es mantener limpios los objetos: “se ha  demostrado que lavándolos con agua corriente y jabón es suficiente para que no sean peligrosos. No necesitan ser esterilizados ni lavados con alcohol, no sería práctico, habría que esterilizar la ropa y demás. Aparte, esta sustancia puede intoxicar al bebé”.

Cuando gateaCuando ya empieza a gatear y a caminar, el cuidado debe ser mayor porque el bebé va a tener acceso a más elementos, además de contacto con el piso, lo que convierte la labor de limpieza un poco más exhaustiva, pero no extrema, pues no es necesario mantener brillando el suelo porque el sentido común dictará las pautas sobre cuándo hay que asearlo. Si hay animales en la casa se debe acentuar la higiene y prevenir la proliferación de pelos. Es importante evitar un contacto muy cercano con la boca y la nariz de la mascota, al tiempo que si el niño la toca, el lavado de manos debe ser inmediato.

Sobre el chupoUna de las situaciones más cotidianas y a la vez uno de los errores que más se cometen a diario se da cuando el chupo se cae al piso y el adulto, para limpiarlo, lo pasa por su boca y se lo entrega nuevamente al bebé, pensando que lo limpió. Al contrario con esta situación le puede estar pasando gérmenes. Si el objeto se cayó en un sitio donde el riesgo de contaminación es alto, debe ser lavado con agua.  

 

Los juguetesEn cuanto a los juguetes, estos pueden caerse fácilmente o permanecer en el suelo; por lo  tanto, es conveniente antes de ofrecérselos al bebé lavarlos con agua tibia. En el caso de las guarderías o jardines, como los elementos son compartidos, se debe hacer limpieza con hipoclorito de sodio, para lograr su desinfección. La limpieza es un factor importante en la crianza de un niño si se quieren evitar bacterias que producen algunas enfermedades; más aún, si el pequeño sufre de alguna alergia. Por eso, la doctora Morales recomienda a los adultos lavar constantemente las manos, evitar que los niños compartan cepillo de dientes, pañuelos, peines, gorros, vasos y utensilios para comer, silbatos o instrumentos para soplar; se deben utilizar toallas para cada miembro de la familia y los juguetes deben lavarse con hipoclorito y ponerse a secar. Pero definitivamente este proceso de higiene no puede interrumpir ni ser un obstáculo para el normal desarrollo de las actividades del bebé y menos de esa posibilidad natural de formar su sistema inmunológico.

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
kilogram
Hace 3 años
El pediatra Víctor García, por su parte, afirma que el pequeño puede permanecer en la habitación de sus padres, en su propio espacio, todo el primer año. invisible dog fence system
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet