Síguenos en:

Tirar todo al piso, proceso natural

Tirar todo al piso, proceso natural

Tomada por archivo particular

Tirar todo al piso, proceso natural
Por: Mónica Toro
23 de Abril de 2014
Comparte este artículo

El desarrollo psicomotor normal en un bebé menor de un año permite que el niño empiece a descubrir el mundo gracias al progreso de sus sentidos y a un deseo innato por ser cada día más autónomo.

Una vez logran sostenerse sentados, el siguiente paso es tratar de agarrar los objetos con mayor precisión entre sus dedos.  “El niño empezará a separar, con mayor fuerza, los brazos de su cuerpo y a mejorar el control al agarrar. En ese momento quieren experimentar cómo caen los objetos que ellos mismos lanzan; así es que esta actividad se volverá parte del juego de exploración, pues querrá repetir esta actividad una y otra vez”, afirma la pediatra Claudia Lis.

Al afianzar esta habilidad (la coordinación mano-ojo) se genera la destreza para que quieran lanzar al piso todos los objetos que están al alcance de sus manos. De esta manera se mejorará su fuerza y motricidad fina, habilidad que le permitirá coger con precisión objetos con una sola mano.

Luego, su lógica captará que todo lo que es lanzado caerá al piso por efecto de la gravedad. Y aunque su cerebro no entienda este concepto, sí entiende el efecto.

Así es que juguetes, comida, teteros y todo lo que esté a su alcance van a ser lanzados al piso sin quelos cuidadores puedan hacer algo para evitarlo.

Los adultos deben entrar a gozar y participar de la actividad del niño, pues esta forma de juego es un indicador de que el bebé tiene un desarrollo psicomotor adecuado. “En este momento no se debe hablar de orden, ni de atención, pues es una actividad lúdica que entretiene al infante”, aclara la especialista.

Entonces, más que evitar que el niño tire todo al suelo, lo que se debe hacer es poner a disposición los juguetes adecuados, que no se rompan y que no representen ningún tipo de peligro para nadie en el hogar.

Evite dejar líquidos, vasos de vidrio cerca y todos los objetos que puedan representar un riesgo para él.

Sin embargo, el pediatra puericultor Camilo Luna asegura que esto debe tener también un límite, que es hasta el año de edad, momento en que ya ha explorado lo suficiente y en que ya tiene más comprensión.

“Es especialmente importante explicarles, mirarlos a los ojos y con la seriedad en su rostro y en su lenguaje corporal, que la comida debe cuidarse y nunca se arroja al piso. Además, que existen algunos objetos que sí se pueden lanzar al piso y otros no”,

explica Luna. 

Recomendaciones generales de los juguetes              

• Permita que los niños toquen diferentes texturas.

• Los objetos pequeños pueden ser muy peligrosos porque pueden causar atoramiento.

• Los juguetes no deben tener piezas como botones o ruedas pequeñas que se puedan soltar y meter en la boca.

• En los coches o la silla del carro se les puede colgar juguetes, para que ellos los agarren.

• La cinta con la que se amarren los objetos deben ser corta, para evitar que la pongan alrededor de su cuello.

• Ojalá los juguetes sean de colores llamativos, con puntas redondeadas y en materiales elásticos, para evitar golpes o lesiones.

• A la hora de la comida, es lógico que quieran lanzar sus platos al piso. Le recomendamos comprar los que tienen una chupa a presión, así el niño no lo podrá lanzar.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

Artículos relacionados

A qué jugar con su bebé

A qué jugar con su bebé

imagen

Ideas para jugar en casa con los hijos

imagen

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet